jueves, 15 de diciembre de 2016

Las ganancias del Frente Reciclador (Por Fernando Iglesias)

No hay renovación, sino camuflaje cuando los mismos de siempre proponen las ideas de siempre

Hace casi exactamente un año, el gobierno de Cambiemos heredaba lo que Cristina llamó un país "cómodo". Las cifras de ese país cómodo, sin embargo, se parecen mucho a las de la Argentina abismal de 2001. Por ejemplo, en diciembre de ambos años el déficit fiscal era del 7% del PBI y la deuda pública en relación al PBI era similar: 55% en el insustentable 2001 contra 48% en la desendeudada Argentina K. Basta sumar los 460.000 juicios jubilatorios con fallo de la Corte, los us$ 150.000 millones de inversiones necesarias para volver al autoabastecimiento energético y los miles de millones imprescindibles para reconstruir la infraestructura que devastó el modelo de consumo sin inversiones nac&pop para entender que la deuda de 2015 era mayor que en 2001.

Ambos países, además, venían de un largo período recesivo; cuatro años en los cuales el PBI creció 1%, mucho menos que la población; ambos habían perdido buena parte de sus reservas el último año (US$ 9.863 millones en 2001 contra US$ 7.694 millones en 2015) y en ambos bancos centrales, para diciembre, no quedaba casi nada: unos US$ 16.000 millones (2001) contra US$ 25.000 millones (2015); la misma cifra si se la ajusta a un índice financiero modesto del 4% anual.

Créase o no, el país de De la Rúa era mejor que el de Cristina en varios aspectos. La inflación no existía en 2001, pero era del 27% en 2015; el crédito hipotecario representaba el 6% del PBI contra el 1% de 2015; el déficit comercial aliancista (US$ 3.780 millones) era un cuarto del de la arquitecta egipcia que no quería importar ni un clavo (US$ 15.944 millones); la carga fiscal era mitad de la actual y los argentinos que dependían de ingresos estatales, tres veces menos. Notable coincidencia.

No era solamente la macroeconomía. En octubre de 2001, dos meses antes del estallido, la pobreza era del 38%; cifra no muy diferente del 29% de diciembre de 2015 si se considera que la soja de 2001 valía la mitad que en 2015 (US$ 160 contra US$ 323), con la consiguiente diferencia en la posibilidad de financiar planes sociales. En cuanto al empleo, trabajaba en 2001 el 42,2% de los argentinos contra el 44% de diciembre de 2015, a pesar de que los empleados públicos eran dos millones contra los cuatro millones de hoy. ¿Salud y educación? El indicador más confiable al respecto, el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, mostraba a la Argentina de 2001 en el 34º lugar en el mundo, contra el 40º lugar que ocupa en el último informe, de 2014.

Demostrar que si se prescinde del relato kirchnerista y de los saqueos del PJ el país de De la Rúa se parecía al de Cristina es inútil para calmar las penas de quienes la están pasando mal, pero imprescindible para entender el principal logro de Cambiemos: evitar un colapso como el de entonces saliendo del default peronista-rodriguezsaísta y el cepo cambiario peronista-kirchnerista que nos estaban llevando al mismo abismo que la Convertibilidad peronista-menemista. Y comparar la forma en que ambos países enfrentaron el año sucesivo, 2002 y 2016, sirve también para recordar quién es quién.

En 2002, cuando Duhalde salvó al peronismo con la excusa de salvar al país, el equipo que dirigía Remes Lenicov e integraban Pignanelli, De Mendiguren, Camaño y demás sensibles sociales, aplicó la más rancia de las recetas ortodoxas para reactivar una economía: recortar salvajemente los ingresos y redistribuir hacia arriba los recursos. Lo dice el Indec, no yo. La pobreza pasó del 38.3% de octubre de 2001 al 57,5% de octubre de 2002; un aumento del 50% anual que en países sin peronismo sólo se consigue con tsunamis, terremotos o guerra civil. Y no fue el diciembre de la Alianza. En su discurso de asunción, de enero, Duhalde denunció la existencia de "quince millones de argentinos por debajo de la línea de pobreza"; lo que corresponde al 39,68% de la población.

Ese 57,5% de pobreza de 2002 es aún, por lejos, el récord de pobreza registrado en nuestro país. Pero el equipo que hizo el trabajo sucio para que después se luciera Lavagna también posee el récord histórico de desocupación: 21,5%, contra el 18,3% de la Alianza; a pesar de haber aplicado la misma estrategia de prohibición de despidos por ley que plantearon en 2016, y que Macri vetó.

¿Cómo logró sus ignominiosos récords el equipo económico de los sensibles sociales? Devaluando 75% en un día, llevando la inflación al 40% en un año de salarios congelados, apropiándose de los depósitos con el corralón y dándole pesos al que había depositado dólares, y dólares a los bancos. Con tanta sensibilidad social, las ganancias de las 500 mayores empresas privadas del país se cuadruplicaron en un año, gracias al Partido del Primer Trabajador.

Comparemos aquel 2002 con lo que hizo en 2016 el equipo económico de Cambiemos, que aplica el modelo económico de la Dictadura, según Lavagna. Para ello, es necesario comprender la dinámica de la economía de Cristina, cuya preocupación exclusiva era conservar el poder. Por eso los años electorales -impares- registraron crecimientos inflados por el atraso cambiario y la emisión monetaria cuya cuenta se pagaba con recesión e inflación los años sucesivos. Así, al +6,1% del PBI de 2011 siguió el -1,1% de 2012, y el +2,3% de 2013 se pagó con el -2,6% de 2014. Si la Cepal y el FMI tienen razón, al +2,4% de 2015 corresponderá un -1,5% en 2016. Es decir: un retroceso mucho menor que el de 2014, cuando la mayor parte de los ultracríticos de hoy guardaba respetuoso silencio.

Todos los valores económicos de 2016 son similares a los de 2014. La inflación fue entonces del 38,7% contra el 40% estimado de hoy; el porcentaje de argentinos con empleo era del 41,3%, contra el 42,1% de hoy; y se perdieron 395.000 puestos de trabajo en 2014 según el Ministerio de Trabajo (250.000 según la EPH del Indec) contra los 120.000 de 2016. Hasta el famoso estancamiento del consumo (récord de -9.6% en julio) fue mayor en el 2014 de Kicillof (-9,8% en junio), aunque con una curva de recuperación anterior. Que el país se reactive y el segundo semestre llegue de una vez es, en efecto, el principal desafío del Gobierno de cara a un 2017 que le permita ampliar su base parlamentaria y su capacidad de eliminar del horizonte la crisis que logró evitar.

Ayudan poco las propuestas de quienes desde un kirchnerismo vergonzante establecieron un sistema fiscal inicuo basado en el IVA y los impuestos a la producción y el trabajo, lo aplicaron durante doce años, bloquearon los cuatro intentos que hizo la oposición para modificarlo y se fotografiaron el jueves firmando el proyecto delirante de Kicillof, que disminuye los impuestos al juego mientras tasa por "especuladores" a plazos fijos que pagan menos que la inflación; un proyecto cuyo único objeto es poner a Macri ante la opción del veto o el descalabro fiscal. Peronismo republicano y renovador.

Basta ver la foto del jueves para recordar lo que fue este país durante doce años y saber quién es quién. No hay renovación sino reciclado cuando los mismos de siempre proponen las ideas de siempre con la irresponsabilidad de siempre. No hay renovación sino reciclado si posan de sensibles sociales los que aplicaron el ajuste más feroz de la Historia nacional. No hay Frente Renovador sino Frente Reciclador si se apuesta a la ganancia y a la ventajita, y si los jefes de gabinete, ministros y candidatos testimoniales K que no vieron nada cuando el kirchnerismo saqueaba el país se reintegran al Club del Helicóptero del que salieron sin, siquiera, haber pedido perdón. (LN)



5 comentarios:

  1. excelente!! Dan tantas ganas de patearles el trasero, se rasgan las vestiduras dando catedra de democratas, republicanos y solidarios, cuando por años dejarn en la ignominia al trabajador. Vote cambiemos y esperaba una sola cosa. Que los q robaron queden pobres y presos, el resto se ira acomodando.

    ResponderEliminar
  2. Que placer leer tanta verdad, tan bien expresada y con datos comprobables. Cuanta gente valiosa que tenemos y los medios le dan horas y horas a personajes nefastos y mentirosos. Gracias Julia!

    ResponderEliminar
  3. Brillante. Lo aplaudo de pie. Más claro, imposible, pero los KKs seguirán queriendo tapar el sol con un dedo

    ResponderEliminar
  4. Lastima que el Pueblo esta repleto de ignorantes y/o vagos que no quieren entender razones.

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba