sábado, 11 de noviembre de 2017

Giselle Rímolo, de reina a cenicienta en la cárcel: la presa que reveló el pacto secreto

La falsa médica estuvo detenida dos veces en Ezeiza. Pasó de ser la reclusa mimada a ser atacada con un palo de escoba. La promesa que no cumplió.
"Giselle Rímolo contaba con un séquito que la seguía a todos lados. Aunque se trataba de amoldar a la vida tumbera lo mejor posible, nunca pasó desapercibida. Se cuidaba tanto en las comidas como en el más mínimo de los detalles de su imagen. Algunas de las compañeras hacían de estilistas, manicuras, cosmetólogas o psicólogas. En esta vida todo tiene un precio. Giselle lo pagaba sin chistar".

La que cuenta la intimidad de Giselle Rímolo en la cárcel de Ezeiza es María Silvina Prieto, condenada a perpetua por un crimen, ahora en libertad. Convivieron en el penal en 2004, cuando la falsa médica estuvo en su pabellón. Prieto escribió sus días con Rímolo en la cárcel y hace 4 años obtuvo 15 mil pesos por ganar el primer premio de Crónicas "La Voluntad", de la Fundación Tomás Eloy Martínez, la revista Anfibia, la editorial Planeta y los escritores Martín Caparrós y Eduardo Anguita.

Leé también
El abogado de Giselle Rímolo: 
"Tiene un cuadro psiquiátrico de estrés postraumático por una agresión en el penal"

En Crónicas Tumberas, Prieto relata el "pacto de damas" que Rímolo hizo con algunas de sus compañeras, que después no cumplió y la llevó a sufrir el ataque con un palo de escoba cuando pisó por segunda vez Ezeiza. El arreglo era que las chicas la asistían y ella debía pagar por eso. No era algo que ella quisiera, venía con el combo de las estilistas tumberas. Pero Rímolo creyó que nunca volvería a la cárcel y jamás cumplió con el compromiso asumido a la fuerza. La venganza fue terrible.

Su abogado, Roberto Schlagel, le contó hoy a TN que "ella tiene un estado psiquiátrico de estrés postraumático, producido por una brutal agresión que sufrió en su segunda detención en el año 2004 en el penal de mujeres de Ezeiza".

"Cuando la fui a ver estaba pelada, le habían arrancado los pelos a tirones y agredieron analmente y vaginalmente con un palo de escoba. Tenía serias lesiones internas, ginecológicas. Ella me contó que había aceptado por las presiones darle dinero a sus compañeras; nunca pensó que iba a regresar a la cárcel. Cuando la vuelven a detener, la mandaron al mismo pabellón y las otras internas la esperaron con una venganza", dijo Schlagel.

La "doctorcita" como la llamaba su ex, Silvio Soldán, que también estuvo unos días preso.

Leé también
Detuvieron a la falsa médica Giselle Rímolo

Rímolo hace lo imposible para no volver a la cárcel desde que la semana pasada la Corte confirmó su condena de 9 años por ejercicio ilegal de la medicina. El miércoles, en un estado de shock y sedada, el Servicio Penitenciario finalmente la sacó de su casa en Don Torcuato, la llevó a una clínica y su destino será la Unidad Penal 28 si la defensa no logra la prisión domiciliaria o en una clínica psiquiátrica.

Deprimida, sin las extensiones y con algunos kilos más, sus días serán diferentes a los que relató su excompañera de celda:

"Seguíamos con tanta atención la vida de la diva que no nos dimos cuenta de que ya estaba entre nosotras. La habían traído de incógnito y no la podían alojar en pabellones comunes porque transitaba un post-operatorio de una lipoescultura reciente. Así, vendada e inflamada, no podía mostrarse en público. Por eso, pasó su primera etapa en cautiverio en el centro médico de la unidad.

Giselle Rímolo contaba con un séquito que la seguía a todos lados. Aunque se trataba de amoldar a la vida tumbera lo mejor posible, nunca pasó desapercibida. Se cuidaba tanto en las comidas como en el más mínimo de los detalles de su imagen. Algunas de las compañeras hacían de estilistas, manicuras, cosmetólogas o psicólogas. En esta vida todo tiene un precio. Giselle lo pagaba sin chistar.

