martes, 17 de octubre de 2017

Fe vs realidad. Video


11 comentarios:

  1. Una reportera de CNN escuchó hablar de un anciano judío que había estado yendo a orar al Muro de los Lamentos durante muchos años, todos los días, sin faltar uno. Así que fue para allí a comprobarlo. Identificó al hombre fácilmente mientras se acercaba al Muro de los Lamentos.
    Lo observó mientras oraba. Después de 45 minutos y cuando el viejito se estaba dando vuelta para irse, ella se acercó para hacerle una entrevista.

    .- “Discúlpeme, señor. Soy Rebecca Smith, reportera de CNN. ¿Cuál es su nombre?”.
    .- “Morris Fishbein,” respondió el hombre.
    .- “¿Cuánto tiempo ha venido usted, señor, al Muro de los Lamentos?”.
    .- “Alrededor de 60 años”.
    .- “¡60 años! ¡Es asombroso! ¿Y por quién ó por qué reza?”.
    .- “Rezo por la paz entre cristianos, judíos y musulmanes. Rezo porque terminen todas las guerras y los odios entre la gente. Rezo para que los niños crezcan como adultos responsables, amando a sus semejantes”
    .- “¿Y cómo se siente usted después de estos 60 años?”
    .- ” Como si le hubiera estado hablando a una pared “

    ResponderEliminar
  2. 22:21 Ajajaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
    No doy más!!!

    ResponderEliminar
  3. Me lo llevo para mis cuentas, me encanta.

    ResponderEliminar
  4. A mi me causa mucha gracia la palabra "pu lof" me recuerda a los puff para sentarse.
    Y la palabra lonko me recuerda a los umpa lumpa jaja

    ResponderEliminar
  5. Los obreros que hacen esta labor sacan las notas escritas sin leerlas, las ponen en bolsas, y luego las entierran en el cementerio del Monte de los Olivos. De acuerdo a la práctica religiosa judía, está prohibido destruir cualquier objeto con el nombre de Dios escrito. Es por ello que esos papeles con oraciones son tratados casi con el mismo respeto que los rollos de la Torá o los libros religiosos.

    ResponderEliminar
  6. Vi esto en twitter hace unos dias y me puse a buscar porque estuve ahi un por de veces y ese lugar solo genera un tremendo respeto. Encontré esto:
    "Dos veces al año se quitan los papelitos de entre las rocas y, según explica el rabino Samuel Rabinovich, nadie los lee “porque son notas entre el hombre y su creador”. Los obreros que hacen esta labor sacan las notas escritas sin leerlas, las ponen en bolsas, y luego las entierran en el cementerio del Monte de los Olivos. De acuerdo a la práctica religiosa judía, está prohibido destruir cualquier objeto con el nombre de Dios escrito. Es por ello que esos papeles con oraciones son tratados casi con el mismo respeto que los rollos de la Torá o los libros religiosos"

    Lo que me pasa es que lo que escribe la tuitera da la sensación de que no se respeta y es exactamente lo contrario. Es verdaderamente un caso de posverdad.

    ResponderEliminar
  7. Pobre el que tenía fe y dejó el papelitooo.
    Eva

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba