sábado, 13 de noviembre de 2021

¿Todavía queda alguien que escuche al gangoso mercenario?

 

4 comentarios:

  1. Tenés razón Julia. Las redes sociales les sacaron la ficha a todos los chantas, los usuarios de redes saben medir bien todo, los Raúles de Twitter y las Gracielas de Facebook se dan cuenta quién opera y quién engaña 24x7. Se cayeron las máscaras de muchos, se les ven los hilos. Los que lloraban en cámara como Manguel y Lucio Di Matteo, los que te taladraban el marote como la enana histérica de Marcela Pagano teniendo un orgasmo en cámara cuando hablaba del riesgo país y el dólar a 28 o 40. Son los infiltrados K de TN, ni hablar de la mugre en A24. Los periodistas de La Nación como Nora Bar, (que se fue por suerte sin pedir perdón por mentir tanto con la pandemia), Dapello, Pagni y muchos más, hasta varios de Clarín. Tienen ya el repudio social y el descrédito y repudio de la opinión pública. Rifaron su credibilidad y ahora sabemos que son mercenarios. Bonelli es uno, pero hay un montón. No son más intocables. Ya no tienen credibilidad. Hasta vemos como a diario afanan noticias y cosas de Twitter que les da de comer. Esta crisis y la gestión del peor gobierno de la historia los muestra desnudos, como son, unos viles operadores del poder de turno, del PJ golpista o de algún jefe millonario, y lo hacen para ser los empleaditos del mes, estar en el cuadrito y en la mira de esas fuerzas e intereses de gente non sancta que digita todo desde las sombras. Algunos lo hacen directamente por la guita, algún negocio, un tongo como Longobardi, una prebenda como Willy Kohan, un acomodo, los sobres mensuales como Bobelli, o por secretos inconfesables como los del pelado Pagni y "el gracias por estar Carlos" de Valdez, por amoralidad, vanidad como Alconada Mon y otros por miedo, aunque le ladran solo a Macri, o por despecho u obsesión y oscuros secretos de alcoba como Nelson Castro. Y después tenés a los imbéciles esos de Corea del Centro, que se comen todas las curvas, los amagues, y las operetas como la truchada del micrófono de C5N o el cuentito de Maldonado. Ya no nos bancamos más a estos mercenarios, esta debacle moral, también nos sirvió para ver quién está con el enemigo, quien les hace el juego y quién no los combate.

    ResponderEliminar
  2. Me acordaba de algo la otra vez, en el panel de Novaresio, otro conchudo lameculos K! salvo la gorda horrible de Rosario Ayerdi que es ultra K, los demás, que si no son k le pegan en el palo, dijeron que iban a votar a la mugrienta de Miriam Bregman! y volviendo con lo que ponen arriba, lo notás al ver como lo tratan a MACRI en las entrevistas, le preguntan de todo, le tiran a matar, lo quieren poner incómodo, lo quieren acorralar, sin contemplación, son interrogatorios de lo que se te ocurra, le piden autocrítica, le marcan los errores, un poco más le exigen que pida perdón, y el tipo responde como un caballero, y después ves la diferencia cuando entrevistan a Cristina, cuando su entorno arma sus notas y pide ver antes que le van a preguntar o arregla las preguntas, editan, cortan, sobreactúan, es alevoso, les meten una alfombra roja, les dejan pasar todas, a tipos impresentables como Anibal, dejan que les mientan en la cara, no repreguntan nada, lo ves en periodistas como Geuna por ej. y ya no es miedo, es obediencia debida, y adolecen de espíritu crítico, no tienen amor por la verdad, es un insulto a la inteligencia, una tomada de pelo al espectador, no tienen velocidad mental, son unos nabos, unos miserables, unos cobardes, unos entregados, a veces me pregunto si no vieron a esos periodistas norteamericanos, como Frost (que en realidad era británico) o Murrow, Mike Wallace, la viejita Helen Thomas acreditada en la Casa Blanca, los de de 60 minutos ... los nuestros parecen salidos de las escuelitas Noemí .. y no entiendo como los tienen en un altar, o engañaron a tantos durante tanto tiempo, o estaban en la cima cobrando fortunas, cuando leen noticias o tapas de diarios todas las mañanas, como el mediocre de Longobardi, que habla de golf y Opera, haciéndote creer que es culto cuando no terminó el secundario, y nunca en su vida investigó nada, ni publicó algo bueno, destapó un chanchullo o dio una primicia. El nivel de nuestro periodismo, salvo raras excepciones, viene de la mano de la mediocridad de nuestros políticos.

    ResponderEliminar
  3. 21:48 y 22:09 (creo que ambos son la misma persona).

    Comentarios EXCELENTES que voy a transformar en post.

    GRACIAS!

    ResponderEliminar
  4. https://mobile.twitter.com/porquetendencia/status/1459682585567715329

    ResponderEliminar

Si sos KAKA no entres a este espacio. No sos bienvenido.

Derecho de admisión... le dicen...

Ir abajo Ir arriba