miércoles, 1 de junio de 2016

Oyarbide: de Juez Federal a ser tentado por Tinelli


“Me gustaría ser el Lorenzetti del Bailando”.
Antes de comenzar la entrevista, Norberto Oyarbide pide aclarar que tiene una década menos de lo que suele publicarse: nació el 22 de junio de 1951, tiene 65 años y está más vivo que nunca. Son las 11:00 de la mañana del viernes 27 de mayo y, puntual, llega en taxi al restó “El Mirasol Campo & Mar”, que él eligió como locación para la producción fotográfica. Explica que es su segundo hogar. Allí llevó parte del mobiliario que adornaba su despacho de Comodoro Py: una araña antigua y dos candelabros con caireles, un jarrón y un recibidor franceses, y pinturas inglesas e italianas de paisajes realistas, que eligió por sus cielos profundos. Es como un VIP a un costado del salón principal del restorán, con una mesa redonda para ocho comensales, un busto del emperador romano Julio César, un telón de pana bordó para preservar discreción y hasta un toilette privado.

Sobre la mesa, el champagne de bodega francesa está servido, siempre frío y burbujeante. Es tan importante para él el espumante que hasta le escribió una alegoría: “Si estoy solo, tomo champagne/Si estoy acompañado, bebo champagne/Si estoy triste, bebo champagne/Si estoy alegre, siento irresistibles deseos de tomar champagne/Si tengo apetito, bebo champagne/Si no tengo apetito, también bebo champagne/Y me olvidaba de decirte, que además de cada uno de estos casos, cada vez que tengo sed, tomo champagne”. Es tal su devoción por el espumante que cuenta que su Yorkshire, La Cicciolina, y su caniche toy, Luna, también beben “shampein”, como pronuncia en tono jocoso. Basta con que oigan el descorche para que sus mascotas se acerquen a un brindis simbólico.

Por la ventana del restó desde el que se divisa el Dique I de Puerto Madero, el ex Magistrado dice que sueña con tener un restorán flotante de cristal, que hasta ya tiene nombre: “Il Giudice”.
Para atenuar el efecto del champagne, pide queso pategrás y una variedad de ahumado. Durante la hora de entrevista con CARAS, hablará de su dote artístico, que eligió hacer público al bailar en el programa “Desgeneradas”, de Georgina Barbarossa, como una ayuda a su amiga y panelista Victoria Onetto, antes de que fuera levantado; del llamado que Marcelo Tinelli le hizo el miércoles 25 para que sea parte del “Bailando” y de la posibilidad de tener obra propia en la temporada de Villa Carlos Paz; de la nostalgia y tristeza por su renuncia al Poder Judicial, aunque de su felicidad por haber “salido vivo del Titanic”; de su relación afectiva de ocho años con Claudio Blanco y de su posible boda; y de un sueño hasta ahora nunca antes revelado: su proyecto de ser padre a través de la donación de espermas con Daniela, la mujer que estuvo a un paso de llevarlo al altar.

—¿Cómo es salir de la órbita de Juez para volver al llano?
—Es una experiencia que hay que atravesarla. Todo lo que uno pueda imaginar antes de que eso ocurra, es imposible de dimensionar. Es una sensación muy particular, donde se mezclan una serie de sentimientos, entran a tallar mucho los recuerdos, uno recorre por última vez los lugares, el estrado, el sillón de juez, mi escritorio, ver las caras de cada una de las personas que conformaron mi equipo durante todos estos años… no me fueron indiferentes sus gestos. (Se emociona) Más bien, diría yo, imposible equipararlo a una situación de alegría. La palabra correcta sería nostalgia y, por qué no, tristeza y una sensación de vacío u orfandad. Es imposible que alguien pueda expresar, queriendo y amando como me sucedió a mí con la profesión, este momento. Desde 1976 decidí llevar adelante todo este propósito y la providencia me premió con distintos cargos que ahora están en el recuerdo de muchas personas, con recuerdos gratos, aunque para los que resultaron condenados no serán del todo felices.

Continuar leyendo aquí.


12 comentarios:

  1. Que se presente en el programejo del socio de Cristobal, lo estamos esperando para PUTEARLO EN TODOS LOS IDIOMAS, MEJOR QUE NO VAYA.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja yo lo largaria en la pista, desnudo y con una pluma en el ogt, jajaj

    ResponderEliminar
  3. Espero llegar a la edad de este tipo con un poco más de dignidad que él, que asco de ser humano (física y personalmente)

    ResponderEliminar
  4. Típico de un país tercermundista como el nuestro, que este corrupto se haga el simpático y se tiente con ir a un programa de tv a mostrar sus habilidades como bailarín. Parece que este señor todavia no registró las macanas que se mandó cuando era juez, o más bien se hace el tonto.. después se quejan cuando la gente los recaga a puteadas en la calle, ellos se lo buscan con estas actitudes miserables.

    ResponderEliminar
  5. Argentina país generoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. YO DIRIA, ARGENTINA UN PAIS MUY INJUSTO.

      Eliminar
  6. Pensar que este payaso dictaba fallos y sentencias... què paìs generoso!

    ResponderEliminar
  7. Nos distraen con estas pelotudeces y en el congreso llevan la edad jubilatoria de la mujer de los 60 a 65 años, vamos a trabajar toda la vida en blanco o en negro segun nos toque en suerte, con baston vamos a ir a trabajar para que despues nos paguen una miseria. Yo lo vote a Macri , me decepciono, no tiene ni idea de como duelen los huesos y las articulaciones, ademas es donde empiezan las enfermedades tipicas de la edad, al final la yegua regalaba las jubilaciones con o sin aportes, Macri le suma cinco años mas, me pa , que son todos la misma MIERDA.

    ResponderEliminar
  8. Pensar que me gustaba ver tanto los primeros bailando...Sería un desastre más la presencia de quien fue un colaborador directo de aquellos que llevaron a nuestro país a esta situación.- Tanita.-

    ResponderEliminar
  9. deberían apagar o cambiar de canal si aparece

    ResponderEliminar
  10. Que se calce el tetero, el conchero y las plumas de una vez la vieja put* de la Oyohervido!!!

    ResponderEliminar

AVISO: Perdí la paciencia...

Ir abajo Ir arriba