La ventana indiscreta de julia: Van a tener que recurrir al chancho

viernes, 30 de diciembre de 2016

Van a tener que recurrir al chancho


La Justicia inhibió los bienes de Máximo y Florencia Kirchner

El juez Ercolini inhibió los bienes de Florencia y Máximo Kirchner por la causa Hotesur, donde se investiga a la expresidenta Cristina Kirchner y a su familia por lavado de dinero.

El magistrado hizo lugar a un pedido de los fiscales de la causa, Gerardo Pollicita Ignacio Mahiques por la tenencia de las firmas Hotesur y COMA SA. En total, se habla de 16 propiedades en Santa Cruz y la ciudad de Buenos Aires, acciones y un automóvil Honda (a nombre de los dos hermanos). (Mitre)

Igual, debajo del colchón, seguramente habrán guardado algunos patacones...

9 comentarios:

  1. Entre madre e hijo suman cerca de $300.000; yo creo que a fin de mes llegan holgados, creo...

    ResponderEliminar
  2. Qué paguen con plata y con carcel, YA!! Aunque estén inhibidos, los bienes les pertenecen, se los deben confiscar.

    ResponderEliminar
  3. perdonnnnnnnnnnnn?
    y los cientos de testaferros millonarios que tienen?
    JAMAS les va a faltar nada! por favarrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar
  4. EXTINCION DE BIENES Y CARCEL PARA LA CHORRA NRO 1, VENDE PATRIA, Y MUERTA DE HAMBRE DE CFK, QUE VUELVA A SER POBRE , TAN POBRE COMO LOS QUE ELLA DESTESTA Y USO, ABUSANDOSE DE SU IGNORANCIA.

    ResponderEliminar
  5. A la abogada exitosa dinero nunca le va a faltar, que sigan los exitos, negra pata sucia, toloseña roñosa, loca de mierda, todos los exitos.

    ResponderEliminar
  6. La "dieta del hijo"? La dieta que nunca hizo, el hijo de re mil puta (literal)

    ResponderEliminar
  7. jajajaja!! ojo con la dieta que el gordo se come todo!
    Igual el sapo tiene para llegar a fin de mes conel sueldito que roba la mujer en el gobierno de Santa Cruz.

    ResponderEliminar
  8. Bueno en realidad va tener que hacer lo que mas le duele, recurrir al físico de las bóvedas, mausoleo y las Seychelles.

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba