domingo, 23 de julio de 2017

Piñas en La Cámpora: interna feroz en la agrupación de Máximo Kirchner

Una reunión entre la cúpula de la organización terminó mal. Bronca con Juan Cabandié: “Se cree Perón”. El factor Recalde.

Un fantasma recorría la Facultad de Sociales de la UBA el martes 11 de julio: el fantasma del 2015. Sin embargo, el espectro que esa fría noche de invierno se paseaba por una de las aulas más grandes de la universidad pública no era el de la dura derrota electoral a manos del PRO, sino el de la grieta que divide a La Cámpora desde aquel año. Es la silenciosa guerra fría entre dos de sus máximos dirigentes, Juan Cabandié y Mariano Recalde. Esa batalla tuvo varios rounds inéditos, pero en aquel día de julio escaló hasta un nivel hasta entonces desconocido. La importante reunión, que juntó a 300 personas, entre las que estaban los exponentes más importantes del espacio a nivel Ciudad -salvo el nieto recuperado, que faltó sin previo aviso-, terminó abruptamente cuando un hombre del político ausente se abalanzó, por la espalda, sobre un tercera línea del ex titular de Aerolíneas Argentinas. Testigos que vieron el entredicho cuentan que la trompada que recibió el hombre de Recalde fue tan fuerte que terminó en el piso. “Nunca había pasado algo así en una juntada orgánica. Cabandié mandó a ensuciar la asamblea”, denuncian varios que estallaron de bronca ante el hecho.

Aunque aquella noche la discusión fue por un tema logístico menor -la gente de Recalde denunciaba que los de Cabandié les ponían palos en la rueda en un proyecto social-, los cruces entre los políticos vienen desde, al menos, el 2015. “Juan piensa que él debería haber sido el candidato en la Capital en esa elección. Está muy subido al caballo y se cree Perón”, asegura una fuente que los conoce a ambos. Varios en ese espacio confirmaron una inquietante primicia: en la votación que Recalde perdió -obtuvo un lejano tercer lugar, a casi 30 puntos del PRO-, Cabandié montó en furia por no encabezar la lista. Tanto, que llamó a sus comuneros leales a “no militarle” la elección al hijo de Héctor Recalde. “Por actitudes como esa perdimos en el 2015”.

Interna feroz. En el kirchnerismo porteño hay incredulidad ante el importante lugar que Cabandié sigue manteniendo. Luego del famoso episodio del 2013 de “me banqué la dictadura, porque tengo huevos” -cuando apretó a una oficial de policía que lo quería multar por no contar con el seguro del auto-, la imagen de quien hoy es tercer candidato a diputado por el frente Unidad Porteña fue en picada. “Sólo está ahí porque lo banca Cristina Kirchner. Ella y Néstor siempre lo apadrinaron”, dicen sus contrincantes. De hecho, más de uno ha escuchado decir a Cabandié con tono pomposo: “Cristina come asados en mi casa”, en referencia a los mitines que el nieto recuperado ofrece en su hogar en Caballito, a los que suele asistir la ex presidenta. NOTICIAS habló con Cabandié, quien minimizó las diferencias y aseguró no tener conocimiento de la trompada que uno de sus hombres tiró.
Además de la interna, el kirchnerismo local enfrenta una dura elección en Capital. Muy lejos del primer lugar, que en las encuestas ocupa con comodidad el oficialismo, Unidad Porteña apuesta a salir por delante de Lousteau. Pero si entre hermanos se pelean…



8 comentarios:

  1. Como decía el general: cuando parece que se pelean se están apareando. Lo bueno es que en este caso no dejan descendencia! Que se maten manga de soretes!

    ResponderEliminar
  2. Que esperás Recalde? Aplicale un correctivo !!!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Buenas tardes Jul...x fa a comprometerse de verdad participen en todo el pais en las elecciones d
      principio hasta el telegrama final...ahi esta la cuestion. Despues a llorar al campito

      Eliminar
  4. Se traicionan entre ellos y ahora por migajas, dan asco!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. HAGAN EL FAVOR A LA PATRIA!!!!! MATENSE PERO DE VERDAD!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja y bueno, dejen que las larvas se fagociten entre sí

    ResponderEliminar
  7. Hay q fogonear estas cosas y q se maten entre ellos, y nosotros sentarnos a mirar

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba