martes, 9 de mayo de 2017

A Cubero le pusieron los cuernos tal como él se los puso a su "ex"

NOTA DEL 19/9/2006

LA EX DE CUBERO ROMPE EL SILENCIO

“Yo misma lo descubrí con Nicole en el departamento donde convivíamos desde hacía más de un año”

En medio de los rumores que vinculan al futbolista con la modelo, la ex pareja del jugador confiesa: “Cuando los sorprendí a él y a Nicole juntos en el edificio, ella tenía la cara de póker de siempre”.

Tras encontrarlos in fraganti, la ex del jugador de Vélez resolvió rehacer su vida. Junto a él vivió ocho años de amor y proyectos de casamiento. “¿Qué pienso hoy? Que fue poco hombre”.
No soy mediática. Los mediáticos son ellos, y no quiero contar más detalles de mi noviazgo por respeto a la relación que tuvimos. Cada uno sabe qué hizo bien y qué mal”.


El amor entre la Gordi y el Gordo nació allá por 1998. Ella –la Gordi–, era una chica de dieciséis años que cursaba la secundaria en la escuela del Club Atlético Vélez Sarsfield. El –el Gordo–, con sus 19 años, una joven promesa del equipo de la V azulada que había llegado desde su Mar del Plata y vivía en la pensión del club. Hasta que se cruzaron una tarde… ¡y nació el amor! La Gordi salía del colegio. El Gordo, de un entrenamiento. Así se llamaban cariñosamente entre ellos. Con el tiempo, la relación se fue afianzando: llegó la ansiada presentación familiar, los ravioles en familia y el soñado proyecto de casamiento…
El Gordo no es otro que Fabián Alberto Cubero (27), el exitoso jugador de Vélez. La Gordi se llama Sofía Martín Salamanqués (24) y hoy es una brillante profesora de flamenco. Vivieron felices durante ocho años, hasta que hace sólo cuatro meses, en mayo, Fabián fue convocado para realizar una osada producción para la revista Hombre con tres colegas: Leandro Somoza –también de Vélez–, Mariano Pavone y Marcos Angeleri –de Estudiantes de La Plata–, y la bella Nicole Neumann (25), por supuesto. Y después, lo sabido hasta ahora: miraditas cómplices, intercambio de celulares, encuentros que ambos negarán, pero…
Pero mejor escuchemos a Sofía: “Después de esas fotos con ella –prefiere no nombrar a Nicole–, empecé a notarlo raro. Recuerdo que nos fuimos a Bariloche a fines de mayo, pero no la pasamos bien. Él estaba en otra; hoy puedo decir que ya había comenzado la crisis”. Pide disculpas, dice que prefiere no seguir hablando. “No soy mediática. Los mediáticos son ellos, y no quiero contar más detalles, por respeto a la relación que tuvimos. Cada uno sabe qué hizo bien y qué mal. Pero hay cosas que no puedo negar al escuchar tantos inventos y mentiras. Por supuesto, mi ex novio niega todo, pero la verdad es ésta: después de vivir durante más de un año como pareja en un departamento de Villa Luro que era de él, decidimos separarnos porque, como te dije, no andábamos bien. Fabián fue el que me habló de cortar; argumentó que estaba confundido, que no sentía a nuestra pareja como antes”.
Pero una sorpresa mayor iba a llegar para Sofía, más exactamente el 14 de julio, un mes después de haber terminado la relación. Ese día, alrededor de las ocho de la noche fue, acompañada por una amiga, hasta el departamento que hasta hace poco compartía con Cubero –el mismo en el que habían soñado tener su primer hijo– para retirar ropa y elementos que le pertenecen. Como tenía llave, intentó introducirla en la cerradura, pero fue en vano. Había gente en casa. Del otro lado, primero se escuchó un “¡Ya voy!”. Y de inmediato una voz –la del futbolista– que imploraba: “Por favor, vení dentro de media hora”. Al abrir la mirilla, Cubero cometió su primer gran error, porque Sofía logró así ver –sin proponérselo– a una rubia escultural dentro del hogar que había sido el suyo. Volvió a insistir para entrar, pero Fabián ofreció resistencia. “Te pedí que vuelvas en 30 minutos. ¡No insistas!”, ordenó. Y ella aceptó irse, pero volvió a los diez minutos. Fue fatal: se cruzaron todos en el hall del edificio. Cubero salía con Nicole cuando Sofía entraba con una amiga. “Yo misma lo descubrí con Nicole en el departamento donde convivíamos desde hacía más de un año –dice la ex del jugador–. Al salir, ella tenía la cara de póker de siempre. Yo digo la verdad: te doy fecha y hora, y vas a ver que no te lo van a poder desmentir”, insiste con firmeza.
Y confiesa que no hizo demasiado duelo por la separación: “Me dolió porque me engañó. Me hizo perder ocho años de mi vida, pero ya es pasado. Eso sí, no es cierto que ando llorando por los rincones ni que volví al edificio a pedirle que vuelva conmigo. Eso no lo haría jamás: yo tengo dignidad”.
Por su parte, Nicole, separada de hecho del modelo Nacho Herrero, nunca se hizo cargo de su nuevo ¿affaire? “Si todo lo que se dice fuera cierto, tendría hijos y varios divorcios”, se permitió bromear. Y siguió con sus actividades a full junto a Nito Artaza y Moria Casán en Los locos mandan. El sábado desfiló en Mendoza, mientras Cubero jugaba para Vélez contra Colón en Santa Fe. El domingo iba a ser un día clave para ambos. Fabián no tenía compromisos a la vista. A Nicole le quedaba cumplir con una sola función de la obra, que terminaría a las 22.30 horas. Después del teatro, Neumann enfiló con su 4x4 hacia la avenida 9 de Julio. La seguía un BMW, el de Cubero, que cuando se arrimó a la par, pareció susurrarle el clásico: “Tu ruta es mi ruta”. Y no se despegaron más durante todo el trayecto: Autopista 25 de Mayo, General Paz, Rivadavia –se detuvieron a cargar combustible en una estación de servicio al 9500 de esa avenida–. Luego desviaron por la calle Pola, hasta llegar al departamento de él. Como un caballero, Fabián dejó ingresar a Nicole al garaje, y detrás entró él. Y pasaron la noche juntos.
Sofía, mientras tanto, continúa dando clases de flamenco en un instituto del barrio de Palermo. Sus amigas aseguran que ya está bien, recuperada, pese a que venía de un golpe tremendo porque hace dos años mataron de un disparo a Guillermo, su padre, en Villa Lugano, cuando lo asaltaron a la salida del trabajo. Todavía ella, su madre y sus dos hermanas se están recuperando de semejante dolor. “Y ahora este chico me hizo esto. No me lo merecía –afirma Sofía–. “¿Qué pienso hoy de Fabián? Que fue muy poco hombre”. (Gente)

6 comentarios:

  1. Como es el dicho? El que a hierro mata ...

    ResponderEliminar
  2. Nicole siempre fue bombacha floja, también engañó a matias liberman, y al boludo que tocaba la guitarra. Esta chica no sabe terminar una relación sin haberse acostado con otro antes. Golfa...

    ResponderEliminar
  3. Eso es karma Cubero jodete pot gil.

    ResponderEliminar
  4. Con esa cara de yo no fui, bien cagadora la Nicole, muy bonita pero más desabrida que la ricota.

    ResponderEliminar
  5. Algún sabor debe tener, porque vive ligando lindo !!-

    ResponderEliminar
  6. "La mujer que quiere a dos no es mala y sí prevenida. Si una vela se le apaga la otra le queda encendida".-

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba