jueves, 30 de abril de 2020

¿Qué puede salir mal? ¡Andá a decírselo a Montoto!





10 comentarios:

  1. Cuando desde los sectores de izquierda analizan el pasado establecen la imposibilidad moral de cualquier cuestionamiento a las organizaciones guerrilleras que buscaban instaurar en Argentina una dictadura socialista. Algunos deciden ir por el camino de la mentira y manifestar que las víctimas del gobierno militar fueron jóvenes idealistas que luchaban, incluso, por la democracia. (Algo difícil de comprender ya que los ataques armados comenzaron antes del golpe militar, en procesos constitucionales y democráticos). Otros, más pudorosos ante la evidencia histórica documentada apabullante, prefieren no hablar del tema de las acciones propias y se concentran en las responsabilidades de los militares. Pero todos ponen el grito en el cielo si alguien siquiera sugiere cuestionar mínimamente las acciones, la sangre derramada o las intenciones de las agrupaciones violentas de izquierda.

    Siguen vigentes de otra forma y mediante otras caminos los planes de FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias), FAP (Fuerzas Armadas Peronistas) o Montoneros.

    ResponderEliminar
  2. No fueron ni los intereses monopólicos, ni el establishment, ni el imperialismo norteamericano, ni la situación de América Latina, ni el golpe de estado en Chile, ni las impunidades genocidas de la derecha argentina, no. La dictadura militar fue el producto de una generación loca, de una generación que no entendía nada y que quería hacer una especie de revolución abstracta, y los militares intentaron, con todos sus excesos, poner orden en una casa desordenada.

    ResponderEliminar
  3. Fueron precisamente los terroristas montoneros, a través de una acción militar, la operación del domingo 5 de octubre de 1975, cuando la organización guerrillera Montoneros realizó un ataque al Regimiento de Infantería de Monte 29, de Formosa, lo que determinó el comienzo de la guerra y lo que derivó en el golpe militar del 24 de marzo de 1976.

    ResponderEliminar
  4. Los Montoneros fueron los verdaderos responsables de la dictadura. La juventud maravillosa, los jóvenes idealistas, todos una mierda, los cabecillas millonarios y exiliados y los imbéciles pasados a cuchillo y tirados de los aviones, idiotas útiles, los imberbes echados de la plaza por el viejo zorro, los militares se equivocaron, deberían haberlos juzgado, metido presos o ejecutados después un juicio sumarísimo y encima volvieron peores con las crías a vengarse y con un ladrón avaro y una loca de atar, que se refugiaron en el Sur, y se enriquecieron con la 1050 ejecutando casas, la foto de Néstor con el segundo de Camps, y cuando asumió el tuerto con el 22% buscó enemigos y compró a los intelectuales zurdos resentidos muertos de hambre y las viejas terroristas de los DDHH para legitimar el choreo, y todavía estamos con ellos, bancándonos una historieta que hace 40 años viene cambiada con mentiras, inventan nietos recuperados, los 30 mil desaparecidos que no son, son apenas 6 mil u 8 mil, se sabe que el número fue inventado, y los militares ancianos que no dispararon un tiro y cumplieron órdenes están presos con 90 años, mientras liberan a secuestradores, violadores de niños y asesinos, y la marginalidad nos rodea, con gentuza que vive del Estado, con sindicalistas millonarios y políticos mega ricos, y nos tenemos que fumar a terroristas colaboracionistas como Verbistky pone bombas y asesino que de clases de moral o el pervertido juez homosexual Zaffaroni, redactor del Código de Justicia Militar, que rechazaba habeas corpus de detendidos desaparecidos y ahora es un pope de la izquierda.

    ResponderEliminar
  5. Q asko todo ésto!!!. Nauseabundo. Este país merece q el Coronavirus asesine a por lo menos la mitad de la población del país (los corruptos y los serviles). Es la única forma de desinfectar y dar de nuevo.

    ResponderEliminar
  6. Todo lo que dijeron es cierto. Tras la caída del muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética en 1992, muchos sectores del mundo libre descansaron en ese triunfalismo que brindaba la sensación de que la utopía colectivista había perdido para siempre.

    Pero pocos años después, abrazando nuevas banderas y reinventando su discurso, el hoy llamado neocomunismo (o progresismo cultural) no sólo pasó a dominar la agenda política sino en gran medida la mentalidad occidental.

    Los viejos principios socialistas de lucha de clases, materialismo dialéctico, revolución proletaria o violencia guerrillera, ahora fueron reemplazados por una rara ingesta intelectual promotora del «indigenismo ecológico», el «derecho-humanismo» selectivo, el «garantismo jurídico» y por sobre todas las cosas, por aquello que se denomina como «ideología de género», suerte de pornomarxismo de tinte pansexual, impulsor del feminismo radical, el homosexualismo ideológico, la pedofilia como «alternativa», el aborto como «libre disposición del cuerpo» y todo tipo de hábitos auto­destructivos como forma de rebelión ante «la tradición hetero-capitalista» de Occidente.

    Toda esta ensalada vanguardista se escuda bajo lemas de apariencia noble, tales como el «igualitarismo», la «inclusión», la «diversidad» o los «derechos de las minorías»: verdaderas caretas de la ideología de género, cuyo contenido constituye la prioridad militante en esta izquierda desarmada que resolvió canalizar su odio por medio de grupos marginales o conflictuados que ella captura y adoctrina para sí, con el fin de vehiculizarlos de manera funcional a su causa y, de esta forma, dominar la academia, hegemonizar la literatura, monopolizar las artes, manipular los modos del habla, modificar hábitos e influir en los medios de comunicación.

    ResponderEliminar
  7. La nueva izquierda (travestida por estas latitudes en populismos) no busca más secuestrar empresarios sino el sentido común; no persigue tomar una fábrica sino la cátedra, y ya no trata de confiscar cuentas bancarias sino la manera de pensar: «todo lo demás vendrá por añadidura>

    Los «dogmas» de un progresismo revolucionario que arrasa buscando destruir la cultura vigente para, sobre sus escombros, reproducir aquel «paraíso» que por error o subestimación muchos dieron por muerto y hoy representa una grave amenaza.
    Son astutos y los subestimamos porque estamos adormecidos. Cambiaron de piel pero la vibora sigue ahí abajo, inoculando su veneno a la juventud, tergiversando los valores, con el feminismo falopa, las abortistas pañuelos verdes, las actrices ultra K, la persecución de los hombres, las imposiciones de las enseñanzas ESI en las escuelas, los LGTB con Lizzy Tagliani y Flor de la V como algo normal, los troskos sacafotocopias, los travas descerebrados como Dyhzy, los mapuches incendiarios y toma tierras, los DDHH con las Madres Linea Fundidora y Abuelas recuperando nietos truchos, el garantismo en contra de las víctimas de cruentos delitos, el abolicionismo de Zaffaroni bajando penas a violadores de niños, la Iglesia tercermundista y el Papa Peronista, las apología de las drogas y el paco, la corrupción policial, los sindicalistas empresarios, la cultura del reviente y el putaje con Tinelli, la marginalidad de las villas, los planeros, las organizaciones sociales extorsionadoras de Gravois, los comisarios políticos como Berni y Frederic y su ciberpatrullaje, las alianzas con China, Rusia, Cuba y Venezuela, la merca de Evo, los médicos espías cubanos, la liberación de presos a mansalva, la destrucción de la propiedad privada, la persecución en redes sociales, el narcotráfico con la morsa Anibal y la efedrina para los grandes carteles mexicanos y colombianos, los vuelos de Southerwins, los gremios militantes, las invasiones fronterizas con bolivianos y peruanos y paraguayos que consumen nuestros recursos salud, educación, etc. los impuestos asfixiantes, la destrucción de la clase media, la corrupción desenfrenada, el periodismo comprado, la compra de medios propagandísticos, el suso de los barrabravas como fuerza de choque, la estúpida corrección política de los cierragrietas, 20 millones viviendo de planes, una verdadera Plandemia, 8 millones de privados sofocados, millones de empleados públicos, burrocracia y asesoretes por todos lados cobrando fortunas, provincias feudales con miles de habitantes sin agua potable y cloacas después de casi 40 años de democracia, municipalidades colapsadas, una justicia dependiente, que se deja presionar porque viven como reyes y de espaldas a la sociedad, la educación en manos de un mugriento como Baradel, la salud a cargo de un choborro como Ginés, Aerolíneas perdiendo millones de dólares por día, la Cámpora y sus esbirros enquistada en todos lados, y miles de cosas más.
    En ningún país del mundo es tan grotesca y evidente la agenda que nos impusieron.
    Quien no lo quiere ver es porque no quiere. No hay nada más engañoso que un hecho evidente. Y lo peor es que muchos se acostumbraron. Como dijo JONATHAN SWIFT el autor de Gulliver; "un pueblo habituado durante largo tiempo a un régimen duro pierde gradualmente la noción misma de libertad.”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué genialidad tu comentario!. Gracias x tus palabras exactas!

      Andy de Andrea

      Eliminar
    2. ¡Excelente!

      Sale post con el comentario.

      Eliminar
    3. Todo indica que son la misma persona quienes han dejado comentarios tan buenos. Pero eso no es lo importante sino el excelente contenido.

      Eliminar

Si sos KAKA no entres a este espacio. No sos bienvenido.

Derecho de admisión... le dicen...

...

Ir abajo Ir arriba