martes, 23 de junio de 2020

Los lectores de La Ventana dicen...

La clase media es algo que siempre nos distinguió de otros países latinoamericanos. Incluso más allá de la cuestión racial o el legado cultural de nuestra descendencia europea producto de la inmigración, en ese entonces fue un acierto por parte de la generación del 80, fomentarla. Pensaban a futuro, miren los edificios, los monumentos, las obras, los boulevares, los parques etc. Tenían defectos pero no tenían una visión mezquina y cortoplacista de la vida, trascendieron con su legado, nadie después hizo nada igual. Después está toda la discusión por qué lo hicieron, si para combatir la pereza del gaucho o los criollos, o a quienes preferían o si se colaron elementos indeseables o revolucionarios con ideas radicales. Lo cierto es que esos inmigrantes vinieron con una mano atrás y otra adelante, cagados de hambre, nadie les dio nada, salvo algunas chacras, que compraron, previa lucha, encima la tierra tenía dueños, y por eso se volcaron a hacer oficios diversos o lo que pudieron, con mucho talento, ganas y superación, prosperaron a puro sacrificio y privaciones, quedando miles en el camino, con niños que se morían como moscas y viviendo en conventillos infectos e inmundos. Fuimos pujantes gracias a la movilidad social de estos tanos, gallegos, turcos (sirios más que nada) y judíos (rusos cariñosamente) y a la posibilidad de estudiar que tuvieron sus hijos ya con la reforma universitaria de 1918 no con Perón como dijo el burro del Presidente y esa bestia sobaculos que estaba rindiendo. Esos sucios, bestias, toscos, amarretes (antes los discriminaban también o creen que es ahora ¿?) y otros muy cultos, hicieron grande a este país y sus nietos, los que se volcaron a la lucha armada para reponer al Pocho -hay que decirlo también- en parte lo destruyeron. Pero lo que importa acá es que el sueño húmedo de los K es destruir a la clase media, Cristina la odia, que quede un ejército de pobres, que no piense, como esas hordas zombies que caminan y no saben qué hacer y que del otro lado quede una minoría rica, como una nomenklatura cubana o venezolana, donde vos comés un pollo al mes y ellos veranean en Miami en mansiones manejando Ferraris. Te hablan del campo y los sindicalistas peronistas y los políticos del interior son los dueños. Lo primero que hacen cuando afanan es comprar campos y estancias. La clase media, ese que vive en un depto o un PH, que estudió, que labura o puso un negocio o aspira a conocer Europa para ver de donde vinieron sus abuelos, es el enemigo, es el porteño, el cordobés, el rosarino, el santafesino, el mendocino, que tiene una profesión liberal o un pequeño patrimonio o es pequeño rentista, ellos son la piedra en el zapato que no deja caminar su proyecto. Un tipo independiente o que piensa, que da laburo, que produce y que no pide nada a cambio es difícil de manejar o cambiar, salvo que lo fundas. Por eso esta cuarentena les vino al pelo. Nos fundieron y muchos van a pedir la escupidera. Está pensado. Miren nuestros aliados afuera y adentro. La usaron para refundar el país y convertirlo en un cementerio indio, en una toldería. Destruir la república para convertirnos en un país bananero. Ya lo somos. Gobiernan con el miedo, la suma del poder público y el periodismo es su aliado. Ellos -políticos, jueces, sindicalistas- cobran pero la gallina de los huevos de oro está desplumada. La mataron. Y el silencio de la Iglesia es preocupante. Su insolidaridad es alarmante. Nadie toma dimensión que si al vecino o al prójimo le va mal, a vos tarde o temprano te va a ir mal, es una cadena y la cadena se rompió. Es un sálvese quien pueda pero con la diferencia que este Titanic fue a chocar a propósito al iceberg que representaba la pandemia, y al barco lo maneja la Capitana, no el grumete Alberto, que es un triste marinerito y nos hundimos en el abismo y ni la gorda flotando arriba de una puerta se va a salvar para contarlo cuando tenga 90 años. 

Virgis en la entrada "Los lectores de La Ventana dicen... (II)"


9 comentarios:

  1. Virgis, te merecés una ovación de millones aplaudiendo de pie ante tan descarnada descripción y que después, ésta sea enmarcada en el bronce para la posteridad!!!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto todo lo que expresan. Los italianos, con el cemento armado, hicieron una verdadera revolución en la construcción y los agricultores calificados, como los friulanos, labraron con excelencia la tierra. Pero esta gente, qupe sabe de sacrificarse y/o tomar riesgos? Son calienta sillones.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. Y Julia ahi la tenes ahora por todos los canales a la Fiambrola recibiendo dinaciones de los chantas de la Cfuz Roja con Vendimia Ginés.

    ResponderEliminar
  4. Excelente. Me encantó.

    ResponderEliminar
  5. Donde hubo inmigrantes los pueblos y las ciudades prosperaron y hubo movilidad social. Todo lo demás es cuento. Todos españoles republicanos eran antiperonistas y desconfiaban y odiaban a Perón.

    ResponderEliminar
  6. Los paises limitrofes nos envidiaban y endiosaban incluso por eso. Su aspiración era parecerse a nosotros. La clase media fue un fenómeno circunscripto a la Argentina en América Latina y no fue gracias a Perón. Se gestó mucho antes con la inmigración, la Constitución liberal, la burguesia y la industrialización incipiente y el acceso a la educación. Habia un proyecto de pais antes. No en vano José Ingenieros, que era italiano, fue uno de los intelectuales más representativos del momento de consolidación del ‘positivismo argentino’, e ícono de la Reforma Universitaria –que lo designó Maestro de las Juventudes de América Latina–, además de autor de obras de un impacto continental que abarcó varias generaciones. Murió joven, y su fascinante vida mereció varias biografías. EL no vacilaba en asignarle a los europeos una misión civilizadora y regenerativa; considera que los pueblos neo-latinos, a diferencia de los sajones, resultan incapaces para gobernarse a sí mismos; que las masas inconcientes y rutineras deben aprender sociología para abandonar ese estado y elevarse a la altura de las instituciones. Algo de sentido tiene. Porque el Peronismo hizo todo lo contrario. El hecho de que los anglosajones no admitieron a las razas indígenas como asociadas y menos como esclavas en su sociedad los hizo prosperar aunque suene feo.



    Julia te cuento algo. Una vez unos estudiantes peruanos le preguntaron ¿Maestro que nos falta para ser como Argentina? y el se arremangó la camisa y se señaló el pecho y les dijo "piel blanca". Eran otras épocas y yo no soy racista pero El hombre mediocre de él sigue siendo actual y nosotros elegimos ser como Honduras o Nicaragua en vez de Canadá. Fijense qué paises son más atrasados y corruptos y después lo hablamos o discutimos. Y a los zurdos les pregunto, el Che (clase media alta venida a menos) hubiese sido un icono revolucionario, un sex symbol y mundialmente reverenciado si hubiese sido feo, gordo, negro, bruto y desagradable como Luis D'Elia? lean sus diarios en el Congo para ver que pensaba de los negros de Kabila.

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes. Duele, sin duda, el estado actual de Argentina. Y el Peronismo, entre otras causas, tiene una gran cuota de responsabilidad. Pero discrepo totalmente con la referencia a "los países limítrofes (que) nos envidiaban y endiosaban". Desde Uruguay, que supo pasar por desbordes y dictaduras terribles en la segunda mitad del siglo XX, solo podemos decir que la clase media fue producto del Batllismo (1903-1929) y desde entonces, una de las características de la sociedad uruguaya. Con todas sus limitaciones, es verdad, pero sin los excesos de nuestros vecinos "gigantes" (Argentina y Brasil) que parecen predestinados a derrumbarse de sus pedestales de barro... Ojalá en el siglo XXII, si es que llegamos todos, el panorama sea diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uruguay quedó como el pequeño faro de latinoamerica. Igual me parece que hablaba más de Bolivia, Perú, Paraguay que destruimos nosotros con el imperio de Brasil con la Triple Alianza y el resto, Chile, Colombia, Venezuela que en su tiempo no fueron tan decadentes como ahora

      Eliminar
    2. En las crisis uno se hunde o sirven para cambiar, ojalá con un poco de humildad luchemos por este país que supimos hundir y sacarnos esta mafia de arriba. Lo último que leí que atrás de Vicentin estaría el narcotrafico para apropiarse de sus puertos. Si nos convertimos en un narco estado, no salimos mas. Es la hora!

      Eliminar

Si sos KAKA no entres a este espacio. No sos bienvenido.

Derecho de admisión... le dicen...

Ir abajo Ir arriba