martes, 3 de enero de 2017

No dejes de entrar en el link para leerlo hasta el final


9 comentarios:

  1. Tremendo! Y cuántos casos más habrá! Me da escalofríos.

    ResponderEliminar
  2. Tremendo! Y cuántos casos más habrá! Me da escalofríos.

    ResponderEliminar
  3. Un Valiente, espero su libro.

    Cuantos habrán recibido esos caramelos, y se callan.

    ResponderEliminar
  4. y...parte de la hipocrecia de la epoca , recordemos tmbn el caso de peter malenchini cuando abuso de varios alumnos en el san juan el presursor , y seguro muchos ni lo creian , eran tiempos dificiles aquellos , no existia el dialogo y la atencion que tienen los padres hoy .Lo que me resulta increible es que segun lei en la nota su padre era Florencio Varela , conocido abogado de familia , y que segun conto en la nota cuando los padres supieron del tema , nunca mas se hablo, no los juzgo , no se , solo impresiona lo que eran aquellos tiempos

    ResponderEliminar
  5. Tan triste por favor... vivir con ese estigma interno toda la vida.
    Hay que denunciarlos y que se pudran en la càrcel.

    ResponderEliminar
  6. telefono para peroncho, deja de meterte en politica y habla de todo esto.

    ResponderEliminar
  7. Coincido con Anita ..q épocas terribles! CALLAR.
    Por supuesto el niño quedaba desprotegido xq era una cuestión de apariencias...

    Andy de Andrea

    ResponderEliminar
  8. Hay que dejar de mantener la iglesia, de lo contrario nunca terminará este flagelo.Es una vida muy fácil la que llevan, con demasiádo tiempo libre y sin ningún control.Ningun exámen de aptitud para estar con niños.Cualquier desviado, con el cuento de haber oído el Llamado Divino, se mete en el Seminario con la ilusión de vivir de arriba y dar rienda suelta a sus depravaciones.Se esconden de las miradas de la sociedad con la escusa de unavida recoleta y se lanzan a una vida de descontrol cometiendo todo tipo de tropelías, arruinando criaturas y adolescentes sin que nadie pueda evitarlo, porque todo queda "Intramuros". Entre ellos se cubren porque están enfermos de vanidad y egolatría. Creen que son superiores y así se comportan. Eso se tiene que terminar. Hace falta una campaña esclarecedora.-

    ResponderEliminar
  9. Leí la nota en La Nación digital el fin de semana y realmente me dejó muy amargada. Ya sé que es de perogrullo lo que voy a decir, pero el flagelo de la pedofilia atraviesa todas las clases sociales. Este chico fue abusado por el albañil al que la propia familia acogió en la casa porque le parecía una buena persona. Después cuando le cuenta al sacerdote el degenerado lo viola. Es una historia truculenta que nos encierra en nosotros mismos y en mi caso me hace reflexionar que no estoy loca. Mi sobrina a los 14 o 15 ya era muy grandota y se enojaba porque no la dejaba ir sola al baño de los restaurantes. Yo siempre le decía: "no desconfío de vos, te cuido de los otros". Espero que lo entienda.

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba