sábado, 6 de agosto de 2016

¡Excelente editorial de Fernando Iglesias!: "Tinelli, la cara oculta de la batalla cultural"

El poderoso creador del ciclo que encarna algunos de los peores rasgos de la argentinidad mueve a gusto su influencia en la escena política como si no supiera que sus jugadas debilitan a la democracia

Comenzó con su programa en 1989 y se hizo famoso durante los años 90, pero alcanzó su apogeo durante la década ganada. Cambiaron el nombre y las apariencias, pero, en lo esencial, su programa sigue siendo el mismo, como siguen siendo los mismos su público, sus fanáticos y sus detractores. Son nada menos que seis afirmaciones implícitas, ninguna de ellas banal, que pueden aplicarse tanto a Marcelo Tinelli como al Partido Justicialista, última edición. Mientras se duplicaba el presupuesto en educación, se creaban centros historiográficos revisionistas, se invertían millonadas en cultura y tecnología y se creaban institutos para la promoción y el disfrute del pensamiento nacional, por debajo proliferaba el lado oscuro de la fuerza. El único que quedó en pie. El que terminó sintetizándolo todo: Marcelo Tinelli (Bolívar, 1960), la cara oculta de la batalla cultural.

Se me acusará, apuesto, de elitista. Se me adjudicará desprecio por lo popular. Quienes así lo hagan sepan que definen como populares al hábito de reírse de los japoneses porque no entienden el castellano; de los transeúntes porque son incapaces de alzar una valija fijada al pavimento con bulones; del pobre tipo al que le destrozaron el auto para hacerle una jodita en Videomatch. Total, la producción paga. Así aprendimos a razonar con Tinelli.

Foto: Huadi

Para no hablar de los chistes machistas y homofóbicos, no de la pose socarrona y la xenofobia, ni del soft-bullying con 30 puntos de rating. O de la disputa de peluquería y la pelea de conventillo disfrazadas de autenticidad. Un programa para quienes se sienten fracasados y necesitan que un poderoso se burle de alguien débil para sentirse un poco menos mal. Eso es Showmatch. Si no hubiera llegado a la presidencia, Cristina Kirchner habría sido extraordinaria como jurado o bailando por un sueño con el hijo no reconocido de Martín Karadagian. Así, mientras los muchachos barroquistas de Carta Abierta esperaban el surgimiento del Hombre Nuevo, Tinelli reinaba. Imponiendo el estilo del debate argentino, creando el formato que adoptarían futuros programas políticos, estableciendo plusvalías y minusvalías decisivas en la balanza electoral.

Temido por todos, deseado como aliado por casi todos, charlatán, habilidoso, canchero, Marcelo Tinelli se transformó en el álter ego clase media de Diego Maradona. Entre ambos lograron lo imposible, la expresión más genuina de la argentinidad. Un país de arquitectas egipcias y wachiturros. Una patria de indignaciones fáciles y de impunidad. Silenzio stampa sobre los abusos del poder y la corrupción galopante, lágrimas de cocodrilo para las tragedias populares, cargadas a Brasil por el siete a cero, colchones y frazadas para los inundados. Fascismo, afano y solidaridad. Abrazo en primera plana televisiva a la recién estrenada viudez de Cristina. Un chanta nacional y popular.

Podrían ser suyos los tres apotegmas que emanó Néstor al comienzo del proyecto. Las cosas que nos pasaron a los argentinos. Vengo a proponerles un sueño. Y, sobre todo, el "Sean transgresores". Sean transgresores porque la ley es para otros y es mejor reemplazarla por códigos mafiosos. Sean transgresores porque ser triunfador consiste en exhibir mal gusto, riqueza y cinismo; si es posible, por cadena nacional. Sean transgresores, pero controlen ante quién transgreden. No vaya a ser que le bajen los pantalones al presidente incorrecto. No vaya a ser que no se entienda que lo hacíamos de jodones, nomás.

Corría diciembre de 2000 y las muchas bombas que había sembrado el peronismo menemista no habían explotado. Preocupados, confusos, agobiados, los argentinos entrábamos al tercer año de recesión con la esperanza de que hubiera un futuro después de una década de menemismo y convertibilidad. No todos lo saben, pero De la Rúa estaba enfermo. Entonces, entre innumerables errores, uno más: para contrastar una imagen declinante, decidió asistir a Videomatch. No habían transcurrido veinte segundos de su aparición en cámara cuando un desconocido entró, lo tomó de la solapa y gritó que en La Tablada se estaban muriendo de hambre. Si eso no fue una operación, yo no sé qué es una operación. Si el programa más visto de la TV argentina no es capaz de controlar quién entra en cámara, por favor, díganmelo, que me mudo a Uruguay.

El resto lo conocemos todos. Ya es leyenda. El nerviosismo creciente de un atribulado De la Rúa, el error con el nombre de la mujer de Tinelli, la salida del estudio por el lado equivocado. El final. Dicen que a De la Rúa lo voltearon sus errores, en especial su negativa a jugarse el todo por el todo y salir de la convertibilidad. Es cierto. Pero la crisis económica y la pobreza no siempre tumban gobiernos. Cristina resistió cuatro años de recesión y cepo cambiario, la versión nac&pop de la convertibilidad. Duhalde no cayó aunque fue durante su gobierno -y no con la Alianza- cuando se alcanzaron los récords históricos de pobreza (57,5%) y desocupación (21,5%). Vaya a saber por qué, sin que los compañeros le hicieran siquiera un miserable paro general.

Quiero decir que las crisis económicas y la pobreza son condiciones necesarias para que caiga un gobierno, pero no condiciones suficientes. La otra condición necesaria para que caiga un presidente es la existencia de un manual de procedimientos y un sujeto conspirador. Un manual peronista de desestabilización de gobiernos, como lo llamó Cristina en 2012. Alguien que maneje a la bonaerense y declare zonas liberadas en el conurbano. Alguien que aliente a la gente a saquear supermercados y tomar la Casa Rosada como única solución. Algún partido que se considere encarnación de la unidad patria, pero que en el momento en que el presidente de un país en llamas convoca a un gobierno de coalición nacional prefiera ir por todo. Ésos son los que tumbaron a De la Rúa y con ellos colaboró la escena montada en Videomatch.

Así lo dijo, con toda corrección, Fernando de la Rúa: "Tinelli tuvo que ver con mi caída". Tuvo que ver. Es decir: no lo hizo solo, pero colaboró. Me vendrán con que la gente no es zonza y los medios no cuentan. Una banalidad que enuncian muchos periodistas profesionales a quienes, si los medios no contaran, nadie les pagaría el sueldo. Si lo hacen, si invierten fortunas en la televisión, es porque poner un consejo publicitario en boca de Tinelli incrementa masivamente las ventas ¿Cómo no va a influir lo que diga del presidente enfermo de un país en bancarrota, en plena dificultad?

También en esto el querido Marcelo de la gente encarnó lo peor de nuestra sociedad. La que se resistía a cualquier intento racional de enderezar la economía y pocos meses antes del colapso seguía exigiendo que continuara la convertibilidad. La que salió a cacerolear en diciembre de 2001 para evitar todo ajuste y en el 2002 de Duhalde obtuvo una devaluación del 75% en un día, una inflación del 40% con salarios congelados y que le quitaran sus dólares y se los dieran a los bancos. Después, Duhalde puso a Néstor de presidente, Néstor puso a Cristina, y tuvimos la década ganada que supimos conseguir. Dignos televidentes de Tinelli, la cara oculta de la batalla cultural.

A propósito. Ya había asumido Kirchner y Freddy Villarreal, por encargo de Tinelli, hacía de las suyas en la Casa Rosada. Le abrió la puerta el propio Néstor, mientras miraban la escena el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y la ministra de Economía, Felisa Miceli. "Ahí está el lugar en el que te pasabas todo el día ", le dijo Néstor al imitador. Después señaló una mesa como "la mesa de los sobornos" y bromeó con las pastillas que tomaba De la Rúa. A Cristina nunca le pasó.

Fernando Iglesias para La Nación
Ex diputado nacional y miembro fundador de Democracia Global

24 comentarios:

  1. Por algo ya lo estan dejando de ver, su programa viene en picada... FREDY VILLAREAL ES TRISTE EN SUS IMITACIONES. Hay imitadores chispiantes como Martin Bossi, por ejemplo, que tiene una impronta divertida. FREDY VILLAREAL ES OPACO Y ABURRIDO. SUS PERSONAJES LOS SACA DESDE LA MELANCOLIA Y NOS DUERME!!!
    Eva

    ResponderEliminar
  2. Fernando Iglesias "el gorila cool" como lo tildó Brankatelli es un muy buen analista de la realidad argentina, suele ir a intratables pero lástima que no lo dejan hablar porque son excelentes sus comentarios..

    17:52- tampoco Martin Bossi es un prodigio imitando al lado de Villareal, los dos están mas o menos al mismo nivel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no dije prodigio, dije impronta divertida. Soy incapaz de juzgar por mejor o peor en nada. Solo digo que Fredy Villareal hace tristes y desganados a sus personajes. UNA IMITACION DEBE CAUSAR ALEGRIA. no una risa satiricona.
      Eva

      Eliminar
  3. Tinelli es mercenario de todos los gobiernos
    Lo unico que le interesa es la guita y el poder
    Ha degradado la cultura y la mujer
    Para mi encarna el prototipo de argentino que no me gusta y me desagrada profundamente: cancherito, sobrador, burlon del más débil, en el fondo quien se cree superior al resto esconde un complejo de inferioridad. Se puede hacer otro tipo de programa de más calidad sin caer siempre en el golpe bajo, el doble sentido, la hipocresia.
    Concuerdo con Iglesias en que encarna lo peor de la sociedad y de alguna manera su forma de ser transgresora la utiliza sólo para hacer rating, no se olvide que funciona como "espejo" de aquello que como seres humanos sabemos que está mal, pero muchos reprimimos.
    Tinelli, simplemente, lo actúa y lo desarrolla. Y el espectador y lo vive como propio.
    Lo lamentable es que muchos que lo ven y no tienen criterio propio, lo reproducen en la vida cotidiana, y asi estamos: no respetando ninguna regla ni ley.
    Lo que vale para este tipo de programas, también se refleja para quienes nos supieron gobernar. El no respeto de las instituciones republicanas ni las leyes. Sin ir más lejos... el ejemplo más lamentable y cercano: Hebe Pastor... que se siente "por encima de la ley" y siendo citada a indagatoria para declarar, no va, se escapa y hace lo que se le canta, amparada por una caterva de legisladores que también han corrompido la ley
    Y asi estamos
    Y asi seguimos
    Hasta que no se dé un punto final a todo esto, asi seguira...

    ResponderEliminar
  4. 18:27- son dos estilos diferentes de caracterización, a mi me gusta más Fredy que Bossi, y eso no quiere decir que el Bossi sea malo.. pero creo que en nivel o capacidad de imitación están los dos más o menos igual.

    ResponderEliminar
  5. Excelente Fernando Iglesias, lástima que no sea diputado, sería un gran espectáculo verlo en estos momentos en el Congreso, el taparía la boca a muchos K, con verdades, lo sigo en cada programa que se presenta, lástima que algunos no lo dejan hablar.

    ResponderEliminar
  6. 18:20, en todo de acuerdo con vos y con Fernando ! Me ahorraste de escribir...
    Abuela Flaqui.

    ResponderEliminar
  7. 18:20, en todo de acuerdo con vos y con Fernando ! Me ahorraste de escribir...
    Abuela Flaqui.

    ResponderEliminar
  8. 18:20, en todo de acuerdo con vos y con Fernando ! Me ahorraste de escribir...

    Abuela Flaqui.

    ResponderEliminar
  9. Solo se olvidó mencionar como se ríe de todos nosotros llevando a la "abogada" de un altísimo funcionario del gobierno anterior, que fué atrapado con bolsos llenos de dólares.

    ResponderEliminar
  10. EXCELENTE FERNANDO IGLESIAS, EXCELENTE!

    Y toda la mise en scene que hace?con sus hijos, ex mujeres, etc.etc.y todo es una hipocrecía, los hijos de ella no lo quieren, un dia escuchando por Radio Mitre a Palito Ortega, contaba que el nieto, quiere vivir con ellos y que los demás amaban estar en la casa de él.Y entonces?
    No debe ser tan bueno, porque los hijos ni estudian,nada de nada, y entonces? y son tan peloudos que viven con el padre, bien,,,,bien no están.

    18,27, comparar a Bossi, con el otro estúpido es no saber nada de nada.
    Bossi, desde hace 4 años, se puso su obra al hombro y sus espectáculos son éxitos, al lugar que vaya, es un tipo agradable, hizo cine, etc.et.
    y el otro es uno más del montón, un tipo desagradable, jamás lo vi con su Compañía en ningún lado.

    ResponderEliminar
  11. Perdón , pero si las pelotudeces que dice Tinelli pueden poner en riesgo la Democracia es que francamente no tenemos una democracia real, tenemos un cocoliche aturdido.-La democracia se fortalece en las diferencias de criterio.Si estamos en riesgo no es por culpa de Tinelli,es por nuestra complacencia al escucharlo y nuestra indiferencia al soportarlo. Cuando no hay público el circo baja la carpa y se va del pueblo. Si Tinelli sigue liderando el rating es porque lo vemos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin alguien que leyó!!!!! Coincido, gracecool. Afirmar que MT pone en riesgo la democracia es casi un sopapo en la cara de todos nosotros que día a día luchamos para salir adelante.
      Es la gente que le da rating o le baja el pulgar. Los chupamedias que van a verlo como si fuera indispensable. Por eso sigo creyendo que Macri se equivocó fiero al recibirlo, dándole más entidad de la que actualmente tiene.
      Hay que hacerse cargo de los monstruos que se han creado. (Digo así porque nunca miré su programa)
      Saludo

      Eliminar
    2. Adhiero a Gracecool y a Gaby !!!! Fernando Iglesias? Mortal!!
      Saludos
      RaquelNV

      Eliminar
  12. Tampoco la pavada ,viste.

    ResponderEliminar
  13. Lo esencial, aunque hayas escrito verdades es que sos antiperonista, si pudieras haber separado eso... te recomiendo leer Memorias del incendio de E.Duhalde, y te vas a enterar de algunas cositas de como estaba elpais cuando se fue Delaruina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 10:40 si supieras leer no serías tan básico de mandar a nadie a leer a Duhalde. Si tuvieras mas de 15 años sabrías quienes le incendiaron el país a De la Rua y como estuvo destruido el país con gobiernos peronistas.

      Eliminar
  14. Pregunta: estan hablando del mismo Tinelli al que el gobierno de la ciudad le dio un premio como representante de la cultura, y que fue entregado por macri?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mismo, el mismisimo que se sentía muy comodo con tu amo Cris y Nestor cuando iban a regalarle canchas a Bolivar con plata del Estado.

      Eliminar
  15. Me gusta Fernando Iglesias. Coherente siempre en lo que piensa, y muyyy bueno en la forma de expresarse.

    ResponderEliminar
  16. Si desgraciadamente hablamos del mismo. Son manifestaciones de una cultura decadente,agresiva,denigrante y destructiva de la dignidad del hombre.Por supuesto que no la comparto, como muchos otros , pero está allí,y muchísima gente la consume y la disfruta. Hay mucha ignorancia en el país. Llevamos 50 años de destrucción sistemática y paulatina de nuestra cultura.Hemos sido vapuleados por proyectos disparatados que cualquier imbécil, amigo del gobierno de turno,presentaba en el Ministerio de Educación y era aprobado por una comisión de Pedagogos Innovadores, sin ninguna experiencia en el campo educativo, que jamás estuvieron en contacto con la realidad de un niño y mucho menos con sus necesidades de aprendizaje. Un delirio que no vamos a poder revertir en mucho tiempo.Basta con ver cualquier programa donde se realicen preguntas de cultura general (encima con opciones y gráficos)para darnos cuenta del bajísimo nivel de conocimientos primarios que existe.Nada es casual,todo está orquestado para "nivelar para abajo" y que no sepamos ni siquiera nuestros derechos y por lo tanto no los podamos exigir.-

    ResponderEliminar
  17. gracecool 14.20 Tu comentario es excelente y esclarecedor, "lo de nivelar para abajo" es cierto.

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba