domingo, 7 de mayo de 2017

Dios los cría y ellos... El asesino de Araceli militaba con un hombre de confianza y mano derecha de Máximo K y el Cuervo Larroque





Fuente: EP



9 comentarios:

  1. Cuando veo repetirse estas situaciones, vuelven a mi mente las escenas de la película "El secreto de sus ojos". El violador y asesino, que aprovechando una situación política se transforma en un personaje impune y que continúa aterrorizando, pero ahora "a sueldo". Y detras, los siniestros que se sirven de esa mano de obra y del hambre y necesidades de la gente para mantener sus privilegios a cualquier costo.



    El enviado de Santa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual!
      Y si fue retratado en una película antes de conocerse este caso es porque también pasó antes; algunas veces en nuestra historia.

      Eliminar
  2. Sera por eso que Katopodis pago el velatorio y sepelio de la chica!!???? la escuche a la madre dicendo que no estaba bien, pero le agradecia a el!

    ResponderEliminar
  3. Los perros de la policia no;leí que fueron los de los bomberos de la ciudad de Punta Alta(que no es Bahía blanca).Adri

    ResponderEliminar
  4. Ese es el tipo de personas que rodean , sirven, cuidan y matan por los Kirchner. Son violentos , con antecedentes penales y drogadictos. Carne de cañón sin nada que perder, decidida a todo.En las marchas y en los actos hay "presos", que retiran de las comisarías en los micros , con sus familias( hijos incluidos) y les pagan"agilizando los expedientes".-

    ResponderEliminar
  5. Què buena gente toda! Asco me dan! asesinos, narcotraficantes, violadores, chorros, corruptos, no les falta nada!

    ResponderEliminar
  6. La fiscal hizo alguna declaraciòn? Saliò en alguna foto, en algùn medio despuès de todo lo que se supo y de lo que hablò el padre de la chica?
    Quieren hacer una Doña Rosa Fein?

    ResponderEliminar
  7. La López Pereyra ( zambita, para los amigos),no habla. Ella ,como Porota, baila !!.-

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba