domingo, 25 de junio de 2017

Caso Nisman: la Justicia investiga los enigmas que rodean a Lagomarsino

Una computadora con su nombre ingresó en la del fiscal días antes de su muerte. Pero no se encontró en su casa ninguna PC con el programa necesario para hacerlo.
Bajo sospecha. Diego Lagomarsino no tenía ninguna computadora con el programa de acceso remoto para entrar al equipo de Nisman.

Diego Ángel Lagomarsino, el hombre que según sus propios dichos le prestó a Alberto Nisman el arma que disparó el balazo que mató al fiscal del caso AMIA en un momento aún incierto entre el 17 y 18 de enero del 2015, suma cada vez más enigmas para la Justicia. Los interrogantes que despierta son paradójicos. Ocurre que provienen de sus propias declaraciones y, en especial, de la materia de la que dice ser un profesional: la informática.

Las explicaciones que dio a la Justicia sobre cómo operaba para resolver los problemas informáticos del fiscal muerto, denunciante de la presidenta entonces en ejercicio, Cristina Fernández, son una cuestión de Fe. No hay pruebas todavía en el expediente de la causa que busca determinar cómo, cuándo y por qué murió Nisman que acrediten la veracidad del imputado sobre estas cuestiones de hecho. Alrededor de estos vacíos, gira ahora buena parte la pesquisa que instruyen, con los muy rigurosamente medidos recursos que les asignó una Procuración nacional repentinamente ahorrativa, el fiscal Eduardo Taiano y su equipo. El juez es Julián Ercolini.

Lagomarsino declaró a la Justicia que solía solucionar los problemas informáticos de Nisman, a través de un programa que le permitía acceder a las notebooks del fiscal -máquinas repletas de secretos- de forma remota, es decir, sin necesidad de tenerlas delante. Ese software se llama Team Viewer.

En las pericias oficiales sobre la computadora del fiscal, efectivamente se detectó que a través del Team Viewer un usuario identificado como “Diego Lagomarsino” había ingresado a la notebook en el que el fiscal trabajaba a diario.

Pero los investigadores no encontraron aún prueba alguna que avale que Lagomarsino usara el Team Viewer para trabajar habitualmente a pedido de Nisman.

En el allanamiento a su domicilio, ordenado por la Justicia para secuestrar material que pudiera dar respuestas a la causa, solo se le encontró al experto en informática una computadora de escritorio. Quienes la examinaron dejaron asentado en el expediente que esa CPU parecía ser usada no por un especialista en sistemas, sino por un chico. Los únicos programas que contenía eran básicos. No tenía instalado el Team Viewer.

En la casa de Lagomarsino tampoco se encontraron otras computadoras, ni siquiera una notebook.

El imputado no dio todavía explicaciones a la Justicia sobre desde qué máquina resolvía a distancia los problemas informáticos de Nisman.

Entre las conclusiones periciales sobre la computadora del fiscal se afirma que alguien con el nombre “Diego Lagomarsino” entró de forma remota a esa notebook el miércoles 14 de enero del 2015. Ese día, Nisman dio a conocer la denuncia en la que acusó a Cristina Fernández de liderar un “plan criminal” que habría intentado garantizarles impunidad a los ciudadanos de origen iraní que, para la Justicia de la Argentina, organizaron la voladura de la sede de la AMIA en julio 1994. El mayor ataque terrorista cometido contra nuestro país. Murieron 85 personas y 300 quedaron heridas.

En su declaración ante la primera fiscal del caso Nisman, Viviana Fein, durante la mañana del 19 de enero del 2015, Lagomarsino había dicho que “el año pasado, a fines, fue la última vez que él realizó algún trabajo en la computadora de Nisman. Él usaba dos computadoras, una marca Dell y otra Lenovo”.

Todas las máquinas encontradas en el departamento de Nisman tras su muerte, incluidos sus teléfonos fueron peritadas.

La conclusión a la que llegaron esos expertos fue esta: “En base a lo precedentemente expuesto, opinamos que dadas las inconsistencias halladas en los dispositivos analizados (registros faltantes en los eventos del sistema de la notebook del fiscal Nisman, alteraciones en el reloj del sistema, ausencia de registros de llamadas entrantes, salientes y mensajes de texto anteriores al 18 de enero de 2015) existe una manipulación en los dispositivos no pudiendo determinar en qué momento, quién o de qué modo (local o remoto) se produjeron”.

Como es notorio, al menos según la opinión de los peritos judiciales, las computadoras de Nisman no habían resguardadas con profesionalismo.

El encargado de esas tareas era Lagomarsino.

La presentación ante la Justicia del contratado por Nisman para realizar esas tareas fue “espontánea”, según se indica expresamente en la declaración testimonial que le tomó Fein en la mañana del 19 de enero.

Clarín pudo saber, en base a fuentes que estudiaron el expediente de la muerte de Nisman, que en la casa de Lagomarsino la policía encontró material que indica que el analista informático, contratado por la fiscalía AMIA desde el año 2007, conocía de antemano el contenido de la denuncia del fiscal contra Cristina Fernández.

En el allanamiento a su domicilio, realizado casi dos meses después de la muerte de Nisman, se encontró un CD que estaba identificado con el título de “Acusación”. El contenido eran dos archivos, nada más ni nada menos que dos resúmenes de prensa de la denuncia del fiscal contra la Presidencia K. Uno extenso, el otro breve. Son los textos que hizo públicos el fiscal el miércoles 14 de enero.

Las pericias sobre ese CD encontrado en casa de Lagomarsino determinan que el contenido fue modificado dos veces. Una el lunes 11 de enero del 2015. Y otra un día después, el martes 12.

Lagomarsino había dicho en entrevistas con medios como la revista Rolling Stone que Nisman era muy reservado con él y que solo trabajaba para el fiscal en cuestiones informáticas y no de causas judiciales sensibles.

Sin embargo, tal como ya había informado Clarín, en la casa del informático se encontraron al menos cinco CD con escuchas ilegales de la causa del supuesto espía “Ciro James”.

Para intentar desmentir una nota de Clarín sobre ese tema, Lagomarsino terminó por admitir que efectivamente tenía un CD sobre el caso Ciro James. Lo relevante de ese artículo era lo abundante del contenido de esos CD del caso James.

Enigmas sobre los que Lagomarsino sigue sin aportar explicaciones completas.

La Justicia trabaja sobre todo esto. Y más también. (Clarín)



4 comentarios:

  1. Lagomarsino va de inocente...pero creo dos posibilidades: una que lo hayn comprado porque sabía demasiado de la trama contra Nisman o dos: Lagomarsino fue partícipe directo en el crimen, pero es un tipo frio y actúa muy bien.De todas maneras, creo que por desgracia, nunca se aclarará el crimen

    ResponderEliminar
  2. Estoy esperando el comentario del trolo que ama a lagomarsino

    ResponderEliminar
  3. Ya desde el vamos se advierte la estrategia para ningunear este crimen: cómo puede ser que la muerte de un fiscal federal sea investigada por la justicia ordinaria como si se tratara de una muerte dudosa de un particular? Y después los carteles de desprestigio en la calle. Duele tanta impunidad!

    ResponderEliminar
  4. Quedará en nada como todos los sospechosos.

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba