domingo, 20 de enero de 2019

"¿Y quién se acuerda de De la Rúa?"

Por Ricardo Roa

Media noticia de la política: la candidatura de Roberto Lavagna y Luis D'Elía con su pelopincho. Al ex Presidente, grave, no lo visita nadie.
El expresidente Fernando De la Rúa durante un evento en 2016. Foto EFE.

La noticia política de la semana es una media noticia como corresponde a las vacaciones: la media postulación presidencial de Lavagna. Fue media noticia también porque compitió con un dólar que por primera vez en mucho tiempo tiene un mes tranquilo.

Menos que una media noticia, un completo grotesco, fueron las pelopincho que D’ Elía, Boudou y Zaffaroni llevaron al Obelisco para pedir la libertad de Milagro Sala, obviamente ausente por causas de fuerza mayor. Ni Durán Barba lo hubiese planeado mejor.

Por debajo de estas cosas hay otras cosas que lastiman: el ex presidente De la Rúa sigue grave y la política apenas se interesa por él y cuando se interesa se interesa por teléfono. Ni siquiera Macri, como presidente, se asoma por el sanatorio. Eso habla de nuestra política y de nuestros políticos.

El tiempo permite mejores síntesis de las situaciones complejas y a De la Rúa la primera asociación que lo atraviesa es la trágica crisis del 2001. Quedó preso de la convertibilidad de Menem y no supo o no quiso o no tuvo suficiente solidaridad ajena para ponerle fin. Es la cuestión fundamental que nada ingenuamente se fue convirtiendo en solamente personal.

De la Rúa reclutó cinco economistas en su gabinete. Tuvo el mejor equipo y la peor gestión. Terminó llamando a su viejo amigo Cavallo, pensando que el padre de la convertibilidad era el único capaz de salir de la convertibilidad sin salir del todo de la convertibilidad. El Mesías fracasó y el peronismo, que justo con Cavallo había apresurado la ida antes de tiempo de Alfonsín, consiguió repetir con De la Rúa. Tampoco tenía claro cómo: hubo cinco presidentes en una semana.

En ese juego de poder y de crisis ayudó en contra la personalidad de De la Rúa. Desconfiado, cuidadoso de las formas y los detalles y con poco carisma. Tuvo astucia para construir una imagen que lo llevó a la presidencia como candidato de una coalición de centroizquierda siendo él conservador. Pero no tuvo astucia para ejercerla. Ya presidente electo y en una reunión con los que serían sus ministros, protagonizó un episodio que lo define de cuerpo entero. La discusión estaba trabada. De la Rúa se levantó, salió y al volver dijo: “mantengamos la indefinición hasta que sea insostenible”. Parece un chiste. No fue un chiste. Eso era él: la indefinición.

Fue el último político clásico. No había llegado al radicalismo: nació en el radicalismo. Y produjo una especie de milagro: como candidato a senador porteño derrotó al nacionalista Marcelo Sánchez Sorondo, el candidato de Perón. De la Rúa era un desconocido a quien la tribu de radicales porteños puso a la cabeza de la lista por su prestigio como abogado y profesor universitario.

También fue un presidente ajeno a la corrupción, lo que no es poco. La mancha de la Banelco es una mancha, aunque comparada con las manchas del kirchnerismo incontables como las estrellas, es una pequeña mancha. De la Rúa merece mejor trato. Al final del camino, los gestos humanos son los que más nos definen. (Clarín)


6 comentarios:

  1. Q desagradable q es la política. No la entiendo y tampoco m importa hacerlo. Pero siempre esta ahi para joder

    ResponderEliminar
  2. Una tristeza en que se convirtió Argentina. Desinterés, desamor, egoísmo, falta de respeto al prójimo. Frío todo muy frío.

    ResponderEliminar
  3. La historia se encargara de juzgar a los que lo voltearon..fue un golpe de estado civil...todos se confabularon para bajarlo..

    ResponderEliminar
  4. y si fue un hijo de puta, y no me digan que no robo como los k, o se olvidan de las coimas del ocngreso ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no existio,fue opereta total, solo hay que leer articulos viejos sobre la otra version. Pontacuarto, el supuesto denunciante era un bocon sin pruebas y un agente. Esa denuncia fue inventada para que Chacho Alvarez finja indignarse (jamas creer a los peronchos que parecen buenos) y renuncie. Eso fue el puntapie a una crisis institucional planificada. A esto se sumo Lilita con sus denuncias sin fundamentos (quizas fue usada) contra Cavallo acusandolo de tener cuentas en.fondos de inversion con personajes americanos que jugaban contra Argentina en los mercados. Todo sucedio sincronicamente, hasta Lanata creyo esas mentiras, y el radicalismo progre dejo de apoyar a DeLa Rua. Yel sindicalismo, bue.El riesgo pais explotaba y hubo corridas bancarias.
      Lilita tuvo que retractarse mucho tiempo despues, Cavallo le hizo juicio y gano. Antes de eso, siendo Lopez Murphy ministro le impidieron un ajuste necesario que nos habria evitado la debacle que tuvimos.
      Esos tiempos fueron puras conspiraciones y mentiras.
      De la Rua jamas se enriquecio, al contrario, incluso fue comentado que le quedo 1 millon u$s en.corralito. (propios, pues era un hombre de buena posicion)
      Hasta diria que Cavallo tampoco se enriquecio, y eso que no lo aprecio.
      La mivida a de la Rua fue imperdonable. Moreau y toda la rumfla progre me diron asco.
      Conozco datos de primera mano por una senadora radical y un dipuado cercanos a mi familia.
      Asco me dio mi partido, que asi le fue.
      De la Rua fue de los poquisimos abogados defensores de presos politicos durante la dictadura y en tiempos de Isabel, y los progres de hoy hdrrmp lo tildaban de garca y tibio, cuando ellos se borraron como ratas esos tiempos, empezando por CFK o Zaffaroni.
      De la Rua no necesita que lo visite nadie del Honorable Aguantadero de la Nacion, ni colegas de la InJusticia ni ex correligionarios indignos. Lo honra ser despreciado por esos y por el periodismo basura.
      Dios lo visitara y lo tendra con El cuando llegue el momento, y los que no traicip amos los ideales del partido honraremos su memoria.
      Aguante La Ventana

      Eliminar
  5. La tía Nelly también lo jodió.

    ResponderEliminar

Ir abajo Ir arriba