jueves, 1 de febrero de 2018

Documentos exclusivos: a cinco años, la trama del misterioso viaje de Cristina Kirchner a las islas Seychelles

Por Diego Cabot

Lo que dijo el gobierno

La Presidenta regresó el 21 de enero a las 23.18 hora de Hanoi; voló durante siete horas y media y aterrizó en Mahe, Seychelles, a las 03.50 del 22 de enero. Luego, voló cinco horas y media a Upington (Sudáfrica). Fue una escala técnica para cargar combustible y cambiar la tripulación. Viajó doce horas hasta llegar a Buenos Aires.

La investigación periodística

Los registros de la contratación establecen que desde Vietnam a Buenos Aires el avión realizaría dos escalas. La primera en Colombo (Sri Lanka) y la segunda en Upington (Johannesburgo) - ambos en Sudáfrica. Se planificó el itinerario para que un jefe de Estado no tenga que esperar el descanso de los pilotos.
El avión utilizado

Lo que dijo el gobierno

La contratación se inició con un dictamen de la Casa Militar: “No se puede garantizar que el Tango 01 no sea objeto de posibles reclamos, medidas precautorias o de ejecución durante las escalas o las estadías”, dijo el organismo encargado del traslado presidencial.

La investigación periodística

Hubo un concurso de precios. Royal Air hizo la oferta más barata pero pretendía cobrar por adelantado. Además, tenía una puerta semi rígida en la división del dormitorio. Chapman - Freeborn ofreció un avión con puerta corrediza rígida aunque el precio era más caro, US$ 880.000.

La polémica

Lo que dijo el gobierno

La escala en Seychelles se debió a que la primera tripulación estaba disponible en Hanoi y la comitiva llegó tarde. Debido a ese retraso, no eran suficientes las horas disponibles para hacer el viaje directo a Sudáfrica. Entonces, se decidió la escala para que los pilotos duerman y luego completar el tramo restante de cinco horas.

La investigación periodística

En los documentos de contratación del viaje jamás se incluyó la escala en Seychelles pero sí en un decreto que se publicó el 13 de marzo de 2013 que estaba fechado el 10 de enero. Respecto del descanso de la tripulación, estos servicios están preparados para resolver los imprevistos sin generar una espera.

Último tramo

Luego de despegar de Seychelles, el avión descendió en Upington, Sudáfrica. Fue un vuelo corto, de cinco horas. Como se previó, se cargó combustible y subió una nueva tripulación, que esperaba en tierra. Ante la falta de una certificación de habilitación vuelos transoceánicos de largo alcance, la aeronave tuvo que mantenerse cerca del continente y cruzar el Atlántico en la zona donde los continentes están más cerca. Esta ruta demandó una demora de tres horas.

Disculpas de la empresa

Lo que dijo el gobierno

En una auditoría posterior, el gobierno recibió una carta de disculpas de la empresa, donde se daba cuenta de la falta de la certificación para el vuelo transoceánico. La compañía inglesa dice “entender la frustración de la señora Presidenta”.

La investigación periodística

Las disculpas llegan por las horas de más que voló el avión desde Upington a Buenos Aires, pero omiten cualquier explicación sobre la deficiencia en el servicio para evitar la escala en Seychelles, donde Cristina Kirchner esperó 13 horas y media mientras descansó la tripulación.
 1 de febrero de 2018  • 01:11
Pasaron cinco años y después de aquel viaje nada es igual. Las explicaciones oficiales y el detalle de la contratación al que accedió LA NACION jamás alcanzaron para cubrir todos los puntos oscuros que dejó la escala en Seychelles.
¿Por qué no se contrató el avión con la escala incluida si el decreto presidencial, fechado el 10 de enero, tres días antes de la partida, establecía la visita oficial a Seychelles por dos días? ¿Por qué el decreto se publicó el 13 de marzo de 2013, dos meses después del inicio del viaje? ¿Se hizo después ese documento? Y, en ese caso, ¿por qué si la entonces presidenta tenía previsto detenerse en ese archipiélago esgrimió la propia Casa Rosada la explicación del descanso de los pilotos? Sólo unos pocos que iban arriba de ese avión tienen esas respuestas.
Cinco fuentes consultadas coincidieron en que hubo una decisión de detenerse en ese lugar por alguna razón externa a la tripulación. De hecho, Cristina Kirchner varias veces voló con tripulaciones al límite sólo por el hecho de que ese tipo de raid merece toda la diligencia para estar a disposición de quien paga semejante servicio.


En dos viajes anteriores, la comitiva oficial se trasladó muchas más horas sin detenerse. Jorge Pérez Tamayo, expiloto presidencial en varias oportunidades, aportó dos datos. "Como piloto presidencial hicimos Buenos Aires-Moscú (en diciembre de 2008) en 15 horas y fue un viaje sin escalas. A la vuelta, por una cuestión de vientos, tuvimos que bajar en Río de Janeiro. Y cuando fuimos a Arabia Saudita, que aterrizamos en Doha (en enero de 2011), tuvimos 16 horas y 25 minutos de vuelo. Todo sin escala", dijo el excomandante de Aerolíneas Argentinas. Palabra de gremialista, hombre que en ese momento dedicaba parte de su tiempo a defender los derechos de los pilotos. Sin embargo, el pasajero presidencial merece la excepción. "No había ninguna razón desde lo técnico para detenerse ahí", dijo al recordar aquel periplo.
LA NACION, a través de un pedido de información pública, accedió a documentos que, hasta el momento, estaban guardados en oficinas cercanas a la Presidencia. De ellos surge que hubo una decisión de detener el avión en Seychelles, un aeropuerto alejado de todo, en medio del Océano Índico, sin ninguna estación aérea alternativa para aterrizar en caso de que saliera de servicio por alguna circunstancia. Nadie recomendaría ese punto de descenso, en un paraíso fiscal y mucho menos si el pasajero transportado es un Jefe de Estado.
La protagonista excluyente de las suspicacias que dejó el descanso en Seychelles, la ex presidenta Cristina Kirchner , ahora es investigada en varias causas, una de ellas por asociación ilícita y lavado de dinero en carácter de "jefa" junto a su hijo Máximo Kirchner. En tanto que Florencia Kirchner es considerada coautora de esos delitos. LA NACION intentó comunicarse con los Kirchner a través de la Fundación Patria pero no hubo respuestas.
Las explicaciones quedaron asentadas en los documentos a los que accedió LA NACION y en los comunicados que entonces firmó el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli. Demasiado escuetos como para no generar sospechas y suspicacias. (La Nación)

7 comentarios:

  1. A nadie se le ocurre investigar la misteriosa misión comercial a Angola?

    Fue un show trucho hiper realista para ocultar otra cosa

    Los delincuentes que amarrocan grandes cantidades de billetes y no saben como achicar su espacio físico, suele comprar diamantes, una valija de dinero la reducís a un puñadito de diamantes

    Y los llevas de acá para allá sin problemas y los vendes donde sea.

    Angola es el único lugar del planeta, donde si conoces a la hija del presidente que maneja el negocio de los diamantes, podes comprar la cantidad que queres totalmente en negro.

    Alguien con sano sentido común, me puede explicar a que fue la cheta de Cristina a un país con miseria por todos lados?

    Alguien se creyo la quermese que improviso Guillermo Moreno de exportar la salada o la vaca lechera o la cosechadora trucha para justificar el viaje?


    Justo cuando la yegua estaba pasando verguenza ajena en Angola, Boudou estaba en Suiza, pare recibir un premio o chequear una transferencia a Angola?
    que coincidencia, no?

    ResponderEliminar
  2. Todo esto lo investigó Lanata.
    MANGA DE ATORRANTES

    ResponderEliminar
  3. YO NO QUIERO QUE AHORA VAYA PRESA!!!!tenemos demasiadas cosas, pero si quiero, que la agoten con denuncias, de todo tipo, la desgasten, LE EMBARGUEN TODO!!!!!, le hagan la vida imposible para que explote! ella y su puta prole.
    Ya las parejas se mandaron a mudar, esos saben todo, que son una manga de delincuentes.

    ResponderEliminar
  4. 18:45

    Algo leí sobre el raro viaje a Angola, si lo encuentro se lo paso a Julia, algo relacionado con narcotráfico.

    Conozco 3 personas que fueron a Vietnán de vacaciones, hicieron ese recorrido de regreso pero sin tocar Seychelles.
    Este es un paraíso fiscal sin posibilidades de obtener información.

    ResponderEliminar
  5. Bajo en Seychelles para dejar lo robado o para controlar lo que ya tenía allí. Chorra y corrupta.

    ResponderEliminar
  6. Bien tarde se ponen a investigar algo q era a vista de todos sospechoso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué infamia! Tengo entendido que los Kirchner son fanáticos de la malacología, y es sabido que en Seychelles hay fantásticos ejemplares diseminados por sus playas. Porota añadió dos cypraeas a la colección de Florrancia.

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba