miércoles, 10 de agosto de 2016

Juliana Awada, asqueada con la dejadez de Cristina en Olivos

Cómo fue el desembarco de la primera dama en la quinta presidencial. La “herencia” de mugre y cucarachas y los estridentes tonos con que CFK pintó la residencia.

Juliana Awada no podía disimular su asco.
–Estas cortinas están muy sucias, hay que lavarlas –dijo con gesto de desagrado.
–Yo las tiraría –acotó el hombre que la acompañaba.
–Sí, mejor tiralas. Y estos zócalos… mirá, están podridos. Hay que sacarlos también.
El hombre asintió en silencio.
La flamante primera dama continuó:
–¡Uy, lo que son esas paredes, ahí hay manchas de humedad! Todo eso hay que arreglarlo y después pintarlo bien.
El hombre ya no dijo nada.
–Hay cualquier cantidad de cucarachas, ¿nunca desinfectaron a fondo acá? –siguió ella, embalada.
Pero su acompañante ya solo la miraba sin responder.
–¡Y esta alfombra, por Dios, está negra! La van a tener que sacar.
Al hombre, que nunca la había visto antes, se le ocurrió que tal vez era momento de presentarse. Awada le hablaba como si se tratara de un asistente que debía tomar nota de sus pedidos, o tal vez del decorador designado para poner a punto la residencia presidencial de Olivos que ella pisaba por primera vez aquel sábado 12 de diciembre de 2015. Pero no: el hombre era el encargado de su seguridad, no de la limpieza del lugar.
–¿Tomaste nota? –le preguntó ella, dispuesta a seguir el recorrido.
–Señora –la cortó él, con la mayor dulzura posible–, yo soy el jefe de la Casa Militar… Me llamo Jean Pierre Claisse.
La primera dama se ruborizó, avergonzada por el malentendido.
–¡Ay, perdón, no te puedo creer! –se disculpó y ensayó esa sonrisa que hechiza a todos.
La escena, con la que arranca la biografía no autorizada “Juliana”, publicada por Planeta, me la relató uno de los testigos presenciales de ese recorrido, que pidió que no se revelara su identidad. Demuestra cómo fueron los primeros minutos de la nueva reina en su futuro hogar: estaba claro que Juliana había llegado para adueñarse del trono.
El resto del recorrido de aquel día iniciático terminó de espantar a Awada. A las paredes con humedad, los zócalos podridos, la suciedad general, la falta de agua caliente –algo que ya se parecía a un boicot– y las cucarachas que brotaban sin control de las alcantarillas se le sumó un descubrimiento de lo más extraño cuando ingresaron al dormitorio que hasta pocas noches antes ocupaba Cristina Kirchner.
–¿Y eso? ¿Qué es ese biombo? –preguntó la nueva dueña de Olivos.
–Qué raro –acotó su acompañante.
El biombo en cuestión separaba la cama de la ex presidenta del resto del cuarto y convertía aquello en un ambiente mínimo, claustrofóbico, parecido al de un enfermo terminal que teme contagiar a sus seres queridos. Allí había dormido Cristina, rodeada de oscuridad y polvillo.
Todo aquello era una postal de la soledad y el abandono.
–Qué espanto –repetía Juliana a cada paso, sin disimular su repulsión.
El color terracota de la residencia principal que la viuda de Néstor Kirchner había elegido para sacarle algo de solemnidad también le pareció “de mal gusto” a Awada. Lo mismo que el dudoso rosa chicle que Florencia, la hija de la ex presidenta, había usado para decorar su propio chalet. No: había que pintar todo de blanco nuevamente. Blanco y puro, como le gusta a Juliana.
En los jardines de la quinta el panorama era igual de desolador. Árboles caídos obstruyendo los caminos, un lago artificial con agua podrida, una cancha de tenis cubierta por la maleza, y disimulados entre los arbustos, aquí y allá, huraños y acobardados, los empleados de la residencia que no se animaban a emitir palabra y que, por el contrario, se alejaban en puntas de pie cuando alguien se les acercaba.
Juliana intentó saludarlos, pero no obtuvo respuesta.
El jefe de la Casa Militar le explicó: los empleados, dijo, tenían órdenes de no hacerse notar, de no dejarse ver ni oír cuando la antigua jefa Cristina y sus circunstanciales visitantes paseaban por los jardines de la residencia. Hasta habían adquirido la costumbre de darse vuelta y camuflarse entre la vegetación para no “molestar” a la ex presidenta. Eran directivas inapelables de la anterior conducción política, que los habían transformado en entes anónimos, en fantasmas sin identidad.
–Pobres… –se compadeció la nueva primera dama.
Tras esa primera inspección, ella midió sus palabras ante los periodistas: “Vamos a ponerle un poco de calor de hogar a la quinta”, fue lo único que dijo.
A su marido, en cambio, le habló con total sinceridad:
–Hasta que no arreglen todo este desastre no nos podemos mudar.
Mauricio Macri le dio la razón, como hace siempre.
El “desastre” del que hablaba Awada también había impresionado a otros hombres del PRO que visitaron la residencia de Olivos en los primeros días. Entre ellos, el asesor estrella de Macri, el ecuatoriano Jaime Durán Barba, que veía en aquella mezcla de desolación y dejadez una oportunidad marketinera para cargar las tintas contra la anterior moradora de la quinta presidencial.
–Tanto lujo, tantas joyas, tantas carteras y maquillaje, y al final resulta que Cristina vivía en una pocilga –lo cebó el asesor al Presidente.
Durán Barba me dijo que Macri no quería magnificar el asunto.
–Hablar de eso, tratarla de sucia, de dejada, ya sería atacarla personalmente. Y ella es una mujer… –le contestó el jefe.
El gurú ecuatoriano apeló a su erudición:
–En quechua a una mujer así se la llama “carishina”. Es la mujer que es desprolija como un hombre.
Todo lo contrario de Juliana. (Noticias)

¡Mirá vos!, encima... ¡roñosa!!

47 comentarios:

  1. KRISTINA KUKARACHA KROTA.

    ResponderEliminar
  2. JULIANA QYE FACIL ES ARREGLAR TODO CON NUESTRA PLATA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La quinta de Olivos es del Estado. Enojate mejor con la Cochina que vivia antes, que dejó un inmueble que no es de ella todo sucio,roto y podrido.

      Eliminar
    2. La quinta de Olivos es del Estado. Enojate mejor con la Cochina que vivia antes, que dejó un inmueble que no es de ella todo sucio,roto y podrido.

      Eliminar
    3. unkkkk, que fácil fue llevarse la guita de todo un país y el país también noooo???

      Eliminar
    4. Los estúpidos de siempre.

      Eliminar
    5. Opinando sin saber.

      Eliminar
    6. Cristina te afanó hasta el futuro y te jode que la primera dama quiera limpiar la inmundicia de tu amo?? Que kirchnerista por favor, que pobre imbécil.

      Eliminar
  3. Si es una roñosa, ella y los hijos, asquerosos!Yo se los dije a unos kks, y me dijeron que ella no estaba casi nunca(??????????????) estaba siempre!
    Lo único que yo pienso es en los que viven en Uruguay y Juncal, pobre gente con esa roñosa y mugrienta, y mala persona.
    hay gente que la odia! tienen miedo!
    Aprendan de Macri, que pensó en los demás y se fué del piso de Libertador, porque pensó en los vecinos, negra mugrosa, sucia, como la negra de la hija, vieron la pinta de la roñosa de la nuera?dan asco esta gentuza.
    YO CREO TODO LO QUE DICEN PORQUE ESTA NEGRA INMUNDA TENIA MALA ENERGIA POR LO SUCIA.

    ResponderEliminar
  4. Que agrandada es la mujer de Macri. Victoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, es una muner refinada. Y limpia.Como tal le dio asco el chiquero que dejò cfk

      Eliminar
    2. Agrandada es tu jefa con rolex, carteras y joyas mirando desde arriba!!!! a sus eskkklavitos!!!!

      Eliminar
  5. Un baño de humildad para Juliana. Hay gente que vive en peores condiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Ahora contestame esto: vos vivis y/o vivirìas en un lugar sucio,lleno de cucarachas,con cañerías.rotas, zocalos podridos y el jardin hecho una capuera?

      Eliminar
    2. Que mina frívola es Juliana. Una concheta.

      Eliminar
    3. Vidal me parece más pueblo. Aguante María Eugenia.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    5. 21:10 21:20 que hueco que sos militontin. Ser limpio no tiene que ver con ser "concheto" es mostrar un poco de dignidad y decencia. Para los progres k está fantástico que una mandataria sea así de dejada como tu dios Cris, pero no hay ningún merito en vivir en la mugre.

      Eliminar
    6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    7. Hay gente que vive en rancho con piso de tierra y bien limpita, vivir en la mugre no es de ricos o pobres, a mi me agrada que un lugar así esté limpio y en condiciones.

      Eliminar
    8. 22:55 aquí solo borran a los micromilitontos y a los chicaneros. Así que a hacerte la mosquita muerta a otro lado. Y no seas tan patético de autocontestarte los comentarios.

      Eliminar
    9. "legislación al respecto" jajajaa. Desforestado mental kirchnerista andá a dormir que mañana tenes escuela. OPA.

      Eliminar
    10. Se llenó de trolls y de Kakas.

      Ya pasó la manguera del atmosférico.

      RIP

      Eliminar
    11. Ignorante y Kaka tenias que ser, no tiene nada que ver. No confundas pobreza con mugre, son dos cosas diametralmente opuestas. Cualquiera que haya leido un poco ( que no es tu caso) sabe que las Enfermedades Mentales y la suciedad estan asociadas, es uno de los síntomas de la Ezquisofrenia

      Eliminar
    12. que resentidos que son estos zurdos, y peronchos jodidos, mala leche mal, resentidos y envidiosos mal, los sufri en carne propia, doy fe, a mi me llegaron a decir, que yo vivia en el barrio de la recoleta, porque mi padre era el encargado del edificio, cosa que no es cierto, me hicieron el bullying durante años con ese tema, las burlas, las cargadas, que tuve que soportar no se las deseo a nadie, me enfermaron mal, ademas, si hubiese sido una oligarca, no estaria trabajando en el mismo lugar, y al mismo nivel que ellos, no les parece, pero mira vos la mentalidad de esta gente, tanto odio y resentimiento, es para preocuparse, digo me parece, que se yo, pero despues ves a varios viviendo en este barrio, en fin, te lo dejo a tu criterio

      Eliminar
  6. 21.04, además de boludo, sos ignorante, que tiene que ver el arreglo con la mugre.
    Juliana no tiene que pagar, el Estado tiene que pagar.

    Si serás pelotudo, esta negra inmunda sucia, afanó tanto, que quizá no tenía plata para arreglar.
    Pero si para limpiar. Imagino los calzones de la inmunda esta.
    Si tiene 70 custodios, no tenía a nadie para que limpie.
    IGNORANTES!
    Vean al gordo del hijo la pinta de roñoso.
    Voy a averigüar a la gente de Santa Cruz, cuando tenga oportunidad.
    Por algo no dejó entrar a los Periodistas en el Calafate, por la mugre que habría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el Gordo del hijo y la lora barranquera de la hija de Kristina siempre aparecen en las fotos con el pelo ceboso y pegado de la mugre ASCOOO me dan

      Eliminar
  7. Lo único que imploro al creador es que esta mujer no pase a mejor vida como mugrienta. No perdamos la esperanza de que pague carcel por crimenes y desfalcos!!!

    ResponderEliminar
  8. A que Uds. no se dieron cuenta de una cosa?: pequeños detalles.

    Alguna vez, Uds. escucharon a alguien hablar del Perfume de Cristina?
    Yo no escuché nunca a nadie.
    Escuché de muchas, de esta no.
    Entonces esta mugrienta tenía olor, con razón tanto negro se le pegaba.,
    NEGRA MUGROSA,

    ResponderEliminar
  9. Dicen que cuando una persona se encuentra en total soledad, es cuando más se aferra a sus orígenes. La elisabeta vivió demostrando para el afuera ser una mujer fuerte y segura de sí misma, pero en la intimidad afloraba su verdadera personalidad, abandónica dejada sucia, comportamientos que dejan traslucir graves problemas emocionales que la obligaban a la constante negación de la realidad. En definitiva, fue una delirante desquiciada que cuando vivia su marido tenia algún tipo de control y contención, una lider tóxica que nos gobernó durante ocho largos años, y los habitantes de este país debemos evitar mediante el voto que ella arrime su cabecita a un lugar de poder por mas ínfimo que sea, y si fuera posible que vaya en cana y se pudra en la cárcel sola y olvidada, que pague por todos los males que cometió en su gobierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente el resumen 21:31!! Td lo q yo pienso plasmado en este post!! Genial.
      Andy.

      Eliminar
  10. y si,,,,encontraron....kukarachas

    ResponderEliminar
  11. La negra toloseña ademas de pata sucia tiene olor a konch... es sucia por dentro y por fuera, puajjj

    ResponderEliminar
  12. 21:04 y qué pretendes, que la residencia presidencial se venga abajo? cual es tu sugerencia? derribarla y levantar una casilla? la casa presidencial no es de K, ni Macri, ni Toroja. Es la Residencia oficial para cualquier Presidente de la Nación, hoy y en el futuro.

    ResponderEliminar
  13. 21:20 Uuuu¡¡ si, vivir entre lo limpio es una frivolidad. Tenes razón, porque a los pobres les gusta vivir entre la mierda. Genio.

    ResponderEliminar
  14. El color terracota, que hdp, la pensó bien, ese color achica y camufla. Empobrece, desluce los detalles de arquitectura. La morocha argentina de labios turgentes, en camuflar, esconder y empobrecer a otros, es la 1.

    ResponderEliminar
  15. Por que no me sorprende?
    Yo tuve una amiga que padecia bi polaridad, como cristina, cada vez que la veo hablar a cristina, con los deditos levantados, con ese aire de superioridad, es como si viera a esa amiga mia... SON UN CALCO... esta amiga que les cuento, tendia a vivir en los extremos, una persona inteligente, si, con una gran capacidad de oratoria, que fascinaba a quien la escuchaba, pero tambien era una gran timadora y mentirosa.
    Su casa era un desquicio y era la persona más mugrienta que vi en mi vida, eso si, llena de joyas y grandiosidad, porque todo tenia que ser "a lo grande" para mostrar a los demas que era la mejor de todos... en el fondo yo siempre pense, que escondia un complejo de inferioridad y ansias de revanchismo. No me equivoque: defraudo a muchos y estafo a otros tantos que confiaron en ella. La tipica persona que usa a las personas para lograr cosas y ascender y tener poder.
    Insisto: la veo a Cristina, y la veo a ella... debe de haber algo en comun con esta patologia porque conoci a otra persona con esta enfermedad y lo mismo...

    ResponderEliminar
  16. Las personas dementes suelen vivir en la suciedad total.
    Tengo una amiga con trastorno bipolar, es buena no como CFK, pero vive en la absoluta mugre, aunque cuando conversa lo hace con total coherencia y vehemencia que hace dudar del diagnóstico, hasta que cae en esos picos depresivos.

    Cristina es enferma psiquiátrica, con tal poder de convicción que enfermó a medio país.

    ResponderEliminar
  17. Y sí, obvio: para un mugriento k la limpieza es un lujo.

    ResponderEliminar
  18. Es verdad, muchas personas bipolares son sucias, pero...en este caso eran todos sucios! la hija tiene pinta de roñosa.
    Uds. saben que muchos matrimonios han terminado porque uno de los dos es sucio.
    Quizá Vaca Narvaja la dejó por mugrienta, esa tiene mucha pinta de roñosa y el gordo y la mujer también.
    ja ja ja ja ja, la bolilla que le dieron en la Villa, ella debería vivir en la Villa 21, porque en la31 no la quieren mucho.
    Tiene mala energía por lo sucia.Para mi la hija no se lavaba ni los calzones, y el tipo voló.
    Que asco de gente.
    Yo si hubiese estado en el lugar de Awada, buscaba si había calzones sucios y los muestro.A mi no me iban a joder estos roñosos.

    ResponderEliminar
  19. Me estoy matando de la risa! con los comentarios, no olvidemos de recordarlo siempre, yo ya empiezo a llamarle la roñosa.
    Sigan, me quiero reir un rato! es buena la risa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 0.54 JEÑA , es así. jajaja!!!

      Eliminar
  20. Ese que escribió el libro es Franco LIndner y es un pelotudo que habla muy mal de Awada y de los Macri en la revista Noticias. Leí varias cosas de él y lo mandé a la mierda, me bloqueó.

    ResponderEliminar
  21. Que linda queda la quinta en blanco, podrían pintar la rosada también.

    ResponderEliminar
  22. Con solo ver la pinta de roñosos de los hijos es suficiente.

    ResponderEliminar
  23. ¡Mirá vos!, encima... ¡roñosa!! Es lo que más me encantó de la nota!

    ResponderEliminar
  24. Serìa tremendamente interesante tener informaciòn y/o explicaciòn acerca del asunto del dormitorio.Un biombo? Esa mina dormìa en la mugre? Es todo muy raro...el personal domèstico es una fuente valiosísima para entender la psiquis de esta mujer. Acaso no los dejaba entrar a limpiar? Parece un cuento de brujas, medio increíble.

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba