La ventana indiscreta de julia: Secretos de Olivos: los dólares de Néstor y los gritos de Cristina Kirchner

lunes, 30 de enero de 2017

Secretos de Olivos: los dólares de Néstor y los gritos de Cristina Kirchner

Después del "Yo Cristina, pelotudo", surgen testimonios de quienes vivieron varios años con los Kirchner en la Residencia Presidencial.


La empleada de la Residencia Presidencial de Olivos temblaba de miedo. La mujer acababa de hacer el cuarto del matrimonio Kirchner y no salía del shock: “Me pueden culpar a mí si les falta algo”, repetía sin consuelo. Varios de sus compañeros de todos los días en la quinta donde viven los presidentes argentinos, le pedían que se quedara tranquila. Pero ella no se podía quitar de la mente la imagen: montones de dólares, en fajos prolijamente parejos, estaban escondidos entre el sommier y el colchón donde cada día dormían Néstor y Cristina Kirchner.
Pero ese hecho no era el único que despertaba terror entre quienes trabajaban en la Residencia de Olivos. Cristina Fernández, siendo Presidenta, no quería ver a ningún soldado cuando ella salía a los jardines o cuando partía para la Casa Rosada. Todo era mezcla de temor a que espiaran sus movimientos hasta coquetería, cuando salía con sus rollers y su entrenador personal. En esas circunstancias, los soldados debían esconderse detrás de los árboles; y si no hacían a tiempo a esconderse, simplemente debían darse vuelta y darle la espalda a la jefa de Estado para no observarla.
Tras la difusión del audio donde Fernández de Kirchner trataba de mal modo a su Oscar Parrilli (“Soy yo, Cristina, pelotudo”), recobran valor los testimonios de quienes compartieron muchos días de los Kirchner en la Residencia.
Un día, la Presidenta salió sorpresivamente de su despacho en Olivos y se topó con un grupo de hombres que cortaban el pasto y se dedicaban a tareas de jardinería: “¡Se mandan a mudar todos de acá!”, fue el grito que alejó a los empleados de esa zona en segundos.
En la casona de estilo colonial construida en 1850 por Prilidiano Pueyrredón, Néstor Kirchner vivió 7 años y su esposa, 6 años más. Allí, impusieron su estilo pero fue con ella cuando los empleados de la histórica Quinta la pasaron mal: “Mandaban a comprar pan fresco. Pero a nosotros nos daban siempre, el pan del día anterior con la comida. ¿Tanto les costaba comprar un poco más para nosotros?”, asegura resignado uno de los que padeció los malos modales.
Los malos modos no eran solo de la ex Presidenta: su hija Florencia, cuando vivía allí, solía devolver la comida que le preparaban los cocineros de Olivos, un par de ellos, reconocidos como buenos chefs. Un día, la Presidenta llamó a los responsables y les espetó: “Les pido que le lleven comida decente a mi hija”, ordenó. Pero en la cocina, fueron precavidos y le hicieron llegar a Cristina la lista de todos los platos -diversos, saludables y variados- que Flor K les devolvió sin comer. A partir de entonces, la hija presidencial no rechazó más un plato de comida.
Pero los malos tonos -similares a la frase de la ex Presidenta “Soy yo, Cristina, pelotudo”- eran clonados por sus funcionarios. A la Quinta se puede ingresar por una entrada sobre la Avenida del Libertador, donde conviven dos puntos de control; uno de la Policía Federal y otro, de la Bonaerense. Desde allí, es obligatorio avisar al puesto de la Casa Militar -dentro del predio- el nombre de quién está ingresando. Un ministro de Economía solía ingresar por ese lado y se molestaba cuando lo frenaban para identificarse. Una vez, el ministro ordenó a su chofer frenar el auto y retroceder, cuando escuchó que desde un handy, un federal había dado aviso de su entrada al puesto dentro de la Quinta. El ministro de remera negra bajó el vidrio y rezó: “¿Qué avisás que estoy entrando, buchón?”, estalló ante el hombre de seguridad.
Todos esos gestos hicieron que, cuando llegara la nueva administración presidencial, el 11 de diciembre de 2016, el trato normal entre personas fuera toda una novedad. Como ese electricista que no le respondía a un flamante funcionario que le preguntaba sobre un problema de energía en la Casa de Huéspedes: “Es que no estoy acostumbrado a que me hablen”, se disculpó el trabajador, evidentemente acostumbrado a un clima de temor y verticalismo. (Clarín)
Seamos buenos cristianos, no les deseemos la muerte, solo que sufran mucho...

24 comentarios:

  1. También da bronca Florencia porque la hipócrita se hace la populista y de populista tiene lo que La Mona Jiménez tiene de realeza. Una vergüenza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que Florencia es muy inapetente, y lo era más en esas épocas en que tampoco dormía mucho.

      Eliminar
    2. Además de fiestera debe haber sido medio anoréxica porque cuando asumió el padre era gordita y sus padres lo eran (ni hablar del hno) sólo que se cuidaban

      Eliminar
  2. Doy dé, mi yerno, en sus guardias de Olivos, padeció ese carácter de mierda. Alejandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir fé. Alejandra

      Eliminar
  3. Jajaaa no puedo superar la imagen que me hice de los roller jajaaa yo no sabía, ni imaginaba ese dato jajaaa la vieja en rollers es muyyy fuerteee!!!

    ResponderEliminar
  4. Siempre me dió la sensación que esta mina y sus secuaces son los típicos soretes que llegan a hacer dos mango de forma turbia y se llevan el mundo por delante. Y pensar que hay IMBÉCILES que se autodefinen como kirchneristas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca más representativo el dicho: Por la plata baila el mono.

      Eliminar
  5. El que sabe todo,todo esto es Roberto DiSandro ,(no recuerdo como se escribe, pero...ese sabe como nadie. y Uds. recuerdan la noche que perdió? yo me quedé esperando esa noche... hasta tarde para escucharlo,no quería salir y se dice que a Massa lo quiso ahorcar, recuerdan? y luego aparecieron comentarios de Massa,que decían de su violencia , esa noche dicen que le dió también una cachetada a ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se habló de que le revoleó botellita de agua mineral por la cabeza a alguien. NUnca salieron a dar la cara, son de cuarta, que verguenza que nos hayan gobernado tantos años estas lacras.
      Hablas de las legislativas que perdió con alika alikate

      Eliminar
  6. Es inadmisible que en una cocina presidencial no haya sorgo, girasol y maíz partido para la primera hija...

    ResponderEliminar
  7. Lo mismo pensé ( 2:44) me acuerdo los ojos desorbitados y temerosos de S M cuando perdieron en el 2009 y el "furia" estaba sacado mal. Es bueno recordarlo....

    ResponderEliminar
  8. Lo peor de la historia Argentina!!!!!!! .........
    LO PEOR.....DIJE ...DIGO Y DIRÉ........

    ResponderEliminar
  9. Un periodista contó que una vez esta inepta fue a saludar a un importante funcionario. Era invierno y esha llevaba tapado, cuando llegó el momento de darle la mano al señor, la ordinaria grasienta llevó sus hombros para atrás para que cayera su tapado y lo recogiera su esclava/sirvienta antes de que cayera al suelo. Se ve que era costumbre, pero a ese periodista le llamó tanto la atencion que lo comento por radio ese mismo dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es totalmente cierto y muy comentado durante mucho tiempo, lo que pasa es que tenemos muy poca memoria.

      Debo tener algo publicado al respecto. Estoy un poco escasa de tiempo pero en cuanto pueda lo voy a buscar.

      Gracias por recordarlo.

      Eliminar
  10. Recuerden cuando fue la ceremonia de restitución del sable de San Martín.
    Ella entró cual reina, se sacó el tapado y lo tiró hacia atrás donde venía caminando su asistente, que presurosa corrió a agarrarlo.

    Julia: de esto deben estar los videos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de responderle al comentarista de arriba (11:46), ¿que tal vez seas vos también?

      Lo recuerdo perfectamente, tanto como todo lo que se habló del tema.

      Voy a buscar y espero encontrar algo. Seguro algo tengo publicado en aquel entonces.

      Eliminar
    2. En este link está el video, ver en 2:13:

      https://www.youtube.com/watch?v=PwJOX5rPATI

      Eliminar
  11. El poder en manos de vulgares piojos resucitados

    ResponderEliminar
  12. Tipico de negra de mierda, bastarda, resentida, trepadora, lo engancho al tuerto avaro, de lo contrario estaria prostituyendose en Constitucion, doce malditos años me la fume a la yegua atorranta, la desprecio muchisimo, le tengo asco y desprecio, puajjjj

    ResponderEliminar
  13. Tipico de negra de mierda, bastarda, resentida, trepadora, lo engancho al tuerto avaro, de lo contrario estaria prostituyendose en Constitucion, doce malditos años me la fume a la yegua atorranta, la desprecio muchisimo, le tengo asco y desprecio, puajjjj

    ResponderEliminar
  14. uhhh todos nos fumamos a esta soreta y flia , pero los empleados de la quinta la casa rosa ,la deben haber pasado para el ort....,. terrible la angustia que te puede generar semejante maltrato y no poder decir nada , nada detesto mas en esta vida que la gente de esta estirpe , maleducada , trepadora y aprovechadora de su rol ,

    ResponderEliminar
  15. Cada pueblo tiene el gobierno que se merece. Haganse cargo

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba