miércoles, 14 de abril de 2021

¡MEMORIA!: ¿Sigue con vida? (con video)

 

17/2/2015


Entrevista completa a Natalia Fernández (testigo Nisman) en Radio Mitre


Varios efectivos retiran el cuerpo del fiscal Alberto Nisman el día...

La investigación de la muerte de Alberto Nisman avanza muy lentamente. No es para menos. El caso ya arrancó mal desde la noche del 18 de enero en que encontraron al fiscal con un balazo en la cabeza en el baño de su apartamento. Natalia Fernández, una camarera de 26 años a la que la policía pidió que asistiera a la operación como testigo, lo sabe y después de un mes en silencio no ha aguantado más y le ha contado al diario Clarín lo que vio aquella noche en el piso 13 de la torre Le Parc, en el exclusivo barrio porteño de Puerto Madero. Y lo que vio es preocupante porque muchas pruebas de la escena de la muerte habrían sido alteradas por descuido o negligencia.

Tengo miedo, pero hay muchas cosas que me han indignado”. Con esas palabras, comienza Natalia su relato. Ella y otra amiga caminaban por la calle Alicia Moreau de Justo, próxima al edificio de Le Parc, cuando fueron abordadas por la policía para que les acompañaran como testigos a una operación policial, como marca la ley argentina.

A los pocos minutos, las dos amigas estaban en el piso de Nisman, donde pudieron observar algunas irregularidades de bulto: los peritos subrayando los papeles del fiscal, el portero del edificio ofreciendo café con la cafetera de Nisman y uno de los baños, a disposición de quien quisiera usarlo, como fue el caso de Natalia.

“Cuando estábamos sentadas en la escalera, metieron la camilla y en ella sacaron el cuerpo (de Nisman). Eran como las 3.30 horas (del 19 de enero). Estaba envuelto en una bolsa negra. Se lo llevaron para la derecha, pero a los 15 minutos lo volvieron a meter y se lo llevaron para la izquierda. ‘No, boludo, por acá no. Es por allá’, decían con risas. Y después, cuando lo metieron en el departamento no vi por dónde lo sacaron”, ha explicado la camarera a Clarín.

Según el relato de Natalia, que trabaja en un restaurante del barrio, al entrar en el piso de Nisman vio carpetas y papeles que contenían palabras como “causa” y “secretos”: “Había como 25 carpetas; ellos (los agentes y peritos), leían cada página, hacían un resumen, lo escribían y me hacían firmar a mí”. Los peritos pedían marcadores indelebles porque los que había estaban “secos” y según Natalia subrayaban y marcaban las páginas del fiscal.

“Natalia, quiero que sepas que esto está así tal cual nosotros lo encontramos”, le comentaban los peritos.

El ambiente en el piso de Nisman era distendido. “Tomaban mate y pidieron medialunas. Tocaban todo, había unas cincuenta personas. La fiscal (Viviana Fein, encargada del caso) preguntaba: ‘¿la cortamos acá y la seguimos mañana?'”, ha contado la testigo, a quien la fiscal le habría mostrado cinco casquillos de bala.

Obligada a estar presente en la operación, Natalia estaba al borde de un ataque de nervios: “El portero se sentó al lado mío. Yo me puse a llorar. Estaba muerta de sueño y me ofreció un café. Y el café era de la cafetera que estaba frente a la mesa de papeles. Era la cafetera de Nisman”.

Pero la noche todavía le iba a deparar más sorpresas. La joven vio a uno de los “astronautas” (los peritos de traje blanco) con el teléfono de Nisman mientras decía que nadie lo tocara. El teléfono no paraba de sonar y unos minutos más tarde, una agente lo cogió con la intención de responder. “Yo misma empecé a decir: ‘no, no, dijeron que no lo toquen, es el teléfono del tipo al que mataron’. La mina (mujer) soltó el teléfono y hubo carcajadas”, ha contado Natalia al diario Clarín, que publica una copia de la declaración firmada por la camarera. Un acta que, según la versión de Natalia, firmó casi sin leerla un día después de la operación policial.

La joven, que aparece en la edición de este martes de Clarín posando junto a la puerta de la torre Le Parc, asegura que vive con miedo desde aquella noche. Según su testimonio, un desconocido se presentó hace unos días en el restaurante donde trabaja y le preguntó si ella era Natalia, “la testigo del caso Nisman”.

La fiscal Fein ya ha salido al paso de las declaraciones de la camarera: “Lo que dice esta chica no existe, es descabellado y se va a tener que hacer cargo de lo que dijo”, ha asegurado Fein a varios medios de comunicación. Y el viceministro de Seguridad, Sergio Berni, que estuvo en el piso de Nisman aquella noche, ha dicho que no conoce a la testigo: “La fiscal debe verificar su testimonio”. (Medios y Opinión)


5 comentarios:

  1. hay que cuidarla, tienen que pagar, asesinos

    ResponderEliminar
  2. ❤Natalia Gimena Fernández❤

    ResponderEliminar
  3. que paso con esta chica, en ese año tuve un acv y estuve casi todo al año internado, cuando me termine de rehabilitar empece a leer, pero de esto no me acuerdo, si de la mujer quemada

    ResponderEliminar
  4. Perdón.nafie sabe que pasó con esta chica?

    ResponderEliminar
  5. Hola Julia y ventaneros un gusto volver a verlos con respecto a la testigo del Crimen de Nisman Natalia Fernández quiero compartir con ustedes un relato de una lectora y comentarista del blog de Rodrigo Cañete ,loveartnotpeople ,la mujer ha escrito que convivía en el mismo edificio que la testigo :https://loveartnotpeople.org/2020/11/03/batata-francisca-comparti-edificio-con-natalia-gimena-fernandez-durante-el-caso-nisman/

    ResponderEliminar

Si sos KAKA no entres a este espacio. No sos bienvenido.

Derecho de admisión... le dicen...

Ir abajo Ir arriba