Cada vez que se duchaba, se generaba una ceremonia. Las estilistas entraban al baño a recuperar el pelo de las extensiones que, con el agua, se iba despegando. Con mucha paciencia lo secaban, peinaban y volvían a unir todo con la pistola de siliconas. Lamentablemente las uñas esculpidas no corrieron la misma suerte. Y sin embargo, ella no se resignaba jamás. Debía seguir mostrándose como una estrella: para su familia, su novio y los abogados.

Con Giselle, compartimos unos cuantos meses de ese fatídico 2004. Se fue un viernes, envuelta en un tailleur de reconocida marca de color rosa, que hacía juego con las uñas recién pintadas y el pelo medio ondulado. Nunca pareció una presa común, tampoco lo era, pero se encargó de no sobresalir demasiado". (TN)

Mirá el informe de Telenoche Investiga que destapó la estafa

Imágenes de antaño

Cuando la doctorcita se embalaba como una catarata y largaba la diatriba sobre su "sapiencia", mostraba la trompita al mejor estilo Porota, así como se la ve en la imagen...
La tarjeta de Rímolo que entregaba a sus pacientes y futuras víctimas. Como se ve, no le hacía asco a nada. Su clínica era una botica de turco.
 ¡Y no podía faltar "el amigo"!
Foto que me tiene subyugada y que ya publiqué varias veces... ¿No es fascinante?
 "La víctima"
  Obsérvese el quincho. Es la ruta a Mar del Plata.

FIN
(Por ahora)

11 comentarios:

  1. No pueden hablar de Giselle Rímolo sin mencionar a Quincho Soldán. Son como Bonnie and Clyde. Ella nunca hubiese llegado a ser quien fue sin la billetera de Soldán. El estaba al tanto de todo lo que ella hacía en la clínica y de todos los chanchullos de los que ambos fueron partícipes. El con su guita logró comprar a todos pero ahora ya no puede haber un pacto de silencio en todos los medios de comunicación que no dicen una palabra sobre él. Basta de impunidad con ese viejo crápula, zorro, delincuente y cómplice de todos los delitos cometidos por Rímolo!!! Prisión domiciliaria para Soldán o libertad para todos.

    ResponderEliminar
  2. O sea es cierto que la habían violado como se había dicho en ese momento.

    ResponderEliminar
  3. Tengo un tocayo y ni loco te toco loca ni te alcanzo el jabon RFU.11 de noviembre de 2017, 23:59

    Fue con un palo de escoba (ideal porque era una bruja mala, dañina, ruin y asesina de una de sus pacientes Lilian Diaz sino me equivoco), año 2004 que se acuerden de Miguel Angel Titi Fernandez y Paulo Javier Vilouta victimas de la ¿Doctorcita Rimolo? ; tragico para la farandula por ese motivo y por lo de Beatriz Salomon cuando deschavo que Alberto me como Travesti era un Medico Cirujano sin titulo pero era GAY cosa que en esos tiempos era un tema taboo por demas de promiscuo y asqueroso.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que anom 0:43 es la cheta de nordelta... X lo de gordas toma mate... La Rímolo se merece eso y más...

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  5. Antes de quedar presa Rímolo se excusaba efe concurrir a audiencias y demás cargas públicas alegando problemas ginecologicos serios con hemorragias muy fuertes (para mi, endometriosis).
    No sea cosa que lo usen ahora para afirmar el bolazo de una violación y así lograr una domiciliaria.
    Habría que investigar sobre esa condición preexistente.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, opino y se me censura.
    Cada cosa termina en la basura, es muy feo te hagan eso cuando ni tenés una mala opinión contra la dueña del blog, sino con una o 2 personas que escribieron alguna grosería.
    Ya fue

    ResponderEliminar
  7. Horrible lo q le hicieron,pero peor aún es como gise jugó con la salud d muchos incautis,debe pagar con prisión.

    ResponderEliminar
  8. Ese Silvio Soldán fué una basura y un encubridor, una verdadera basura

    ResponderEliminar
  9. jajajajajaja! tus acotaciones son los màs, Julia!

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba