La ventana indiscreta de julia: Silvia D’Auro: “Me quisieron enterrar diez metros bajo tierra, pero acá estoy feliz y libre”

lunes, 23 de enero de 2017

Silvia D’Auro: “Me quisieron enterrar diez metros bajo tierra, pero acá estoy feliz y libre”

La exesposa del periodista Jorge Rial se lanzó como conductora con un programa de radio “espiritual”. Dice que sufrió violencia de género y quiere ayudar a otros a salir.


Seis de la tarde, Palermo. Acaba de salir de su clase de canto, adonde va desde hace seis años. Y que, incluso, en algún tiempo fue una actividad que compartió con una de sus hijas. Está más rubia que nunca, y esboza una amplia sonrisa. “Mis amigas me decían que antes vivía con cara de enojo. Y ahora ya no tengo más rasgos duros, eso es porque me liberé”, dirá sin tapujos con un agua saborizada de por medio a medida que la tarde cae y la charla se desgrana. “Estoy feliz, me perdoné y supe perdonar”, será una de las frases que dirá y que, asegura, da cuenta de un largo trabajo interno que dice haber transitado. Y que la llevó de nuevo al ruedo con un programa de radio: Reinas, princesas y algo más por FM Delta. Se trata de Silvia D’Auro. La exmujer de Jorge Rial, quien tras una escandalosa separación y unos cuatro años de silencio se animó a hablar de todo con PERFIL.

El sol ya recorta su figura contra la ventana del bar, aunque su vivacidad sigue intacta. “Con el programa trato de sacarle una sonrisa a la gente, de alegrarle el día. Hago entrevistas con especialistas de la salud. Pero por sobre todo, lo que hago es un programa espiritual. Mi intención es poder rescatar a alguna persona que esté pasando por lo mismo que sufrí yo o parecido. Y para poder hacer eso primero tenía que ser feliz yo. Por eso, este programa en otro momento hubiese sido imposible”, afirma en lo que será un sinfín de confesiones.

—¿Quién la rescató a usted de ese estado?

—Una señora que hoy ya no está, Beatriz. Yo estaba en una zanja, ella me agarró de la cabeza, me sacó y me dijo: “Vení, que la vida es otra cosa”. Era antropóloga social, muy espiritual, había viajado mucho a la India y era una gran maestra. Entendió mi dolor y por eso me pude abrir. Claro que además de su intención hubo de mi parte un querer salir de donde me habían querido poner.

—¿De dónde?

—Diez metros bajo tierra. Pero Bea me llevó por el camino de la búsqueda. Ella fue madre mía en otra vida. Con ella hice registros akáshicos, sofrología, neurolingüística.

—¿Si mira hacia atrás cambiaría algo?

—No me interesa mirar hacia atrás; esto es de acá para adelante. Desandar el camino no sirve. A veces hay que cortar y empezar de nuevo. Estuve 40 años haciendo lo mismo; uno encuentra una zona de confort hasta que se enciende una alarma que advierte que algo no está bien. Y entonces tenés la posibilidad de patear el tablero, con sus consecuencias.

—¿Qué hizo que pateara todo como dice?

—No soportaba más el engaño, ni la mentira, ni la estafa moral. No era para mí.

Y ante la repregunta para que se explaye al respecto, levanta su mano, la lleva hacia su boca y hace el gesto que dibuja cierre hermético. Hasta que lanza un “Yo no estaba siendo feliz y quería serlo”.

—¿Tiene contacto con Rial?

—No, de ningún tipo.

Entonces, pide volver a hablar de su presente.

—¿Cómo surgió el programa de radio?

—Tuvo que ver con una búsqueda interna; yo no soy la misma. Me liberé. Esa es la sensación. La cortina del programa es Libre soy (de Martina Stoessel). En un principio tenía el tema de Bebe, Ella, que está muy vinculado con la violencia de género ¿Y yo qué tuve? –se pregunta–, porque nadie habla de eso. Nadie nunca va a hablar de eso, por quien tengo enfrente. Y ahora, siento que desde mi lugar le puedo hacer el bien a alguien que se identifique y pueda salir a vivir.

—¿Está en pareja?

—No. No soy una mujer de muchos hombres, no me gusta. Mi cuerpo es un templo y lo cuido como tal. Esa cosa que ahora tiene la juventud de hoy con este, mañana con aquel no es para mí. Ahora estoy conociendo a alguien, un empresario de vinos. Así soy feliz: si él viene a sumarme, bienvenido.

—¿Le gustaría formar una nueva familia?

—Es mucha responsabilidad, porque los hijos no son de uno, sino del otro, y cada uno tiene su forma de educarlos. Los padres no somos perfectos. A veces hay que tolerar más cosas, aprendí a tener mucha más paciencia.

—¿Cambiaría algo como madre?

—Yo esperé que mis hijas crecieran para separarme porque mis padres lo hicieron cuando tenía ocho años y sufrí, no entendí y no quise repetir la historia. Pero pasé de ser la mejor madre, esposa y empresaria a ser la peor de todas. No sé quién es el peor de los dos.

—¿Las extraña?

—Sigo en contacto. Pero paso a paso. Siempre estuve cerca, aunque ellas no supieran.

—¿Las aconseja?

—Cuando hablo y me cuentan qué les dice el padre, si me parece bien lo digo; si no estoy de acuerdo no opino. El tiempo cura todo. Aunque el tiempo de Dios no sea el nuestro.

—¿Qué le parece el novio de Morena?

—No opino de eso. No soy responsable.

—¿Qué opina del by pass gástrico que se hizo?

—No pude opinar. Pero siempre traté de ayudarlas y contenerlas. Fui y soy una mamá feliz. Hoy estoy bien conmigo. Tuve que trabajar mucho, sufrí mucho, pero lo logré y ahora espero poder ayudar a un montón de gente, incluidas ellas y el padre.

—¿En qué lo ayudaría?

—Ayer me preguntaban si lo perdonaría, si él me lo pidiera. Y yo ya lo perdoné porque a mí no me sirve no hacerlo. Antes me perdoné a mí. Y no es una frase hecha, hay que trabajarla. Las cosas que nos pasan son reflejos de nosotros y de nuestros mambos.

—¿Comparten los amigos de entonces?

—No, cambió todo y eso es sano.

Pasado aún presente

En 2011, tras 22 años de matrimonio, una sociedad comercial fuerte y dos hijas adoptadas, Jorge Rial y Silvia D’Auro comenzaron una guerra que acaparó todos los frentes. No solo se tiraban dardos en la Justicia, también por las redes sociales y los medios. En 2013, en medio de la división de bienes, la empresaria dio una nota a la revista Noticias donde, entre otras cosas, dio a entender que el periodista recibía sobres de dinero de políticos a cambio de protección. Enseguida, el conductor le hizo una denuncia por extorsión. Además habló de la relación con sus hijas. “Él no pidió la tenencia hasta último momento. Durante 12 años él no hizo nada por las chicas, lo hice todo yo. Así que no está mal que ahora se ocupe un poco y sepa qué es lo que es tener hijas”, aseguró. La paz llegó hace apenas un tiempo, cuando finalizaron la división de bienes. Entonces, ella se fue de viaje y sus hijas, con quienes no mantenía una buena relación, eligieron quedarse con su padre. De hecho, no la invitaron a su fiesta de 15. Actualmente, D’Auro recuperó vínculo con una de ellas. Morena, en cambio, le dedicó un sugerente tuit. Consultada, Silvia dijo: “No me interesa ver nada que interfiera en mi OM, no me lleno de agresiones”. (Exitoína)

Publicado en la edición impresa del diario PERFIL del domingo 22 de enero de 2017.


13 comentarios:

  1. El nunca se preocupó por sus hijas, es cierto, por eso le agradecia tanto a la Loly que las atendiera.
    Y la engañó siempre PORQUE UN HOMBRE DE PITO TAN CHIQUITO COMO EL DE EL nunca se satisface con nadie.
    Eva

    ResponderEliminar
  2. No se si el pito es grande o chico, lo que si se es que los huevos están secos. No le sacás un pascual!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo mas lindo es que se quedo con un toco de guita que le correspondia. Le debe haber dolido al h seco.

    ResponderEliminar
  4. Que gran mamá Silvia es verdad desde las sombras siempre estuvo presente, recuerdo cuando operaron a. Morena se alquilo una habitación para estar cerca por cualquier cosa y no dijo nada y pocos lo sabemos....

    ResponderEliminar
  5. Es una pavada....pero me acuerdo hace unos años ya, en un hotel en el interior, compartí- sin saber quienes eran- ascensor con esta mujer y una de sus hijas. Recuerdo que ella era muy, muy atenta y charlaba con la hija de muy buen modo, mientras esperábamos el ascensor. La hija ya en ese momento se veía muy excedida de peso. Al llegar a planta baja y ver al padre, reconocí a toda la familia. Me quedé con esa imagen: parecían llevarse y tratarse muy bien con la hija, la misma impresión me dió las veces que los volví a cruzar en el hotel.

    ResponderEliminar
  6. Me parece una buena mujer.. y qué suerte q se libró de Rial.. un ser nefasto..

    ResponderEliminar
  7. Es una gran mujer y eso se nota, y sabía que Dios iba a premiarla. Varias veces hace tiempo le escribí por Twitter mensajes de aliento, porque se nota que es una buena persona.
    hace años en el Teatro Coliseo de Lomas de Zamora con mi mamá fuimos a verlo a Rial cuando hacía un unipersonal. En ese momento entre la platea estaban Silvia y Morena y yo ví lo bien que la trató a la nena en todo momento. Se nota que es una madraza y también se nota que Rial sigue enamorado de ella. En estos años seguramente trató de vivir una vida de fantasía pensando que la plata le iba a tapar vacíos. Yo estoy segura que él siempre entra a esta página a leer todo y aunque vive tapado de plata, no puede comprar el amor. Ojo, lo digo yo que lo admiraba desde que era movilero del programa de Lucho Aviles, pero luego la plata lo mareó y para mal.
    Dios quiera que puedan volver a ser lo que fueron, al menos a mantener una buena relación.
    Es grande, y no nos damos cuenta pero la vida se nos escapa minuto a minuto, la plata no puede detener el tiempo, por eso espero que llegue a ser felíz, de corazón se lo deseo. Silvia pudo (porque es una gran mujer) y yo estoy segura que él tambien va a pdoer si deja atrás malos modales y rencores que no llevan a nada.

    Firma: Sole (Una persona que lo admiró mucho a Jorge Rial)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sole, en mi humilde opinion rial es un psicopata cotidiano, no asesino serial pero con el cerebro mal cableado, incapaz de amar o sentir empatia por nadie. Si lees en cualquier pagina lo q es un psicopata te vas a dar cuenta como encaja con su personalidad. Vos admiras la mascara que el deja ver, silvia lo conoce sin mascara y nunca va a volver con un ser tan nefasto. Es mi opinion, todos nos podemos equivocar pero....

      Eliminar
  8. Creo que D´Auro está en un estadio superior, se iluminó. La plata es muy importante para satisfacer necesidades básicas y darse gustos, pero cuando no se es feliz "todo" pasa a ser nada, no hay nada que te sea suficiente, que te satisfaga. Se pueden vivir grandes soledades y vacíos en lugares paradisíacos. Hay que depurar las emociones y pedir al universo mucha paz, para que lo material tenga un sentido

    ResponderEliminar
  9. Chicos aflojen le un poco con chuparla las medias a esta guanaca ;fue cómplice del huevo duro ella manejaba la empresa de publicidad X donde pasaban todas las pautas oficiales nacional, provinciales , extorsiones por algo reclamaba lo que le correspondía de los sobres que llegaban en moto.
    ahora es un "ser de luz" igual que canosa

    ResponderEliminar
  10. Ojo ella y Munro vivieron del dinero d la extorsión k seamos objetivos chicos ninguno d ellos es una blanca paloma,a no olvidarlo,no sé dejen confundir con tanta espiritualidad maketeada por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok, me hiciste pensar en esta posibilidad, tal vez ella no aplique en los stándares de "conversión"

      Eliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba