miércoles, 14 de noviembre de 2018

Las reuniones secretas de Porota para armar el 2019


Cristina Fernández de Kirchner está activa. Quienes la visitan instalada en su búnker del Instituto Patria la ven funcionando casi en el ritmo de sus tiempos presidenciales.

En la planta baja se lo ve a Oscar Parrilli -el ex jefe de los espías en la era K- y en el segundo piso, tiene su oficina Máximo Kirchner, por allí suelen deambular tanto Carlos Zannini como Tristán Bauer y Teresa Parodi, ex funcionarios de confianza de CFK que siguen al lado de su jefa política.

Pero en el segundo piso, donde tiene su despacho la actual senadora nacional, aparecieron caras nuevas para los habitués del Patria que solían tener su lugar en tiempos de la década ganada.

En las últimas semanas se lo vio seguido al senador nacional formoseño José Miguel Mayans, quien lanza sus dardos contra Miguel Ángel Pichetto: “Es un operador de Frigerio, no es el jefe de nuestro bloque”, dispara el hombre fiel a Gildo Insfrán delante de la ex mandataria, quien conversa con Mayans para sumar fugas desde el bloque federal hacia su tropa de Unidad Ciudadana.

Pero las visitas más celebradas entre los habitués del búnker K de la zona de Congreso es la de quienes integran el PJ Nacional, ya colonizado por el kirchnerismo, y con flamantes miembros en su mesa de acción política.

José Luis Gioja preside el partido y estuvo en línea con la senadora en la llegada de nuevas caras a la mesa política del Partido: los sindicalistas Hugo Moyano, Ricardo Pignanelli y Héctor Daer. Precisamente con este último, el hombre de Sanidad y uno de los jefes de la CGT, se vio la mano de Carlos West Ocampo, líder histórico de la FATSA y uno de los jefes de “Los Gordos”, los inoxidables caciques de los grandes gremios argentinos.

“Carlín” dio el visto bueno para que Héctor Daer se siente en la mesa política, tras el OK de Cristina y la mano operadora de Eduardo De Pedro.

Precisamente “Wado” es quien mejor calibra para los K el vínculo con el peronismo. También de esas gestiones surgió otra visita estelar a las oficinas de CFK: el mes pasado estuvo allí Facundo Moyano, a horas de que el joven diputado y ex jefe de los sindicalistas de peajes armara bloque propio con Felipe Solá y de que ambos peronistas se fueran del Frente Renovador de Sergio Massa.

La reunión Cristina-Facundo Moyano fue vivida con alegría en las tropas K más allá de que el joven Moyano no ha arreglado aún sus viejas cuitas con La Cámpora y, más precisamente, con Máximo Kirchner.

En esa línea, también los K están fascinados con la suma de Felipe Solá al campamento propio. Un sondeo hecho por encuestadores cercanos a los Kirchner da que el ex gobernador bonaerense tiene un 80% de aprobación entre los seguidores de Cristina, lo que no es un mal número para ir en la fórmula presidencial (¿vice de CFK?) o para encabezar, otra vez, la boleta por la Gobernación de la Provincia.

También la ex Presidenta mantuvo una cita con el actual gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, junto a su antecesor Sergio “Pato” Urribarri para hablar del lanzamiento de Unidad Ciudadana en la provincia de Entre Ríos, sin hacerle ruido al actual mandatario, quien coquetea con el armado de Pichetto-Urtubey-Schiaretti y Massa. Precisamente esta semana, Bordet recibe a Sergio Massa, quien fue hasta Paraná junto a sus allegados Diego Bossio y Raúl “Cabezón” Pérez.

Sobre eso, Cristina dio una orden clara en varias de sus últimas reuniones con los propios: “No hay que atacarlo a Sergio”, mandó.

La senadora no quiere romper puentes, hoy por hoy, con nadie que se diga peronista y el de Tigre no es la excepción. Por eso, pidió a su hijo Máximo y a Wado De Pedro que sigan cultivando la relación con el inquieto jefe del Frente Renovador donde “Cabezón” Pérez también tiene su rol.

En el Instituto Patria esperan lograr la ansiada foto entre CFK y Sergio Tomás para febrero o marzo, a poco de que se inicie el proceso electoral de inscripción de alianzas electorales.

De todos modos, en el círculo chico de la ex jefa de Estado creen que Massa hoy no tiene chance más que de abonar su línea alternativa junto a Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto. Y que en ese armado onda “avenida del medio” colaría la opción de que Miguel Ángel Pichetto sea candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, ya que no tendría chance alguna de renovar su senaduría en Río Negro y que el hoy senador nació, hace 68 años, en el distrito bonaerense de Banfield.

De todos modos, la visita estelar para CFK sigue siendo la de Juan Grabois. Una persona que la vio la última semana a la ex mandataria, tras su regreso de El Calafate, se sorprendió a la salida de la cita: “Está fascinada con Juan, me lo nombró 7 veces durante la hora en que nos reunimos”. (Clarín)

De paso, está bueno recordar que... ¡¡Porota perdió con Esteban Bullrich!!

3 comentarios:

  1. Cristina esta "ACTIVIA" porque su diarrea verbal es imparable.
    Ahí esta el chiste.

    ResponderEliminar
  2. “Está fascinada con Juan, me lo nombró 7 veces durante la hora en que nos reunimos”

    A esta altura me parece indudable

    #novuelvenmás

    ResponderEliminar

Ir abajo Ir arriba