miércoles, 22 de noviembre de 2017

Muy triste. Falleció Justina. Tenía 12 años. No pudo ser...


8 comentarios:

  1. Que descanses en Paz pequeña...

    ResponderEliminar
  2. Que tristeza! Fuerzas a esos padres.
    QEPD

    ResponderEliminar
  3. Es muy difícil la situación, no podemos pedir que alguien muera para salvar a otra persona, y quien tiene muerte cerebral, su familia tiene derecho a "soñar"con un milagro y despierte. Nunca opiné porque según del lado que estés, vas a favor o en contra. Es un dolor inmenso, la muerte de un hijo, en cualquier situacion es TERRIBLE, se hizo todo lo que se podía y no pudo ser. Que descanse en paz Justina y su familia "resignación"que sé que no llega nunca, pero el tiempo ayuda a convivir con ese dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Error, todos los días mueren cientos de personas, lo que falta es infraestructura y voluntad,. Lo lógico sería que por ley seamos todos donantes a menos que se exprese lo contrario.
      Es un error pensar que alguien tiene que morir para donar, porque todos los días mueren gente y con solo el 10%de los órganos se cubrirán las listas de espera

      Eliminar
  4. Lo lamento muchísimo, ya está en la paz del Señor Q.E.P.D.

    ResponderEliminar
  5. El destino de las personas está marcado y la crueldad en el también...esta nena estuvo lo suficientemente conciente como para ilusionarse con la posibilidad de la cura a través de de la nena que fue asesinada pero no era compatible...Sandro sobrevivió a su trasplante al punto de llegar a comer para después, lucido ,ser testigo de cómo una bacteria se lo comia
    ... mientras tanto dictadores mueren a los 90 años... nuestro destino no está en nuestras manos gente.

    ResponderEliminar
  6. Muy triste y doloroso... ella ya descansa en paz y a los padres toda la fuerza y el consuelo de que ella es un ser de luz.

    ResponderEliminar
  7. Todos somos donantes ya que en los distintos documentos, por ejemplo en el carnet de conducir sin decirlo sos donante. Aparte no es fácil conseguir la compatibilidad de un órgano ya que tiene que ser del tamaño justo el corazón, y muchas otras cosas y estudios que se hacen para la compatibilidad. Nunca hay que tratar de cambiar los planes que Dios tiene para cada persona. Es doloroso perder a un ser querido pero Dios nos envía la resignación. LO digo porque a mí se me murió una BB de 4 meses de vida por una enfermedad congénita y en esa época no había transplante y Dios nos dió otros hijos y resignación.

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba