domingo, 22 de octubre de 2017

Quiénes y cómo utilizaron políticamente la muerte de Maldonado

Quiénes orquestaron la creación del mito de “la desaparición forzada” desde el minuto 1. Qué intereses escondieron. Cómo se organizó el gran engaño que le vendieron al mundo entero

Entre las PASO y la elección de este domingo 22 de octubre, Argentina sufrió los vaivenes de un caso que estremeció a la sociedad. Nunca antes, como en los últimos 78 días, parte de la clase dirigente mostró sus miserias y utilizó a un joven desaparecido, para ganar una elección.

Los datos científicos señalaron que el cuerpo hallado el martes pasado en el río Chubut era Santiago Maldonado. Sin signos de violencia, posiblemente, su cuerpo estuvo más de 70 días en el mismo lugar en el que perdió la vida. Este portal adelantó, hace 45 días, que Maldonado podía haberse ahogado. No sabía nadar. Dato que nadie quiso advertir. Desde los testigos y supuestos compañeros de sus últimos días en este mundo hasta las autoridades de un gobierno que –al igual que la justicia- tuvo impericia para resolver un intrincado caso que conmocionó al país.

Lógica Binaria. Malos y buenos.

Nunca como en estos días, periodistas, comunicadores, políticos, dirigentes, militantes y una ex Presidente estuvieron tan hermanados por la convicción de que el Estado de Derecho había desaparecido de la noche a la mañana, llevándose a un joven llamado Santiago Maldonado. A pesar de que sólo existía un video que lo registraba el 31 de julio, día anterior a su desaparición, en el corte de la ruta 40, a la altura del Pu Lof, todos estaban convencidos de que a Santiago se lo había llevado la Gendarmería Nacional por orden de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich quien, a su vez, obedecía a Mauricio Macri.

No había cuerpo ni sangre, fotos, videos o pruebas del “violento accionar de los gendarmes”

Pero lo primero que se necesita para resolver un crimen, es un crimen. No había cuerpo ni sangre, fotos, videos o pruebas del "violento accionar de los gendarmes". Ni siquiera un herido de bala de goma. Diez días después, en los escuadrones de Gendarmería en Esquel y El Bolsón la búsqueda de rastros de ADN -cabellos o sangre- resultaba negativa. "Lavaron los camiones", gritaron los comunicadores de un canal de noticias en el que una de sus estrellas se lamentaba, detrás de cámara, de que el gobierno de Cambiemos hubiera pasado el agitado mes de marzo sin un solo muerto en las calles.

Pero ahora tienen su desaparecido (festejaban)

"Pero ahora tienen su desaparecido", festejaba delante de los caníbales irresponsables de partidos de izquierda que agitan el caos y juegan a la revolución con banderas negras con rostros de jóvenes asesinados en conflictos sociales. Cristina Fernández de Kirchner se olvidaba de "las víctimas del modelo M" y empezaba a preguntarse dónde estaba Santiago Maldonado. La preguntaba cruzaba los Andes, el Atlántico y la Puna.

Nacía el mito del joven idealista perseguido y desaparecido por un gobierno neoliberal, fascista y de derecha

La cara del joven artesano resurgía en todas las remeras. Escogida, ingeniosamente, una fotografía suya, mezcla entre Jesús y el Che como definió la colega Teresita Dussart, nacía el mito del joven idealista perseguido y desaparecido por un gobierno neoliberal, fascista y de derecha. Un rostro que hacía imposible encontrarlo pues la fotografía estaba retocada y desactualizada. Vaya a saber por qué motivos, Sergio, su hermano mayor, compró desde el primer momento la versión de un sector minúsculo de los mapuches argentinos. Mapuches repentinos que dos años atrás salían a bailar en Palermo Soho, comían sushi, le cantaban el feliz cumpleaños a Cumbio mientras actualizaban su fotolog, se disfrazaban de tangueros o mostraban su rebeldía imitando a los británicos The Clash. "En el 2015 nos corrieron a nosotros, a Jones Huala nadie lo conocía", explicó en Ahora es Nuestra la Ciudad, Jessica Cayecul oriunda de la zona.

Si a Santiago le pasó algo en la protesta, Jones Huala es responsable (Jessica Cayecul)


Cayecul confesó algo imperdonable para muchos: "Si a Santiago le pasó algo en la protesta, Jones Huala es responsable". La familia de Cayecul reclamaba por sus tierras desde hacía décadas. No simpatizaba con ningún gobierno pero desconfiaba de la repentina revolución violenta de la familia de Facundo Jones Huala, detenido por el mismo juez Guido Otranto que había impedido su extradición al vecino país de Chile. Tan "promapuche" había sido el juez que el gobernador chubutense, Mario Das Neves, lo denunció por mal desempeño acusándole de ser "un oportunista de La Cámpora". Meses después, ante la tarea más difícil de su vida, Otranto cometió el pecado de decir la posible, triste y desilusionante verdad: "Maldonado pudo ahogarse".

El 12 de septiembre, Periodismo y Punto publicó el testimonio de un familiar de Santiago que recordó el día que casi se ahoga en unas vacaciones y dijo que no sabía nadar. Alicia Panero y Sebastián Turtora fueron los "canallas" que se animaron a contarlo.

Otranto cometió el pecado de decir la posible verdad: Maldonado pudo haberse ahogado


Pero esa no podía ser la verdad. No. Horacio Verbitsky alimentaba las afiebradas mentes que necesitaban alentar el odio hacia un gobierno opresor que "persigue al que piensa distinto" como denunciaba la mujer que se candidateaba a senadora para gambetear la cárcel y el fin de su interminable carrera política.

¿En qué se basaban? Se lo pregunté a Facundo Jones Huala en Liberman en Línea. Sus respuestas cayeron en slogans repetidos. "Quieren perseguirnos, gobiernan para los ricos, el pueblo se levantará contra estos fachos neoliberales, Santiago era un anarquista". ¿Pero cuándo y cómo se conocieron? Jones Huala jamás quiso responder esa pregunta.

A mediados de septiembre, el grueso del periodismo argentino había dictaminado que el Estado, por acción u omisión, era culpable. Lo discutí con varios colegas de renombre. Los gendarmes que ganan sueldos miserables no podían tener voz. Son contados los programas que relataron su versión. La mayoría sólo daba voz y voto a un pequeño grupo de mapuches que se habían adueñado del colectivo de los pueblos originarios. Matías Santana, o el joven que dice llamarse así, cambiaba su relato sobre la marcha. De la corrida hacia el río pasó a divisar con sus binoculares, que, después perdió, vendió o permutó (según su estado de ánimo), cómo golpeaban al compañero Santiago para subirlo a una camioneta de Gendarmería rumbo a Esquel. Santana es sobrino de Jones Huala, el único protagonista de esta historia que tenía un interés concreto en culpar al Estado y que conseguía lo que antes no había obtenido a pesar de protestas violentas, cortes de ruta, incendios de campos y delitos varios: presencia en los medios e instalación de su lucha. Nadie explicaba cómo un artesano había logrado ingresar al RAM y a una comunidad a la que sólo la familia Huala y un pequeño grupo de su extrema confianza pertenecían.

Todos ellos tuvieron, desde el primer momento, una aversión por la presencia de la justicia en esa tierra sagrada atravesada por un caudaloso y helado río Chubut. Lo más conveniente, para resolver un intrincado caso policial, es mirar y escuchar los dichos de los testigos en las primeras 72 horas.

Ariel Garzi es un personaje clave. Fue uno de los que posibilitaron que Maldonado estuviese casi tres meses desaparecido. Desvió la investigación en sincronía con los integrantes de la comunidad Pu Lof que recibían órdenes del detenido Jones Huala.

Garzi inventó que era un testigo de identidad reservada. Obvió mencionar que había estado detenido con el hermano menor de Huala, Nicolás. "La causa de los siete" –otros siete detenidos por disturbios varios que provocó el terror en el sur patagónico- estaba integrada por los hermanos Seguí, el "docente" Gustavo Jaime y la familia Huala.

Garzi posteó en Facebook que lamentaba que Santiago no hubiera podido atravesar el río a pesar de la ayuda de "Peque" –¿será el famoso arrepentido?- pero, aun teniendo esa información, relató otra historia ante el juez Otranto: a Santiago se lo llevó la Gendarmería. Al igual que los hermanos Seguí, Garzi era un ferviente simpatizante del kirchnerismo y tenía relación con el partido de Martín Sabbatella. Todos se conocían previamente al corte del 31 de julio y el del fatídico día siguiente.






7 comentarios:

  1. No me olvido de los periodistas, como la rubia de animales sueltos que se regodeaba insistiendo en la desaparición forzada

    ResponderEliminar
  2. Excelente nota, bien por Gasulla!

    ResponderEliminar
  3. Si gran artículo de Gasulla. Mas claro imposible. Debería ser de lectura obligatoria en las escuelas donde "envenenaron" a los chicos con mentiras.

    ResponderEliminar
  4. https://www.google.com.ar/amp/www.mdzol.com/amp/762017-escrutinio-esto-aparecio-adentro-de-un-sobre-en-guaymallen/

    ResponderEliminar
  5. Excelente artículo, muy esclarecedor !!!.-

    ResponderEliminar
  6. Excelente artìculo. En Facebook anda un afiche con las fotos de todos los hdp periodistas que se plegaron a todas las mentiras divulgadas por el CELS con respecto a la Gendarmerìa.
    Entro los que figuran estàn la idiota de Marìa Laura Santillàn, el imbècil de Del Moro, Grabia, Manguel, Graña, Nelson Castro y varios màs.

    ResponderEliminar
  7. En una escuela de Córdoba, se le acerca un salteño a mi hijo y le pide un cigarrillo, y le comenta que había traído como 30 bolivianos a votar y no se lo permitieron, lo que pasó es que acá en Córdoba la policía estuvo investigando que en las pasos habían votado unos bolivianos que tenían causas judiciales, entonces el domingo este se hicieron presentes en la escuela a esperar a los votantes delincuentes y los agarraron y los llevaron a todos presos. Sólo quedo libre el salteño que los había traído.

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba