jueves, 29 de abril de 2021

Lo que inauguró el farabute hoy, lo hizo el gato. VIDEO

 

1 comentario:

  1. �� Los destructores.
    Me queda claro que no todo mundo puede crear, construir o producir. Y entonces tenemos una gran cantidad de gente que vive de lo que otros han creado. Algunos, de buena manera, preservando y manteniendo en funcionamiento aquello que ha sido construido. Pero otros llegan a ser un lastre, un parasitismo, un cáncer. Y así, mientras unos intentan con gran esfuerzo construir algo sólido, otros lo erosionan día a día, lo desgastan como polillas carcomiendo la madera, como plaga devorando los campos sembrados, como rapiñeros que dejan solo huesos a su paso.

    Algunos no saben crear, ni construir. Pero tampoco están dispuestos a aprender, ni contribuyen en ello. Les es más fácil invadir, tomar las cosas ya hechas, usurpar, pues prefieren ahorrarse el esfuerzo. Esperan y asechan, como aves de rapiña que consumen los restos de lo que otros han cazado. Insatisfechos por su falta de contribución, se dedican a crear problemas y conflictos, a alzar la voz, a hacer alaraca, a disturbar, exigiendo cada vez más derechos, prerrogativas y dádivas para sí mismos, como si su incapacidad debiera ser premiada, como si su escaso potencial les otorgara automáticamente derechos que no han adquirido por esfuerzo propio. Y no me refiero a los desvalidos, a los disminuidos, a los que tienen verdaderas limitaciones físicas o mentales, a los enfermos, y a los que pertenecen a minorías inhumanamente segregadas y marginadas. Me refiero a aquellos que por la falta de iniciativa, trabajo o esfuerzo, por su desdén, su falta de compromiso, o simple negligencia, se quedan a la espera de que alguien produzca algo de valor, para luego tomar una parte.

    Lo vemos en todos los ámbitos de la experiencia humana, sin excepción. El que no crea ni construye, parasita, y termina por destruir lo que otros han creado. Ningún recurso les será suficiente, porque no producen, solo consumen. Pero eso sí, siempre estarán ahí, esperando el momento para exigir su parte. Es el verdadero virus humano. Virus, en latín, significa "veneno", y el veneno mata, termina con lo que alguna vez estuvo vivo.

    A esos que no construyen y que se dedican a acabar con lo construido, debemos llamarlos destructores, sin ninguna otra consideración...

    Dante Amerisi, Los retos de la Razón.

    ResponderEliminar

Si sos KAKA no entres a este espacio. No sos bienvenido.

Derecho de admisión... le dicen...

Ir abajo Ir arriba