martes, 23 de mayo de 2017

Cómo fue la vida de Jorge Lanata con sus padres adoptivos

La infancia y la adolescencia del periodista estuvieron marcadas por la enfermedad de su madre, quien perdió el habla, y una relación tan distante como compleja con su padre. Hoy se supo que Lanata fue adoptado


Jorge Lanata (56) nació en Mar del Plata pero se crió en una casa grande y con patio de Sarandí. "Es la parte pobre de Avellaneda", dijo alguna vez. Barrio de trabajadores, más bien, de clase media baja "acostumbrada a laburar", como el periodista definió a su propia familia. Su papá, Ernesto Lanata, por ejemplo: pudo recibirse de dentista recién siendo adulto. Pero debió resignar el trabajo para empezar a cuidar a la mamá de Jorge, que en ese entonces tenía seis años: fue entonces cuando a María Angélica Álvarez le diagnosticaron un tumor cerebral.

"Casi no tengo recuerdos de ella bien, es decir, sana". No la vio nunca así, salvo un par de escenas perdidas entre sus recuerdos más difusos. Y tampoco pudo escucharla: una operación en abril de 1968 lesionó el centro del habla y le dejó hasta su muerte –en mayo de 2004– la mitad del cuerpo paralizado. Desde que tiene memoria, prácticamente, Lanata tuvo que lidiar con esa delicada situación, que afectó mucho más que la dinámica familiar (que describe como anacrónica). "Marcó mi vida, y la de mis padres", ha contado Lanata, quien encuentra en su madre la figura más significativa de su vida.

Casi no tengo recuerdos de mi vieja bien, es decir, sana.
A pesar de todo era una mina que se reía

Sobre su silla de ruedas María Angélica se hacía entender: a su modo, lograba comunicarse con su hijo. El "sí" y el "no" eran bien claros; a partir de ahí se comenzaba. Y entre lo que pudo enseñarle a Jorge, o lo que él incorporó, está el sentido del humor: "A pesar de todo era una mina que se reía", dice el periodista, quien pronto tuvo que dejar la casa de sus padres para ir a vivir con Nélida, la tía materna y solterona; fue ella quien lo crió.

Si aquel "¿Por qué a mí?" alcanza a cualquier persona que enfrente una dura situación personal, ¿qué podría esperarse de un niño? Jorge se preguntó mucho más que eso. Y se lo preguntó tácitamente a su mamá: por mucho tiempo experimentó una sensación de abandono, y de bronca, de rabia, de impotencia… Y de temor: "¿Me pasará a mí?". Los años –que cuando no curan, alivian– posibilitaron una aceptación, quizás un entendimiento, sin dudas una reconciliación.

Mi viejo era un cabrón, un tipo que estaba mal de la cabeza

¿Y su padre, Ernesto Lanata? Mantuvo una unión inquebrantable con su esposa. Jorge respeta esa postura –será el amor, frente a la adversidad; o los mandatos sociales, frente a todo–, aunque el vínculo con su padre no respondió a aquella lógica. Lo define sin filtro: "Mi viejo era un cabrón, un tipo que estaba mal de la cabeza". Habla de alguien violento que no llegaba a ejercer esa furia: la proyectaba en sus gritos.

En la casa de sus padres –que Jorge visitaba a menudo primero y "cada tanto" después–, no se celebraban los cumpleaños ¿Se iba al zoológico, a un parque de diversiones, a la plaza? Nada de eso, no existían los paseos. Hubo una cena excepcional en una pizzería de Sarandí: padre e hijo (de diez, once años) apenas si emitieron palabras entre bocado y bocado. Había una promesa, porque las cosas cambiarían "cuando mamá mejore". Nunca sucedió.

La primera experiencia de Jorge en el periodismo fue como redactor en el informativo de una radio. El contrato lo firmó Lanata, por supuesto; pero Ernesto: teniendo Jorge apenas 14 años, su padre debió rubricar el acuerdo. Dos décadas más tarde, un cáncer de huesos lo derrotó. Fue en junio de 1989. Poco antes de ese final, padre e hijo también alcanzaron una reconciliación.

Soy adoptado. Lo sé desde hace pocos meses

Hasta hace unos meses Jorge Lanata pensó que su vínculo –o su "necesidad"– con el periodismo estaba íntimamente ligado con la enfermedad de su madre. Ella no podía hablar, él quería preguntar. Y hubo infinidad de preguntas, pero que recién a los 55 años supieron de una respuesta puntual. "Mis preguntas intuían un secreto que busqué sin proponérmelo, casi toda mi vida", relata el periodista en su libro 56, cuarenta años de periodismo y algo de vida personal.

¿Cuál era ese secreto? "Soy adoptado. Lo sé desde hace pocos meses".

La casa con patio y jardín en Sarandí. Las señas y las risas de su mamá. Los gritos y la distancia de su papá. El amor de su tía solterona. La necesidad de ser periodista incluso antes de convertirse en hombre. Quizás todo eso adquiera ahora un nuevo sentido.
Sólo Jorge lo sabe.
Porque hay preguntas que le pertenecen exclusivamente a él, tanto en su formulación como en su respuesta. (TS)



26 comentarios:

  1. TE QUIERO JULIA
    HACEN FALTA 1000 MAS COMO VOS Y SOMOS POTENCIA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También te quiero Palermito, pero no entiendo que me encontrás de especial para incluirme en algo tan grosso!

      Soy una simple ciudadana mas que quiere a su país y desea que todo se acomode para bien.

      Eliminar
  2. Yo también te quiero Julia!
    y mucho!
    Fine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabés que es recíproco, Fine y no me canso de decírtelo cada vez que tengo oportunidad.

      Besote!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Carus! Es lindo recibir afecto y más cuando es sincero.

      ♥ ♥

      Eliminar
  4. July no me quiero quedar afuera, también te quiero, lo sabes Soyyo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patito!

      Reconforta sentirse querido.

      Yo también te quiero mucho!

      Eliminar
  5. Me da mucha pena, mucha pena........
    tengo dos primos adoptados y se enteraron de grande, muy malo!

    ResponderEliminar
  6. Qué historia de vida, fuerza Jorge...

    ResponderEliminar
  7. Yo me enteré a los 31 años de que era adoptada y al mes me enteré que estaba embarazada. Sólo lo hable con mis padres y mi esposo, ya pasaron un par de años y uno a veces tiene preguntas, después cuando me miro en el espejo me doy cuenta que la vida sigue y yo sigo siendo yo. Disculpen si hago catarsis con uds.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenés que pedir disculpas por el contrario.

      Está bueno sacar afuera lo que a uno le duele y muchas veces es más fácil hacerlo fuera del contexto familiar porque no está "contaminado" por las pasiones de semejante circunstancia.

      Tenés una familia y un bebe, y eso es lo que realmente vale, aparte de que vos sos vos, y eso ninguna circunstancia puede moverlo ni modificarlo.

      Te deseo lo mejor, de corazón!

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias Julia.

      Eliminar
  8. Ojalá este hombre cuente con informaciòn sobre sus orìgenes.
    Tal vez en el libro explique más; còmo se enterò, etc.
    Digo porque fue èl quien impulsò a su ùltima esposa a buscar a su madre biològica, cosa que consiguiò.
    Obsesivo como es, ojalá la investigaciòn sobre su vida le traiga paz.
    Despuès dicen que no existe el destino...

    Juli: todos te queremos; sos importante en nuestras vidas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!

      Todos ustedes también son muy importantes en la mía.

      Besos!

      Eliminar
  9. Mi suegro, realizaba el servicio de transporte de escolares en el colegio San Martín de Avellaneda, al cual asistía Lanata. Él lo ha trasladado con el micro escolar durante algún tiempo. Según sus dichos, era un niño muy introvertido, objeto de burla por su condición física.
    Ro del Rojo, el más grande

    ResponderEliminar
  10. yo tambien te quiero mucho, jul!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Claudia! Querida amiga de años!!!!

      Eliminar
  11. Julia, genia! Tanto tiempo ha pasado y acà estoy, firme junto a la ventana , onda Crònica! TQM , amiga virtual, siempre me diste un lugarcito en tu blog para comentar y eso no se olvida, aùn en tiempos de gente tòxica en otras partes... sabès a lo que me refiero.
    Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Penélope!

      ¡Cómo olvidarlo! Pero nadie sale indemne de la maldad, eso no lo olvides.

      También yo te quiero mucho y a pesar de todo y de todos acá seguimos.

      Besotes y gracias por estar.

      Eliminar
  12. Lanata es un excelente periodista, investigarà sus orìgenes y llegarà a la verdad. No me quedan dudas.

    ResponderEliminar
  13. Vivirá la tía que tanto lo amaba ?????.-

    ResponderEliminar
  14. En los años 80/90 conocí en Mardel una Sra. bastante mayor, muy menuda y excéntrica, bien arreglada y maquillada, un personaje, ella decía que era tía de Lanata.

    ResponderEliminar
  15. No saber quienes fueron tus padres es muy doloroso por eso la identidad es un DERECHO, dedicado a todos lo putos y solteronas aburridos que andan comprando esperma y óvulos y que nos quieren convencer que tener hijos de laboratorio es un "acto de amor ", lacras

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba