lunes, 1 de enero de 2018

Una historia de amor secreta y prohibida en el Hollywood dorado (con audio)

Jorge Fernández Díaz comenzó Pensándolo Bien leyendo un texto de Alfredo Serra para Infobae en el que habla del explosivo amor secreto y prohibido entre los famosísimos actores Cary Grant y Randolph Scott.
Ellas no lo hubieran creído. Si alguien les hubiera susurrado la verdad, lo habrían echado a escobazos. Porque para ellas, de Hollywood a Nueva Jersey, de Buenos Aires a La Quiaca (o a Ushuaia), de Algeciras a Estambul, no había nadie como él. Como un sueño tan eterno, como un imposible…

Porque, ¿qué animal humano podía ser más perfecto que ese hombre de un metro ochenta y siete, siempre tostado —dueño del sol—, y mejor vestido que los varones de la casa real inglesa? Y ni qué hablar de su sonrisa…

Sin embargo, se decía que era… E ipso facto resonaba una palabra soez, increíble, irrepetible, insultante para la oreja y la identidad sexual. Que los años, acaso con justicia, llevaron a su mínima y tenue expresión: GAY.

¿El señor Archibald Alexander Leach era “eso”? ¿Cary Grant?

¡Imposible! Nunca. Y mucho, muchííísimo menos después del estreno, en 1957, de Algo para recordar (An Affair to Remember), cuando él advierte que ella (Deborah Kerr) no lo dejó plantado en lo más alto del Empire State (la cita más romántica de la historia del cine) por olvido, desdén, desamor… sino por un accidente.

Pero siempre es triste la verdad. Lo que no tiene es remedio…

Y la verdad explotó en agosto de 1933, cuando el fotógrafo Ben Maddox, de la revista farandulera Modern Screen, los eternizó junto a la piscina de la mansión de Malibú que compartían.

Sí. Uno, Cary Grant, seudónimo de Archibald Alexander Leach. El otro, Randolph Scott, famoso por todo lo contrario que Cary, amante full time de la Pantalla de Plata: un cowboy altísimo —un metro ochenta y nueve—, huesudo, recio, con dos Colt .45 colgados de su cintura, desfacedor de entuertos y verdugo de cuanto villano reptaba por el Far West…

Se conocieron en 1932, rodando la película Sábado de juerga.

El príncipe azul tenía 28 años; el justiciero, 34.

Y nunca ocultaron su amor. Tanto que en la entrevista de Modern Screen posaron para más de veinte fotos íntimas: cocinando, nadando, tocando el piano a cuatro manos, leyendo, concentrados en una partida de backgammon…

Pero se enfrentaron a un enemigo archipoderoso: los estudios de Hollywood.

Sus jefazos podían tolerar cualquier cosa… excepto el desencanto del público. De millones que creían que Rock Hudson y Doris Day se amaban dentro y fuera de sus célebres comedias, y cerraban boca, ojos y oídos ante los rumores —a veces secretos a gritos— que signaban a Tyrone Power, Anthony Perkins, Montgomery Clift (etcétera, y damas incluidas).

Ocultar la verdad no fue fácil para Cary. Nacido en Bristol, Inglaterra, el 18 de enero de 1904, su infancia no fue feliz. Tenía apenas nueve años cuando su madre fue recluida en un hospital psiquiátrico: depresión profunda.

A los 14 lo echaron de la escuela por un nunca bien aclarado escándalo en el vestuario de las alumnas.

Llegó a los Estados Unidos en 1920. Actuó en Broadway (género ligero: vodevil), y arribó a Hollywood en 1931. Récord asombroso: 75 películas desde la primera, Esta es la noche, 1932, hasta la última, Departamento para tres, 1966. Oscar honorífico por trayectoria en 1969. De él se dijo: “Actúa bien hasta de espaldas”.

Fue partner de las más grandes: Marlene Dietrich, Mae West, Grace Kelly, Katharine Hepburn, Sofía Loren, Joan Fontaine, Ingrid Bergman, Ginger Rogers, Audrey Hepburn… y hasta el personaje de James Bond, más allá de las novelas de Ian Fleming, fue trazado inspirándose en él.

En su apogeo ganó tres millones de dólares por película… pero obligado a casarse para disimular su homosexualidad, ya denunciada abiertamente por la periodista estrella Hedda Hopper, tristemente famosa por su apoyo a la caza de brujas lanzada contra el siniestro senador Joseph MacCarthy.

La presión de los estudios desató una cabalgata de bodas para Cary: Virginia Cherrill, Barbara Hutton, Betsy Drake, Dyan Cannon (con ella tuvo a Jennifer, su única descendencia) y Barbara Harris.

Salvo los trece años que pasó con Betsy Drake, todas las uniones fueron fugaces: farsas a medida de la imagen que pretendían los estudios…

Pero jamás segó su historia de amor con Randolph, ni dejó de verlo. Según el crítico de moda Richard Blackell, “estaban profunda, locamente enamorados”.

Además, en sus memorias (Full Service), Scotty Bowers, heroico marine durante la Segunda Guerra, gigoló, y también alcahuete de la vida secreta de las estrellas, juró que fue amante de Cary y de Scott…

Y por si poco fuera, el profesor universitario y biógrafo del gran Cole Porter escribió: “Porter y Cary Grant frecuentaban la casa de lujo de prostitución masculina en Harlem, manejada por Clint Moore y secretamente popular entre las celebridades gay”.

En 1940, ante la amenaza constante de los estudios, Cary y Randolph simularon terminar la relación… pero nunca dejaron de verse ni de amarse.

Según el maitre del antiguo hotel Beverly Hillcrest, en sus memorias, reveló que muchas veces, en los años 70, se refugiaban en la parte trasera del restaurante, “sentados casi escondidos y tomados de las manos”.

Retirado del cine, Cary, que en los años 50 había vencido su acérrimo alcoholismo con sesiones de LSD, fue ejecutivo de empresas ligadas al arte que fue su vida, recorrió el país y el mundo y creó el programa en vivo y en salas teatrales Una noche con Cary Grant: pasaba fragmentos de sus películas y contestaba las preguntas del público.

Hasta que el 29 de noviembre de 1986, mientras preparaba su número en el teatro Adler de Davenport, Iowa, sufrió una segunda hemorragia cerebral —la primera fue dos años antes—, y murió a las 11:20 de la noche en el hospital San Lucas.

Tenía 82 años.

Legó millones de dólares a su quinta mujer, Barbara, y a Jennifer, su hija.




24 comentarios:

  1. Divino! que hermoso era, en fin.....son cosas que pasan,

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo pasò con Rock Hudson y no solamente los hombres, de lesbianismo ya se hablaba en esas èpocas de Marlene Dietrich,de Greta Garbo entre otras.

    ResponderEliminar
  3. Pensar que Cary Grant era un sex simbol de la época, lo único que falta es que James Stuart sea gay y nos hacemos todos trolos

    https://www.dclibrary.org/sites/default/files/styles/new_large__480x480_/public/Annex%20-%20Hepburn%20Katharine%20Philadelphia%20Story%20The_28_0.jpeg?itok=b7lsoqm5

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Chismes con olor a naftalina...

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La responsabilidad de cuidar a tu hija es tuya, no nuestra.

      Para que una nena de 8 años entienda lo que se dice aquí no debe tener muy buenos ejemplos en tu casa. Yo que vos revería los comportamientos que la rodean.

      RIP para vos, no queremos tener padres degenerados en este espacio.

      Eliminar
  7. Coincido 19.03, siempre fue un chisme, jamás comprobado y negado por su entorno.
    El que sí era gay y estuvo 33 años viviendo con un hombre fue Raymond Burr, ese actor grandote que hizo las series Perry Mason, Ironside.
    Lo hicieron casar una vez para tapar su homosexualidad, no duró nada el matrimonio.

    Cary Grant se casó 5 veces, dónde se vio un gay casándose tantas veces con mujeres?

    Puro cuento lo de Randolph Scott


    ResponderEliminar
  8. Vi un comentario eliminado, y una respuesta de Julia. No quiero pensar que alguien acuso de que su hija de 8 años leyo sobre estos dos muchachos y bla bla bla...evidentemente el problema lo tienen los padres que de tanto reprimir y ocultar estas cosas van a lograr que su "hija" sea un lindo desastre en el futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te podés imaginar en los términos que me hace el reproche por haber publicado esto.

      ¡Impensable que me lo tenga que bancar!

      El mundo está lleno de locos, no hay dudas.

      Eliminar
  9. Julia, no leí el comentario pero entiendo lo mismo que 21.20.
    Avisale que las parejas de gays andan a los besos en la calle delante de los niños, los trabas cómo Flor de la V se ponen malla y se le nota el bulto, y en la tele todo el día también los gays hablan de novios y novias.
    Debe ser alguno que no te banca mucho para escribir tal pelotudez.
    Nosotr@s te queremos
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!

      Leé la respuesta que le di a 21:20 (arriba).

      De no creer la forma en que demostró su desagrado por el post.

      No soy violenta para nada, pero hoy tuve ganas de serlo...

      Eliminar
  10. A estas alturas da igual,en todo caso muy buen gusto Randolph ya q al parecer gary era un bombonazo!

    ResponderEliminar
  11. Mi punto de vista, es que tanto lo que se hacía antes, de negar la homosexualidad como el degeneramiento de besarse frente a los niños...se fueron al carajo. Una cosa son los derechos y no reprimir la sexualidad y otra muy distinta..es imponerme como y cuando demostrarlo en la via pública frente a mi hija.
    Pd: por eso no vemos canales de aire. Ya que todo es muy berreta, ordinario y lleno de putos naturalizando ese comportamiento desplumado. Por eso Los padres son los que deben controlar lo que miran en tv o internet los niños.
    Que habrá puesto 19:18..??
    Soledad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 4:04 es un asco ver un chico y una chica lamiendose como animales en la calle y sin embargo nadie dice ni hace nada y menos se lo prohibe. Lo "berreta y ordinario" no es patrimonio de "los putos" (supongo que las minas de la tele no son putas y no la consumen los buga hetero). Fijate que le haces ver en la tele a tu hija y si la crías bien y con valores no se va a volver un puto por ver dos homosexuales ni una putita por ver a las que abundan en la tele.

      Eliminar
    2. 13:07 una pareja hetero lamiendose tambien me parece asqueroso. Pero noto que los gay estan con mas necesidad de transgredir.y para un niño es mas dificil de asimilar ya que pone en una situacion incomoda a los padres, responder determinadas cuestiones que tal vez aun no se preguntan. Hablé de berreta y ordinario..toda la televisión. Las minas mostrando el culo, los tipos afeminados, y la violencia verbal que se muestra. Entre otras cosas..hice mas incapié en lo homosex..debido a este articulo.
      Quedate tranquila que mi hija esta bien educada. No miramos television. Solo se consume peliculas, o algun documental.
      Se ve que estas un poquito resentida...en tu forma de redactar. Para que te quedes tranquila..no me molesta la homosexualidad...sino la falta de respeto en general. Ya que me parece perfecto que la gente viva su sexualidad como quiere..pero dentro de 4 paredes. Y si lo pienso asi. Tambien es mi derecho y tambien debe ser respetado.
      Soledad

      Eliminar
    3. 4:05 Los gays lo hacen con la misma necesidad que los hetero. Haces hincapié en la homosexualidad porque te molesta mucho mas. ¿Cual es la situación incomoda? Si no sabes criar hijos no los tengas. Y si los sabes criar y te preguntan les decis que son dos personas que se gustan. Tu hija no se va a volver torta o buga por mirar dos chicas o dos chicos besandose. Eso demuestra el nivel de prejuicio y sobre todo de IGNORANCIA que portas encima.
      Resulta que te horroriza lo que tu hija ve en la tele y ahora salis con que no mira. Si vas a mentir ponete de acuerdo con vos misma "Soledad".
      Se ve que sos bastante ignorante por tu forma de redactar. Mucha bronca y mucho odio disfrazado de recato y escudandote en una hija. Pero bueno la gente ignorante ademas de ingorante es resentida porque bufa contra lo que no entiende y no conoce. La sexualidad la tienen que ejercer todos dentro de cuatro paredes. A muchos les debe revolver el estómago verte con un tipo (si es que tenes) chapandote en plena calle pero estas en tu derecho y ese derecho incluye a los homosexuales.
      Tolero tu opinion (pensamiento no porque pensar implica reflexionar cosa que vos no haces) pero en pleno siglo XXI a la ignorancia y la hipocresía como la que mostras no les doy lugar.

      Eliminar
  12. Soledad 19:18
    basandose en la agresividad que volcas al escribir, el problema no es lo que vea tu hija, es lo que ves VOS. No se entiende porque estas tan insegura de la educacion que le das, porque si tenes un buen patron de educacion por mas que mire lo que mire (aceptalo estamos 2018!) ella sera fiel a sus convicciones y gustos, no podes ser tan basica por pensar que puede influir algun programucho o dos personas besandose en la calle, SOLO DENOTA LO DEBIL QUE SOS EN SU EDUCACION. A veces no hay que canalizar frustraciones en los hijos, fin del expediente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una nena leyendo este blog?? Es raro!! Es un blog para adultos

      Eliminar
    2. 10:37 Agresividad en mi redacción?? Por lo visto estas muy sensible.
      Estoy muy segura de como educo. Gracias por tu preocupación. Fue un comentario..(como ejemplo) ya que me parecia terrible que a Cary Grant le condicionaran su vida...como que hoy se hayan pasado hacia el otro extremo!!
      No gasto ni dos minutos en ver nuestra tv. Es de cuarta..y asi estamos en el 2018!!! Cada vez menos calidad, menos respeto por el prójimo, menos educación..cada vez peor!!..en muchas cosas el tiempo hizo perder valores...y por mas que uno eduque...convivir con esta sociedad..se torna cada vez mas dificil.
      Soledad

      Eliminar
    3. Soledad 4:16
      ¿Y es culpa de los homosexuales que se hayan perdido valores y que no te guste la TV? En la tevé el estereotipo del homosexual que presentan es el jocoso dedicado justamente a hacer reir o a burlarse de la homosexualidad. Al otro extremo se pasó todo el mundo no solo los homosexuales. Sino fijate los programas que le deben fascinan a muchos maridos viendo las minas casi prostituirse en vivo o las doñas viendo como se pelean en la tele y eso no es ejercido por homosexuales.
      Te referiste en un primer comentario con términos agresivos, violentos y despectivos y pusiste a tu hija como una especie de escudo moral como si ver a dos gays le afectara la psíquis, lo cual habla PÉSIMO de vos como madre.
      Espero que este 2018 marques la diferencia, reflexiones y encuentres paz en tu cabeza así no te horrorizan los homosexuales ni la "trauman" a tu hija.

      Eliminar
  13. Esta historia tiene sus años, es más, hasta Pagina 12 en el 2004 se había hecho eco de esta noticia vintage. Ya mas adelante en los años hubo notas con fotos de la parejita y la tan mencionada nota de los años 30's de Scott y Grant viviendo juntos, muy matrimonio igualitario. http://legendarycarygrant.com/randolphscott.html
    Mi preferida es esta http://2.bp.blogspot.com/_MdT92ZQvZ0s/TRIJgJfRNkI/AAAAAAAAIdI/6_W_nA5jZTQ/w1200-h630-p-k-no-nu/CaryGrantRandolphScott.jpg

    ResponderEliminar
  14. Nada nuevo bajo el sol.Pero en nada cambia la admiración, el respeto y el cariño que se tiene por las personas, por su forma de amar o de vivir. El ser humano es más que su sexualidad. Es su intelecto, su alma, su arte... y eso trasciende el sexo.-

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba