domingo, 17 de diciembre de 2017

La columna de Alejandro Borensztein: El gran pavo nacional

Los kirchneristas ahora pretenden enseñarle al país cómo se hacen las cosas.

Es un milagro que todavía el Presidente Macri no haya aparecido por cadena nacional para decirnos que tiene las bolas llenas de todos nosotros, que se va con Juliana y Antonia a vivir a Palm Beach y que nos podemos ir todos a la RPMQLoremilP.

El tipo tiene una imagen positiva altísima, lo votan, lo apoyan, lo aplauden, lo palmean, le gritan “vamos presidente, no afloje”, pero a la hora de los bifes nadie está dispuesto a ceder nada. Ni una moneda, ni un miserable gesto de desprendimiento, ni siquiera piensan en sus hijos o nietos.

El domingo pasado el presidente le dijo a Longobardi en la CNN que “si cumplimos este sendero de bajar el gasto público y el déficit fiscal, el país no va a estallar” lo cual significa dos cosas:

1. Si en esa frase cambiamos de lugar la palabra “no”, quiere decir que “si no seguimos este sendero, el país sí va a estallar”.

2. Tengo razón con lo de Palm Beach.

Aunque a este gobierno le cuesta explicar las cosas, la verdad debe ser dicha una y otra vez: los genios que nos gobernaron dejaron un país devastado y empobrecido, un Estado inviable, un sistema tributario inaguantable, un régimen laboral paralizante, un sistema jubilatorio insustentable y sobre todas las cosas una ciudadanía convencida de que tiene derecho a todo y obligación a nada. El mejor ejemplo es el fútbol: hemos transformado la transmisión televisiva de un simple partido en un derecho humano que el Estado debe garantizar, y gratis. Único país en el planeta.

Para colmo, en el Banco Central y en el inventario de la infraestructura del país, el kirchnerismo sólo dejó un vacío infinito como esa oscura inmensidad que sobrevendrá cuando se extinga la última molécula de energía originada en el Big Bang y ya no quede en el cosmos ningún rastro de materia. Ni siquiera Mirtha.

Es obvio que esto sólo se resuelve con un gran esfuerzo colectivo. Pero pareciera que nadie está dispuesto a hacerlo. Ni los empresarios, ni la clase alta, ni la clase media, ni los sindicatos, ni los políticos, ni los gobernadores, ni los intendentes, ni los legisladores, ni los jueces, ni nadie. La consigna es: apoyar, apoyamos todos pero la mía no me la toques; que la ponga otro.

¿Qué es lo que hay que poner? Obviamente mosca. La que juntamos no alcanza. El circuito es fácil de entender. Veamos.

Sólo la mitad de los que laburamos, lo hacemos en blanco. La otra mitad pertenece al famoso club de “¿necesitás factura?” Esta es una de las razones por la que la recaudación de impuestos no alcanza para cubrir los gastos del Estado. La otra razón es que con la torta de gastos que tiene el Estado, no hay impuesto que alcance.

La excusa de la economía en negro es la de siempre: “Si pago todos los impuestos el negocio no me da para vivir”. Ejemplo: un tipo tiene una rotisería y vende pollo, lechón, vitel toné, ensalada rusa, etc. Pasadas las fiestas de Navidad y Año Nuevo, lo único que quiere el pobre rotisero es tomarse un avión a Miami y tirarse panza arriba que es lo menos que se merece después de batir tanta mayonesa. Si el tipo pagara Ganancias, Ingresos Brutos, impuesto al cheque y tuviera a todo el personal en blanco, sólo le alcanzaría para irse una semanita en bondi a Claromecó. O sea, el negocio no le daría para vivir como él quiere.

Que el tipo pretenda con una simple rotiseria del orto vivir como si fuera el CEO de la Metro Goldwyn Mayer es un problema de idiosincrasia aspiracional que no viene al caso analizar ahora. El razonamiento del rotisero también aplica a grandes empresarios. Es sólo una cuestión de escala, en el fondo el asunto siempre es el mismo.

En la otra punta del problema están los gastos del Estado tales como salud, educación, seguridad, jubilaciones, obra pública, etc. a los que también hay que sumarle otros gastitos como ñoquis, asesores, sobreprecios, miles de subsecretarías y otras menudeces.

Todo eso se banca con los impuestos que paga, o debería pagar, el rotisero. Es fácil comprender, amigo lector, que con un lechón y dos pavitas no hay manera de financiarlo. Y mucho menos si el tipo las vende en negro.

Por otro lado, el kirchnerismo fue tan generoso que recibió de Duhalde y Lavagna un superávit de 4 puntos del PBI, despilfarró todo y entregó un déficit que a esta altura ya trepó a 600.000 millones de mangos!!!

Para cubrir ese “gap” (es el término que los economistas usan para evitar decir “quilombo”), los kirchneristas la resolvían fácil: “Riiiing, riiiiing…. “(atienden). “Ciccone Calcográfica buenas tardes, soy Amado ¿en qué puedo ayudarlo?” Y del otro lado de la línea aparecía el Kicillof o el Moreno de turno pidiendo toneladas de pesos para garpar el zafarrancho, generando inflación con la emisión de billetes y así seguir hasta tirarle el lío al gobierno siguiente. O sea a éste.

Hoy en día, cuando el ministro de Hacienda Dujovne llega a su oficina a la mañana, se encuentra con una cola de ministros que lo esperan para pedirle plata. Es muy importante llegar temprano porque los primero 15 cobran y los 5 restantes se vuelven a sus despachos con las manos vacías. Eso se llama déficit fiscal.

Ahí mismo, Dujovne lo llama a Caputo y le dice: “Salí al mundo y pasá la gorra”.

Caputo trae 35.000 palos verdes por año que se los da a Sturzenegger para cambiarlos por pesos, llevárselos a Dujovne y de ese modo el tipo puede cubrir el famoso “gap”.

Así, Sturzenegger va juntando cada vez más dólares en el Central (hoy tenemos el récord histórico de reservas con 56.000 palos verdes), el dólar vale cada vez menos, se atrasa el tipo de cambio, el país se hace caro en dólares, las inversiones se complican, y el rotisero empieza a pensar que le va a salir más barato comprar mayonesa francesa que seguir batiendo huevos a mano con el tenedor.

Como ya aprendimos que las devaluaciones no sirven para nada, la única solución es que el país crezca para recaudar más y que el gasto baje para que el “gap” sea lo menos enquilombado posible. Pero en este contexto, el crecimiento es lento y difícil.

Y encima nadie ayuda. Los empresarios piden baja de impuestos, los sindicalistas no aflojan los convenios, los ricos aplauden pero no la ponen, la clase media no se banca que le toquen nada, los gobernadores e intendentes no recortan ni los micros para los actos, los ñoquis se atornillan a las sillas, los legisladores no renuncian ni a los pasajes y los jueces ni siquiera aceptan pagar Ganancias.

Así fue que entre todos no les quedó más remedio que juntarse, dialogar democráticamente y ponerse de acuerdo para que el esfuercito lo hagan los jubilados.

Por supuesto, los primeros que salieron a tratar de quemar todo fueron los kirchneristas que, en realidad, son los principales responsables de esta tragicomedia y ahora pretenden enseñarle al país cómo se hacen las cosas.

O sea, de los creadores de “los iraníes acusados del atentado van a ayudarnos a investigar quienes cometieron el atentado” ahora llega “nosotros sabemos cómo se resuelve el desastre que nosotros mismos hicimos”.

Armaron un equipo suplente (los titulares están casi todos presos) y salieron a incendiar el Congreso.

Patricia Bullrich desplegó una cantidad de tropas suficiente como para evitar los disturbios de estos inadaptados y eventualmente también repeler un ataque por tierra de Corea del Norte.

Los peronistas en general, se rajan las vestiduras hablando de los pobres jubilados, pero quienes acordaron con el gobierno modificar el régimen jubilatorio y usar esa plata para cubrir sus déficit provinciales fueron los mismos gobernadores peronistas, incluyendo la Tía Alicia de Santa Cruz.

Quedará para la historia, la foto de De Mendiguren abrazado con Rossi mientras a su lado Facundo Moyano y Kicillof se ríen juntos y más atrás Felipe Solá se besa con Nico del Caño. Como si todos ellos (salvo Del Caño) no tuvieran nada que ver con la destrucción del sistema jubilatorio argentino.

En síntesis, para cerrar un año exitoso el gobierno le encargó al rotisero un gran pavo de Navidad. Pero algo falló.

Apenas les dio el quórum en Diputados, calcularon mal los votos que tenían, cerraron acuerdos con alfileres y nunca supieron explicar cómo es que vamos a ahorrarnos entre 50.000 y 100.000 palos y al mismo tiempo los jubilados van a aumentar su poder adquisitivo. O sea, sacaron del horno el pavo crudo.

Se supone que mañana se resuelve. Marche un lechón con ensalada rusa.


Fuente: Clarín

10 comentarios:

  1. Entiendo que muchos no lo han votado y entiendo también que muchos no lo merecen.....

    ResponderEliminar
  2. Del Caño también tiene que ver con la destrucción del sistema jubilatorio argentino? En que se supone que terminan los paros, los piquetes, los aprietes y los desmanes que los troskos ejecutan en las empresas? En el cierre de esas empresas, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo en blanco y aportantes al sistema previsional. Y en desalentar cualquier idea de inversión local y extranjera.

    Tiene razón Borensztein en que nadie quiere poner el hombro, y aún los que lo ponen, como buena parte de la clase media autónoma no quiere escuchar la verdad. Te dice: "Como Macri le va a descontar a los jubilados! Deberían cobrar mucho más!" Y vos le decís "Sí, deberían, en un mundo ideal. Pero el Anses está quebrado de sostener 2,5 millones de falsos jubilados, de pagar fútbol para todos y Netbooks que ya son obsoletas. Macri simplemente está blanqueando la situación y hasta donde es posible conceder (al margen de debe haber un ajuste en el Estado también, obvio)" Y te responden "No importa. Los jubilados igual tienen que cobrar más. Y los trabajadores no tenemos que pagar ganancias y blah blah bla."
    Es decir, no quieren oír hablar de gastos y financiamiento de gastos. Solo quieren escribir una cartita a Papa Noel. Se aferran al pensamiento mágico de que solo la formulación de un deseo lo va a hacer realidad y están cerrador a cualquier tipo del razonamiento adulto.

    ResponderEliminar
  3. Perdón, "Del Caño también tiene que ver con la destrucción del sistema jubilatorio argentino." Punto. No era pregunta, era afirmación.

    ResponderEliminar
  4. Qué tipo GENIAL!!! El texto es para reir y llorar al mismo tiempo.
    Gracias Julia por subirlo!;)

    ResponderEliminar
  5. Excelente, digno hijo de su padre para analizar claramente el momento polìtico que se viven en el paìs.

    ResponderEliminar
  6. Mas clarito imposible, me encanta Borenstein, lo amaría si no se hubiera casado con la canosa, ahi demostró que no es taaan inteligente. Pero bueh...nadie es perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La inteligencia y los sentimientos, corren por distintos senderos mi estimado/a. He conocido personas de una inteligencia superior, cometer suicidios amorosos.

      Con respecto al análisis de Borensztein, impecable.

      Saludos!

      K.S

      Eliminar
  7. Todos dicen "está buenísimo el diagnóstico" -de Borensztein- pero me pregunto ¿a parte de los jubilados se van a dictar DNU atinentes a los sectores que denuncia la opinión? o nos quedamos diciendo "qué buena opinión, pero a mí no me toquen". El DNU me dijo un economista que es inconstitucional porque los recursos de la seguridad social ya están vistos desde hace mucho como tributos. Sugiero que se cite a los falsos jubilados para que ratifiquen o rectifiquen la necesidad del subsidio que se les dio graciosamente y que se ajusten a todos los que menciona la columna

    ResponderEliminar
  8. Hay que tomar conciencia de que la gente tiene mucha desconfinaza de la clase política, totalmente polucionada con gente como Picheto, Moreau, Donda, ese que manajeba automóviles de carrera que compró el título secundiario y debería ser excluído por inhabilidad moral. Se ve a la política como algo más que el partido político gobernante. Se los percibe como una oligarquía, una corporación que juega al hoy a mí, mañana a tí. Si no se ajusta de verdad TODO no sólo es inviable el país, sino que no confiaremos en nadie. Cómo puede ser que un ingeniero industrial tenga un salario de medio a bajo y un empleado del anses o de la afip mete sellos, que al mediodía se pide en el bar de la esquina un bacalao para almorzar, que hasta el olor se cuela por los pasillos y sitios de espera de los receptores de los servicios, estén ganando hasta 150 mil pesos por mes en categoría de medio pelo. Ellos también tienen que bajar el copete porque el 24% del presupesto total no es poco. Y para qué sirven? Sirve más un médico que un burócrata. Se desconfía mucho de la clase política, de sus movidas inmobiliarias y movidas que si bien no significan tomar fondos públicos, pueden llegar a ser negocios a 30 años luego de que dejen la función pública. Estamos muy quemados como ciudadanos. Ya nos estafaron mucho, Es como que los políticos tienen dos trabajos: getionar y a la par ver qué pueden generarse para cuando vuelvan al ruedo privado, por éso dan bronca las medidas antipáticas, porque al ciudadno de a pie lo atrapa sine die, en cambio las gestiones en interés privado a ellos le duran por lo menos 30 años.

    ResponderEliminar

Ir abajo Ir arriba