lunes, 4 de abril de 2022

Es falso que el hijo de Alberto y Fabiola será el primero en nacer en la Quinta de Olivos

 



La Primera dama aseguró que su hijo será el primero en nacer en la Quinta de Olivos; sus dichos recibieron numerosas críticas de especialistas e historiadores que dejaron en evidencia un nuevo error del matrimonio presidencial


A pocos días del nacimiento de su hijo, la primera dama Fabiola Yáñez comentó en una entrevista: “Llevo en mi vientre al primer bebé en la historia que nacerá en la Quinta de Olivos, es algo histórico”. Sin embargo, la frase recibió las críticas de numerosos historiadores argentinos, quienes demostraron que estaba equivocada.

Sucede que la Quinta de Olivos no fue siempre la residencia presidencial. En cambio, el primer dueño de la propiedad fue Rodrigo de Ibarola, encargado de llevar adelante los primeros fraccionamientos, en 1580, que se mantienen hasta el día de hoy.

Ante el desconocimiento de la pareja del presidente Alberto Fernández, no fueron pocos los argentinos que le salieron al cruce. Luciana Sabina, reconocida historiadora de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), mostró en las redes sociales la declaración de Yáñez, y aseguró: “Era la chacra de Azcuénaga. No es el primer bebé que nace ahí, señora. Hasta en Wikipedia aparece si lo busca”, explicó.


Efectivamente, la quinta perteneció al brigadier Miguel de Azcuénaga, quien estaba casado con su prima hermana, Justa Rufina Basavilbaso y Garfias. El arquitecto de la casa, que aún se conserva, fue Prilidiano PueyrredónAllí nacieron los hijos de Azcuénaga, que transformaron el lugar en una cabaña para criar animales. Luego, el Brigadier volvió a contratar a Pueyrredón para llevar adelante una importante remodelación en la vivienda.

Finalmente, el 30 de septiembre de 1918, luego de numerosas generaciones familiares que habitaron el lugar, el presidente Hipólito Yrigoyen aceptó la donación de la familia ante el juzgado civil para que la casa fuese utilizada por el “superior gobierno de la nación argentina”. Desde entonces, el presidente del país está obligado a vivir en ella. Si pasan más de treinta días sin que ningún presidente la ocupe, la propiedad vuelve a manos de los descendientes del clan Azcuénaga – Basavilbaso – Santa Coloma.






13 comentarios:

  1. Gracias Julia, suelo leer a Luciana Sabina, pero no vi esto.
    Qué bueno aprender un poco de nuestra historia.
    La poesía, "exiquista"!

    ResponderEliminar
  2. Sabemos que ELLA ES INkULTA, pero, Y TODOS LOS ASESORES que TIENE? Solo para PINTURITA DE PELO y de HISTORIA NADA?
    Al menos SI SUPIERA REDACTAR, hubiese agregado : “en la quinta de olivos como residencia presidencial”…
    Falta mucho para un chau?
    Eva

    ResponderEliminar
  3. Cheee...no sean tan malos x Dios!

    ResponderEliminar
  4. yo no creo que este embarazada. Lei en ottro post que nunca presento una ecografia, nucna nadie la vio entrar a un centro de estudios por imagen? No esta hinchada, no engordo ni un gramo, no camina incomoda. Alberto no cuenta las peripecias de las nauseas de su mujer, o la sensibilidad...

    ResponderEliminar
  5. TREMENDO EL TEXTO!!!ALTA POESIA...DEBERIAN LEERLO EN LAS ESCUELAS

    ResponderEliminar
  6. Yo no les creo nadaaaaaa a ningun kaka

    ResponderEliminar
  7. Que elegante y distinguido queda nuestro presidente cuando luce esa grácil melena. Es todo un chulo, un galán de los que hay pocos.

    ResponderEliminar
  8. Hasta cuando el barbijo.Es una fantochada.

    ResponderEliminar
  9. pero que pretenden de la concubina del presidente que antes era gato?

    ResponderEliminar
  10. hay que corregir el texto!
    NO ES EL MATRIMONIO PRESIDENCIAL
    es el gato del presidente prescindente!

    ResponderEliminar
  11. Debe ser un tipo muy repugnante el poeta.

    ResponderEliminar
  12. Julia ♥️♥️♥️♥️♥️

    ResponderEliminar

Si sos KAKA no entres a este espacio. No sos bienvenido.

Derecho de admisión... le dicen...

Ir abajo Ir arriba