jueves, 28 de mayo de 2020

"Mis cabecitas negras" (La Abanderada de los Humildes)



Y con esa ostentación visitaba países que estaban asolados por las guerras.

Merecemos todo lo que nos pasa...


8 comentarios:

  1. Evita siempre fue una negra berreta, por más oropeles y tintura rubia que se puso siempre fue una negra mersa, igual que cristina, basura de mujeres.

    ResponderEliminar
  2. No olvidemos a Isabelita y Fiambrola, prostis trepadoras

    ResponderEliminar
  3. ahora tenemos a Fabiola otra negrita cachipelu venida a más por meterse con un viejo putañero, igual que Evita

    ResponderEliminar
  4. El gran resentimiento de Evita comienza asi. desde ser frustrada actriz a no poder pertenecer a la alta aristocracia y codearse con las damas distinguidas de la sociedad. La fundacion Evita fue creada entre otras cosas para quitarle poderio a la liga de beneficiencia(no recuerdo si se llama asi) que realizaban obras de caridad para los mas humildes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sociedad de Beneficiencia...Siempre la presidencia era ocupada por la Primera Dama de turno y, como dieron vueltas para que no ocupase el puesto, la hizo disolver y ahí arrancó la Fundación...

      Eliminar
  5. Paralelismos transparentes.
    Ni las creaciones de Christian Dior, ni las carteras de Prada, ni las alhajas de Bulgari son capaces de matar el hambre de ser alguien de quienes viven su filiación como resentimiento... El conflicto entre "tener" y "ser".

    ResponderEliminar
  6. Hola,no entiendo a los peronistas cuando la defienden a la pobre Evita.Busquen cuando la Revolucion Libertadora entran en La Quina de Olivos los lingotes de oro, plata y joyas que encontraron

    ResponderEliminar
  7. Pero la canción lo explica: "Mis lujos son solamente un disfraz. Un juego burgués, nada más. Las reglas del ceremonial. Debéis creerme..." jajaja linda justificación le encontraron.

    ResponderEliminar

Si sos KAKA no entres a este espacio. No sos bienvenido.

Derecho de admisión... le dicen...

...

Ir abajo Ir arriba