sábado, 16 de marzo de 2019

¿Se entiende el porqué de la "reunión" en América?... Sobres y operaciones nuevas

La "censura amarilla" sobre los números telefónicos es de mi autoría. Wampas los puso al aire con total impunidad...


10 comentarios:

  1. El vínculo entre Raúl Martins (proxeneta y ex agente de la Side) y Gustavo Vera es lo importante. Estaban armando un Spartacus en Tigre y justo se les murió o la liquidaron a Natacha.La cantidad de camaras en el interior los delata. Seguramente la querían utilizar de pajarito llamador de famosos y otras yerbas.Trasladan los pteríos hacia tierras del inefable motonauta y su adlater >Massita.-
    El enviado.-

    ResponderEliminar
  2. Ojalà lo manden a juicio a ese chanta por mostrar nùmeros de celular privados.

    ResponderEliminar
  3. Rial ahora sabe también de q trabaja su yerno. Cartón lleno. Ahora se puede ir a dormir tranquilo. Jaaaaaa!!!!Mucha información para un sólo día.

    ResponderEliminar
  4. si pero es verdad o no que fue algo organizado x nachito y ese chanta de miragaya?
    no hay que desviarse de la investigacion x pedofilia

    ResponderEliminar
  5. No habrá alguien con los GUEVOS bien puestos que reaccione frente a éste miserable?

    ResponderEliminar
  6. Y tiene el tupé de llamar "opereta" a una denuncia tan grave como la de pedofilia y trata de jóvenes? No entiendo como goza de tal impunidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Natasha no fue una denuncia en la justicia ella fue a ensuciar a los enemigos de sus amigos , cuando la citaron de la justicia no dijo nada , cuando le preguntaron quien era "cp" dijo Carlos perez le pidieron identificarlo y no lo hizo
      ,natacha fue quien en sucio la causa
      Y no defindo a rial antes que empiezen a acusarme

      Eliminar
    2. No lo sabía, pero era verosímil lo que relataba, tampoco salieron a desmentirla con la firmeza q lo haría alguien afectado con semejante aberración, cabe la duda de si no fue amenazada...así lo decía y hoy ya no está

      Eliminar

Ir abajo Ir arriba