jueves, 28 de abril de 2022

¿SE DESPERTARON? Por primera vez citan al espía más cercano a CFK para que declare por la muerte de Nisman

 


Fernando Pocino dirigió a los agentes de la SIDE que hablaban frenéticamente cuando Nisman estaba muerto pero aún nadie había hallado su cuerpo.


El ex director de la SIDE Fernando Pocino, en una playa de Cariló.

Domingo de enero en Buenos Aires. Calor. Humedad. Nisman está muerto en el baño de su departamento con un tiro en la cabeza pero aún nadie vio el cuerpo; el empleado que anoche llevó la pistola asesina a la escena del crimen está comiendo un asado en Pilar; los custodios del fiscal hacen tiempo hasta la exasperación antes de entrar a ver qué pasa con su jefe que no les contesta el timbre ni los llamados; y un ejército de 89 espías de la SIDE hablan entre ellos y con sus superiores desde la mañana hasta las diez de la noche.

Es el 18 de enero de 2015 y algo debe estar pasando para semejante despliegue de inteligencia un domingo de verano. Lo que pasa recién se sabrá al final del día: Nisman denunció a Cristina Kirchner hace cuatro días y ahora tiene un tiro en la cabeza.

Siete años después, la Justicia llama por primera vez a declarar al jefe directo de la mayoría de aquellos espías que intercambiaron cientos de comunicaciones horas antes de que el cuerpo de Nisman fuera hallado por un custodio y su madre en el departamento de Puerto Madero.

Fernando Pocino era entonces director de Reunión Interior de la SIDE y reúne tres características centrales: era en ese momento el espía de carrera de mayor confianza de Cristina Kirchner -a quien conocía de haber trabajado con ella en el Senado-; pasaba toda la información de aquel día a Juan Martín Mena -segundo jefe de la SIDE y actual viceministro de Justicia-, y era amigo personal del jefe del Ejército César Milani, a cargo de la inteligencia paralela, quien también estuvo muy activo en el teléfono el fin de semana en que hallaron muerto a Nisman.

Si hay quienes saben por qué tantos espías trabajaron aquel día, sobre qué temas y qué órdenes estaban recibiendo -mientras Nisman estaba muerto y aún no se sabía- son Pocino, Mena y Milani.

Los tres, hombres de máxima confianza de Cristina, también se comunicaron entre sí.


Aquel domingo, mientras los custodios hacían tiempo antes de tratar de ubicar a un Nisman que no les respondía (ya estaba muerto), Pocino llamó desde Pinamar a Milani a las 13.45 y hablaron durante casi 7 minutos. Después de hablar con Milani, Pocino llamó a Mena tres veces.

Tras el último llamado de Pocino a Mena -a las 16.16-, Pocino llamó otra vez a Milani a las 17.06 y hablaron 94 segundos.

En total, Pocino y Mena tuvieron 12 comunicaciones aquel día.

Mena y Milani jamás declararon en el caso.

Pocino es quien acaba de ser citado por primera vez como testigo. Declarará bajo juramento la segunda semana de junio, según adelantaron a Clarín dos fuentes independientes que siguen la causa.

Su testimonio podría servir para tratar de avanzar sobre el intrincado laberinto de comunicaciones de aquel fin de semana de enero que la justicia aún trata de desanudar.

Los ex espías de la SIDE comenzaron a desfilar ante el fiscal Eduardo Taiano el año pasado. Van armando un mapa de situación que parece ir abriendo ventanas paralelas.

Por ejemplo, uno de los espías dijo que vivía en el mismo barrio cerrado que Diego Lagomarsino, el empleado de la fiscalía de Nisman que dijo llevarle la pistola al departamento. Este espía tuvo 27 comunicaciones con sus jefes el día que Nisman fue hallado muerto.

Aún viviendo allí, nunca había tenido ese volumen de actividad desde esa zona.

Lagomarsino dijo que le llevó el arma a Nisman porque el fiscal lo llamó, pero las pericias demostraron que eso no es cierto: él lo había llamado antes.

Otro ex espía declaró que, tras el hallazgo del cuerpo de Nisman, lo enviaron a vigilar la fiscalía de Viviana Fein, que comenzaba a investigar la muerte del fiscal.

¿Por qué el gobierno de Cristina mandaba agentes de la SIDE a vigilar a la fiscal que investigaba la sorpresiva muerte del funcionario que acababa de denunciar a la Presidenta?


El testimonio de la vigilancia a la fiscal fue revelado a Clarín por el mismo espía que hizo el trabajo. Ese relato abrió una causa nueva en la justicia.

Que el Gobierno mande a espiar a una fiscal sin una orden judicial es un delito. El jefe de la SIDE en ese momento era el actual senador Oscar Parrilli.

Ahora la justicia le pidió a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) que conduce la interventora Cristina Caamaño que busque registros de inteligencia vinculados a la ex fiscal Fein.

No hay muchas expectativas. ¿Quién dejaría asentados en los archivos registros de inteligencia ilegal?

Los registros de inteligencia del caso Nisman han tenido episodios curiosos, aunque aún inconexos.

En el allanamiento a la casa de Cristina Kirchner en El Calafate -por la causa Cuadernos de las coimas, en 2018- hallaron carpetas con datos sobre la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado -ex esposa de Nisman-, y Antonio Stiuso, ex hombre fuerte de la SIDE y enemigo de Pocino.

Cristina había echado a Stiuso días antes de la muerte de Nisman.

Y una carpeta blanca hallada en el Ministerio de Seguridad tenía datos sobre seguimientos a Nisman relacionados a su investigación del Pacto con Irán por el que denunció a Cristina.

La próxima declaración de Pocino abre otra expectativa, porque un espía que trabajó con él lo señala ayudando a instalar la hipótesis del suicidio de Nisman.

No fue un arrebato personal sino una estrategia organizada que avaló la propia Presidenta.

No habían pasado 24 horas del hallazgo del cuerpo cuando ella escribió en Facebook“¿Qué fue lo que llevó a una persona a tomar la terrible decisión de quitarse la vida?”.

Minutos después de ese mensaje, los hombres de máxima confianza de Cristina volvieron a comunicarse.

Pocino llamó a Mena y éste lo atendió a las 21.52. Estaba en Olivos. (Clarín)

7 comentarios:

  1. Del tema Bullrich Milei no se habla acá?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que si, que tiene para decir?! Opinión, no. Si tiene algo de data confiable y comprobable con todo gusto... Meta nomás así sacamos algo de luz al asunto. Comience!. Que tiene para aportar?.

      Eliminar
    2. 19:58
      Estás haciendo el reclamo en el post equivocado, Se lee muy bien que esta publicación se refiere a otros temas.
      Pero a vos te debe gustar el puchero para mezclar todo. No te olvides de agregarle polenta.

      Eliminar
  2. Empeza vos, dale. Te leemos...

    ResponderEliminar
  3. El espia no se va a acordar de nada, por supuesto, bajo juramento.

    ResponderEliminar
  4. Jamás voy a perder la esperanza de que alguien se arrepienta o recuerde algo de pronto y se anime a decir la verdad sobre lo sucedido al Fiscal.

    ResponderEliminar
  5. En este siglo no creo que suceda...

    ResponderEliminar

Si sos KAKA no entres a este espacio. No sos bienvenido.

Derecho de admisión... le dicen...

Ir abajo Ir arriba