martes, 7 de marzo de 2017

Sexo, alcohol y tatoo

Una publicación compartida de Lelé 🔪 (@candelariatinelli) el

20 comentarios:

  1. en cualquier momento pone una foto en primer plano del tatoo de la cheicon!!!

    ResponderEliminar
  2. Y de un papá tan putañero no puede salir otra cosa, digo, me parece...

    ResponderEliminar
  3. Que mamarracho esta piba. Que se puso en la argolla, un barbijo médico? Que enfermita que está. Parece la puerta de un baño de pizzería.

    ResponderEliminar
  4. pobre piba teniendo todo en sus manos no tiene nada

    ResponderEliminar
  5. da pena .Pobre niña rica

    ResponderEliminar
  6. que poco se quiere esta chica

    ResponderEliminar
  7. Esta no tiene sexo ni por casualidad. Además, se supone que estas publicaciones son para promocionar su marca de ropa ¿?
    Pobre mina...

    ResponderEliminar
  8. Con la guita que tiene para tatuarse con el mejor, y la calavera esa se parece a los dibujos del baño de la cancha de Moròn.

    ResponderEliminar
  9. Se hizo depilación definitiva ahí???? Jajaja por que tiene tatuado hasta el apellido

    ResponderEliminar
  10. Es la enferma mental de Candelaria Tinelli?????

    ResponderEliminar
  11. UNA PUTA CUALQUIERA, ESO NO ES SER COOL ES SER PUTONA, CANDELARIA T.

    ResponderEliminar
  12. Totalmente enferma, cuánto le queda.

    ResponderEliminar
  13. ......y el padre que nunca le atendió el teléfono.....

    ResponderEliminar
  14. #tatuaje ginecologico

    ResponderEliminar
  15. A mi me parece interesante la contextualización de los hechos, al parecer, el gato NO DEBÍA tomar agua de ese estanque, ya que se le especificó que esa agua tenía caca de ñandú. Pero al encargado del restaurante, al parecer, no le quedó claro lo que le decíamos, así que llamó a su odontologo y se marcharon con rumbo al Polo Norte. Según fuentes actuales, indican que Papá Noel (Santa Claus llamado en otros países) se había puesto en contacto con el dueño del restaurante, eran madre e hija. Al marcharse el encargado, el gato quedó sin supervisión de un ser humano responsable, así que enfrentando la situación, el gato llamó a su amigo tlacuache; el Piti Rodríguez. Este último, estuvo conviviendo con el gato durante 15 segundos y se hicieron amigos, pero lo que el felino no sabía, es que Piti tenía rencor hacia él. La declaración por parte de Rodríguez fué la siguiente:
    "Este gato mató a mi familia, hace 2 años y 4/5. Le guardo rencor, pero me hice su amigo invitandole a comer Oreos con fernét. Luego de ganarme su confianza, vine a visitarlo ya que su dueño se había marchado a la guarida de Papá Noel, y mas le vale que me traiga la bicicleta que le pedí... Al llegar, hablé con el gato, le mandé a comprar supermercados a la comida, y mientras él no estaba, llené de caca de ñandú el estanque. Siempre traigo conmigo una bolsita con caca de ñandú por su acaso."
    Piti ha confesado todo, el caso está cerrado, igual que el estanque.

    ResponderEliminar
  16. YA HARTA VERLA DENTRO DE POCO VA A SALIR LAS FOTOS DE ESTA PEJERTA EN EL PAPEL HIGIENICO HORRIBLE ,LE KEDAN ESOS TATUAJES ,ME PARECE KE SE HACE LA COOL Y ES UN MAMARRACHO

    ResponderEliminar
  17. Y las caderas? Dónde las dejó?

    ResponderEliminar
  18. Nadie dice nada porque son lame de Tinelli, pero esta mujer, no está bien de la cabeza, por favor!el boludo se rie.....está muy mal...por lo que veo: que indeseables son los hijos de este tipo!
    pero, no lo ven, los pseudoperiodistas, hablan de ellos, etc.etc.todos?maravillas....
    si Uds. leen sobre la vida de los hijos de los famosos de Hollywood, o de otro país cualquiera que sea, la mayoría tienen estos síntomas, se fijar

    Sabían que el hijo mayor de Sabastían Ortega quiere estar con los abuelos? y el otro también.
    (no es tonta la mujer de Tinelli, para nada!)por algo él la lleva a pasear....van solos.
    Ella creo que ya empieza el teatro, y creo que cine.

    ResponderEliminar
  19. Perdida esta chica no sabe que hacer para figurar.
    querrá que el padre la lleve al bailando?????

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba