sábado, 7 de septiembre de 2019

El mundo es un pañuelo. Cómo un helado con palito permitió la captura de un empresario prófugo del caso Skanska

El juez Biscayart

El mundo es un pañuelo. El sábado pasado el juez en lo penal económico Javier López Biscayart cenaba tranquilamente con su mujer y su hija en el restaurante “La Vicente López” luego de una dura semana de trabajo. Hasta que la niña de 7 años le pidió un helado con palito, pero no del restaurante ubicado en la calle Azcuénaga frente a la estación Vicente López del tren Mitre, sino de los que vendían enfrente, en un kiosco de la placita.

Entonces, como buen padre, el magistrado salió a buscar el helado con palito cuando vio en una mesa del restaurante ubicada en la vereda cenando impune, distendidamente y a cara descubierta, al empresario Adrián Félix López, junto a otros dos hombres, contaron fuentes judiciales a Clarín.

El juez recordó el esfuerzo que había hecho en la causa Skanska para lograr una condena contra López a 6 años de prisión por evasión impositiva y que se encontraba prófugo desde hacía poco más de un año.

Al reconocer a López, el juez se ocultó detrás de un kiosko, llamó a su mujer y le comentó que increíblemente allí estaba un empresario al que él había logrado condenar y que por su investidura debía hacer algo. Entonces, le hizo señas a un policía que estaba en la esquina del restaurante haciendo un adicional, caminando entre el ligustrino y las macetas que decoran la vereda.

Pero el efectivo no le creyó la insólita historia que le contaba y le pidió que hiciera la denuncia al teléfono 911 mientras el prófugo parecería que iba a pedir el postre y retirarse. A través de su celular formuló la denuncia correspondiente.

Pero los minutos pasaban y no llegaba el patrullero. Unos 15 minutos más tarde lo llamaron desde el 911 para verificar si mantenía la denuncia, mientras la mujer del juez hacía tiempo con su hija en las hamacas de la placita de enfrente. Enojado, le dijo al policía que estaba de consigna que si el prófugo se escapaba lo hacía responsable de las consecuencias.

Así, ansioso, esperó otros 20 minutos hasta que finalmente llegaron otros dos policías en el patrullero y le pidieron al juez que volviera a identificarse. Entonces, buscaron el nombre del prófugo en la computadora del patrullero pero no lo encontraron. El juez les explicó que debían buscar en la base de datos de capturas de la justicia federal, no la provincial. Finalmente, lo comprobaron. “Adrián Félix Lopez posee captura y detención en causa nro. 82001705\1680 por el delito previsto por leyes Especiales y Decretos Ley nro. 24.769 régimen penal tributario, a solicitud Tribunal Oral en lo penal económico nro. 2, (CABA)”, señaló el informe que les llegó a los policías. Finalmente, se acercaron a la mesa de López, quien estaba sorprendido, no entendía nada, y al ser identificado fue llevado detenido a la comisaria quinta de Vicente López .




4 comentarios:

  1. Parece mentira. Q pedazo d pelotudo el policia!! Asi estamos :(

    ResponderEliminar
  2. Historia de película, grande la nena con el helado palito, el poli un tonto.
    Uno adentro!

    ResponderEliminar
  3. De no creer. Por poco y se va tranquilo como si nada hubiera pasado. Llamas para hacer una denuncia de un robo que estas viendo y te preguntan tantas cosas que los tipos tienen tiempo de cargar todo en un auto d irse antes que llegue la policía

    ResponderEliminar
  4. uffff... !!! de película !!! iba leyendo el articulo y me ponía nerviosa.. !!! que cosa dudar del juez !!! los poli un desastre, !!! y bien por ese juez que cumple las funciones como corresponde, servidor de la patria y la justicia que tanto hace falta en este paìs. Y su pequeñita un amor helado palito,mi vida,es el universo y los ángeles que conspiran a favor de nuestra celeste y blanca. A seguir rezando por favor.

    ResponderEliminar

Ir abajo Ir arriba