sábado, 3 de agosto de 2019

Exclusivo: adelanto quién ganará las PASO

La columna irónica y humorística de Carlos M. Reymundo Roberts - LA NACIÓN

Cuando todavía faltan ocho días para las PASO, estoy en condiciones de adelantar que podría darse un resultado totalmente inesperado, histórico, único: van a ganar todos. Los Fernández, porque es muy probable que estén por encima de Macri-Pichetto; Macri-Pichetto, porque es probable que no estén lejos de los Fernández; Lavagna, porque volverá a ver una boleta con su nombre en el cuarto oscuro y eso lo emociona; Espert, porque se divirtió mucho en la campaña y, además, hoy ponés "José Luis" en Google y entre las primeras opciones no están Chilavert, Perales, Manzano o Clerc, sino él; Gómez Centurión, porque lo suyo es una causa y las causas no mueren, y Del Caño, porque nunca antes había aparecido en esta columna. Yo amo las PASO. Como que están a un paso, como que se trata de pasarlas, como que puede pasar de todo o no pasar nada.

Pero centremos el análisis en las dos principales fórmulas, que son las que juegan en las grandes ligas. A las dos les ha tocado enfrentar una crisis. En los manuales de management, la cuestión del manejo de crisis es la que se lleva más páginas. De cómo resuelvas situaciones límite depende tu futuro. Macri tuvo que vérselas con el derrumbe de la economía y de su propio gobierno, cuya estructura original saltó por los aires. Pero el tipo viene del mundo corporativo, y de Boca, y entonces tiene la piel dura. ¿Qué hizo? Reforzó el mejor equipo de los últimos 50 años con la incorporación de Christine Lagarde, a la que le dio atribuciones de CEO. Digamos, tercerizó en el Fondo Monetario Internacional la búsqueda de dólares. Desde entonces, se tiró a dormir la siesta y pidió que lo despertaran para designar el candidato a vice. Descansado y con la cabeza fresca, eligió a Pichetto. Nada mejor que un peronista para ganarles a los peronistas. La economía sigue a los tumbos, pero a la fórmula Macrichetto se la ve rozagante. Pipí cucú, diría Cristina.

Los problemas del kirchnerismo no eran menos agudos. Tan agudos eran -electoralmente, en la Justicia y en la intimidad de la familia- que la señora también tercerizó la búsqueda de una solución: recurrió a Alberto Fernández, que había sido su crítico más lúcido y furibundo. Si a Macri le faltaban dólares, ella andaba corta de votos. Pero algo se complicó. Algo no salió bien, diría Carlitos Manzoni. Mientras que Macri y Pichetto rápidamente encontraron armonía, Alberto y Cristina andan a los tumbos. A él, las redes le recuerdan una y otra vez su pasado reciente, cuando hacía prácticas de tiro con fotos de Cristina como blanco. Además, su temperamento lo puede. Si te peleás con todos los movileros que se te cruzan, el problema no son los movileros, my darling. Arruinó su muy buena reunión con una multitud de científicos al escrachar a una científica. Y, en lo que parece ser un manotazo de ahogado, anuncia una devaluación y promete usar las reservas del Banco Central para subir las jubilaciones, regalar remedios, aumentar los salarios, crear un ministerio, arreglar los baches, hacer llover y comprarle una nueva cucha a su fiel amigo Dylan.

Es cierto que tampoco lo ayudan demasiado. Aníbal Fernández propone a Barreda como secretario de Estado de la lucha contra el femicidio. Moreno, Grabois y Dady Brieva quieren darle rango constitucional al afano. El intendente Gray dice que María Eugenia Vidal es una adolescente asustadiza que se hace encima cuando le tirotean la casa. Y al allanar el fastuoso caserón del sindicalista Herme Juárez encuentran pesos, dólares, euros, lingotes de oro, joyas, un arsenal de armas de guerra y una carta de Máximo Kirchner en la que le propone ser el recaudador de la campaña.

Y Cristina, claro. ¿Qué puede hacer Alberto con Cristina? Habían arreglado que ella se iba a mantener al margen, dejándole el primer plano. La sucesión de presentaciones de Sinceramente, tan interminable como la gira de despedida de los Chalchaleros, era una excelente oportunidad para insuflar ánimo en la tropa y señalar los desvaríos del Gobierno. Pero no puede con su genio. La palabra, que siempre ha sido su mayor activo y al mismo tiempo su condena, la exhibe, la desnuda. La oradora medular, incisiva, florida, irónica, de pronto se degrada y aparecen, impunemente, cristinamente, Pindonga, Cuchuflito y el hambre venezolana de la Argentina. Después no es ella la que asume el costo de lo que dice. Es Alberto. El peor fantasma ya no es ser su títere, sino su vocero. Si Macri está muy cómodo siendo hoy Macrichetto, él no está pudiendo sobrellevar su nueva identidad: Alberto Fernández de Kirchner.

Al presentarlo durante el encuentro con científicos, Adrián Paenza admitió que hay dudas sobre si los Fernández pueden ganar. Entonces propuso la siguiente fórmula: "Cada día uno de nosotros tiene que convencer a dos personas de que los voten. Primero estaría yo, convenzo a dos y ya somos tres. Los que llegan convencen a otros dos y pasamos a ser siete. En cinco días, 31. En diez días, 1023. En 15 días, llegamos a 32.000. En 20 días, superamos el millón. En 25, tenemos 33 millones. Si llegamos a los 30 días, son 1000 millones de personas: hemos convencido a una séptima parte del mundo".
Ads by

Adrián, vamos, metele, que para las PASO solo quedan ocho días.


4 comentarios:

  1. Excelente! Se imaginan a A.Fernández, Massa, Kicillof, todos querrán mandar!!!ja ja ja ja ja, que mamarracho"

    ResponderEliminar
  2. Lo de Paenza es el "Sistema Ponzi" de la política. Es como entrar (avisado) a "El Telar de la Ignorancia"

    ResponderEliminar
  3. Sabra paenza que en argentina somos 40 y pico de millones?se habra confundido con china o la india por lo de los 1.000 millones?

    ResponderEliminar
  4. Cómo hacés para convencer a una persona para que vote a esos chorros? Pensé que Paenza era más inteligente.

    ResponderEliminar

Ir abajo Ir arriba